Mucho movimiento de fichajes en Reto Iberdrola para los equipos cordobeses

Yerenis, Ali Muñoz y Caicedo posan como jugadoras del Pozoalbense.

Se cierra la persiana en el mercado de fichajes. Lo que entró, entró, y lo que salió, salió. Serán todas las que están y estarán todas las que son. Los equipos cordobeses de Reto Iberdrola han estado activos en lo que a la ventana invernal de transferencias se refiere: mientras unos han querido enmendar los fallos endémicos que llevaba acumulando desde el pasado, otros han querido hacer solo unos retoques a un bloque ya consumado y consolidado en el presente curso. Córdoba Femenino y CD Pozoalbense han sido protagonistas en este sentido, con hasta 12 movimientos de entrada y salida en total para dar un último empujón a sus plantillas de cara a la segunda fase del campeonato.

El cuadro blanquiverde se puso manos a la obra en este mercado de enero para encontrar el gol que no estaba encontrando hasta la fecha. De hecho, tres de sus cuatro fichajes están destinados a la parcela ofensiva y sumarán competencia tanto en la punta de lanza como en los costados, con pocos efectivos de calidad. Así, Natalia Mills, delantera panameña procedente del Atlético Nacional colombiano y con pasado en el Pozoalbense, fue la primera cara nueva e incluso fue anunciada antes del último encuentro ante el Juan Grande. Le siguió la colombiana Ángela Corina, del Sporting de Huelva, para suplir la salida de Luisa Romero, con apenas presencia sobre el césped en Reto Iberdrola. Ya en los últimos días de mercado, la promesa Juani Torres, con problemas de lesiones pero con experiencia en las categorías inferiores de la selección española, también llegó para complementar el ataque cordobesista, al igual que Celia Ruano, que arribó desde el AEM de Lleida para añadir más competencia a las ya presentes Nati Gómez, Belén Potassa y Wifi.

En cuanto a las bajas, entraba dentro de lo normal, ya que eran de las futbolistas que menos contaban para Ariel Montenegro, ya no solo para el once inicial, sino también en la rueda de rotación del técnico argentino. Así, Ali Muñoz fue la primera en marcharse tras una rescisión de contrato de mutuo acuerdo y puso rumbo al Pozoalbense, mientras que Michi Goto, otra jugadora de banda, se marchó cedida hasta final de temporada al Alhama, equipo del otro subgrupo del Grupo Sur de la categoría. Las otras dos bajas las protagonizaron Luisa Romero, que procedía del Real Betis, y Danilova, con un paso extraño por el Córdoba Femenino. La rusa, en un año, pasó de llegar cedida del Pozoalbense, jugar pocos minutos en cuatro partidos, ser incluida en la lista de bajas, ser inscrita de nuevo y jugar solo 10 minutos. En ese sentido, la escuadra cordobesista se ve reforzada de cara al último tramo del curso. Aun así, queda el caso de Amani Kakounan. La centrocampista costamarfileña fue anunciada por el club en el último día de traspasos por la tarde y, por la noche, según anunció el club, fue desestimado su fichaje tras comprobar más tarde que tenía contrato en vigor con su club de procedencia, el PM Friol, y que no era agente libre, tal y como comunicó la jugador a la dirección deportiva blanquiverde.

Con los deberes hechos desde primera hora

En cuanto al Pozoalbense, realizó el trabajo en el mes de diciembre prácticamente y se centró en el fútbol en el mes de enero de 2021, donde tuvo un mal inicio en lo deportivo. El contexto del Pozoalbense en el mercado de fichajes iba a consistir en hacer pocos retoques en una plantilla que estaba dando su máximo y donde había muchas jugadoras fijas, por lo que lo que viniera tendría que asumir el rol de fondo de armario y luchar por un puesto en el caso de que sus competidoras en el once bajen en rendimiento. Así, Ali Muñoz llegó a la disciplina blanquilla para reforzar la parcela ofensiva, sobre todo, en banda y en doble punta. El toque exótico lo marcaron Farlyn Caicedo, mediapunta procedente del América de Cali e internacional con Colombia, y Yerenis De León, del CD Universitario de su Panamá natal. La central centroamericana, de esta manera, vendrá a competir en una zaga cargada de minutos y con pocos nombres nuevos a lo largo de la primera fase de Reto Iberdrola.

De esta manera, el equipo pedrocheño sólo contempló la baja de Juani Torres en dirección a la capital cordobesa y se lanzará a por el ascenso con un bloque compacto dirigido por Manu Fernández más las caras nuevas que añadirán calidad y competencia en los puestos designados. Con los fichajes, Córdoba Femenino y Pozoalbense encaran la última fase de la competición con tres jornadas que se antojan fundamentales, ya no solo por ocupar los puestos de acceso a dicha parte del campeonato, sino para acumular un botín de puntos de gran relevancia para conservar y aumentar opciones para el ascenso. Serán todas las que están y estarán todas las que son.

Etiquetas
Publicado el
3 de febrero de 2021 - 05:10 h
stats