¿Dónde estabas entonces? La Media cumple 33

Atletas en la salida de una edición pasada de la Media Maratón | ÁLVARO CARMONA

Más de ocho mil corredores estarán el domingo apiñados en la salida de la trigésimo tercera edición de la Media Maratón de Córdoba, situada entre las mejores del país por el volumen de participantes. Entre esa marabunta multicolor se esconderán, seguro, algunos que llevan esta cita metida en la sangre, como un herencia genética. Abuelos, padres e hijos comparten la pasión por correr -ahora conocida como running por cuestiones más comerciales que otra cosa- y tienen la fecha de la Media subrayada en rojo en su calendario. El último domingo de noviembre se ha convertido en algo especial para un selecto grupo de amantes del atletismo que han permanecido vinculados a la prueba desde su creación.

“Las dos primeras las corrí. En el resto he estado haciendo todo tipo de labores, desde el apoyo a la organización hasta las periodísticas. No he faltado a ninguna”, cuenta con un toque de justificado orgullo Luis Beltrán Rodriguez, una de las presencias indispensables en este deporte en la provincia. Recuerda como “un momento único” aquel día 24 de noviembre del 85 en el Paseo de la Victoria. Él formaba parte de un grupo de deportistas que sin saberlo estaban escribiendo el primer capítulo en la historia de una carrera que figura a día de hoy como el acontecimiento estelar del deporte local en su faceta más popular. El día había nacido con nubes y en una pancarta se leía: I Media Maratón de Córdoba. En la línea de salida se congregaron 514 corredores con dorsal, muchos de ellos llegados desde distintos puntos de Andalucia. Terminaron la prueba 409. “No recuerdo en qué puesto llegué, sólo que terminé”, dice Beltrán.

“Cuando arrancó la Media solamente había dos clubes en Córdoba, el Club de Atletismo Cordobés y el Club Amigos del Maratón. Había cierta demanda social en este deporte y hubo un buen consenso con los responsables políticos de entonces para sacar adelante una prueba de este tipo”, relata Beltrán, quien recalca que el crecimiento “ha sido espectacular”. Sobre todo en los últimos años, el enganche de adeptos a las zapatillas ha dado como resultado unas cifras impensables: los 4.000 participantes de 2013 son ya los 8.300 de 2017. Más del doble en un lustro. “Es una carrera rápida, llana, muy bonita de correr para todo el mundo. Tiene un recorrido muy bien estudiado y los que llegan de fuera, que son cada vez más, se marchan satisfechos”, indica Beltrán, que augura “un cambio en la estructura de la carrera” si los organizadores pretenden hacerla crecer en número de participantes. “Ya hubo que cambiar la salida de El Fontanar porque allí no cabían. En el futuro habría que estudiar bien esto porque la Media se ha convertido en una explosión del atletismo popular. Hay quien viene a ganar, como es lógico, pero miles lo ven como una fiesta para participar”, dice.

Los ganadores de la primera edición de la Media de Córdoba fueron Juan José Rosario, con un tiempo de 1.05:02 y Laura Blanco, con 1.19:00. Ambos llegaban de Andújar. Los mejores cordobeses fueron Juan José Cano y Magdalena Guillén, que hicieron un recorrido que empezó en Avenida República Argentina y siguió por Vallellano, Ribera, Fuensanta, Virgen del Mar, Santa Emilia de Rodat, Libia, Carlos III, Chinales, Angustias, Brillante, Viaducto, Avenida América, Cercadillas, Medina Azahara, Parque Cruz Conde y entrada en meta a Vallellano. No hubo premios en metálico para los ganadores, que recibieron como premio dos ciclomotores, dos televisores, dos relojes y los trofeos que en los días previos habían estado expuestos en el escaparate de Galerías Preciados, hoy El Corte Inglés.

En la edición del domingo habrá competencia para subir al podio. La razón es bien simple: la entrada de un patrocinador, EDP, ha hecho que los premios en metálico sean más suculentos. “Vendrán atletas importantes para tratar de ganar, lo que le va a dar más realce a la carrera, que es ya algo más que deporte para la ciudad. Se ha transformado en un evento de carecter social, que proyecta imagen al exterior y favorece el turismo deportivo”, indica Luis Beltrán, el atleta eterno que sabe bien de lo que habla.

Etiquetas
stats