“¿Te enteras o no quieres ni saberlo?”

Un seguidor del Córdoba en el Municipal de Reus | LOF

Como en los viejos tiempos. Los alaridos de los comentaristas, los pitidos chirriantes que anuncian goles o incidencias, las narraciones atropelladas y viscerales, las insinuaciones malévolas sobre carambolas en los marcadores... La radio volvió a ser protagonista y jugó su papel en la penúltima jornada del campeonato en Segunda División. Por espacio de dos horas, el querido transistor superó a las redes sociales como medio para que los aficionados -y los técnicos y su séquito, todos con su pinganillo puesto- se enteraran, a pleno grito en el oído, de lo que sucedía en distintos campos y cómo eso afectaba a su equipo.

"Habrá gente en el banquillo escuchando lo que pase en otros campos, pero tienen prohibido trasladárselo a los jugadores... a no ser que sea algo muy beneficioso para nosotros", dejó caer Sandoval en las vísperas. Por más que uno dependa de sí mismo -el Córdoba tenía clara la combinación para salvarse-, resulta imposible sucumbir a algo que es tanto una tentación como una necesidad. El fútbol moderno es bastante raro, qué les vamos a contar a estas alturas. Y de pronósticos rotos están las simas de Segunda B repletas. Así que todo el mundo se entregó a lo que tocaba: jugar, hacer cuentas y comportarse en consonancia con las (cambiantes) circunstancias. Noventa minutos de puro vértigo.

No se ha inventado una sensación como esta. Quien lo ha vivido bien lo sabe. Y el cordobesismo tiene un master en sufrimiento por la vía de las ondas. ¿Quién no se acuerda de la imagen de Julio Pineda o Pierini en el césped de Anoeta escuchando la radio al lado de los periodistas para saber que se salvaban porque, a unos cientos de kilómetros, el cadista Abraham Paz fallaba un penalti en el descuento ante el Hércules en 2008? Entre anécdotas, ilusiones prefabricadas y miedos compartidos, los cordobesistas vivieron una tarde-noche de las que no se olvidan.

20:30 | Pitido inicial y sálvese quien pueda

Arrancan el Reus-Córdoba, Albacete-Barcelona B, Almería-Alcorcón, Huesca-Nástic y Leonesa-Oviedo. El mejor panorama posible para el cordobesismo es el siguiente: ganar el partido y esperar que pierdan el Almería y/o la Leonesa y que no gane el Barcelona B. Eso hace que en el último partido, en El Arcángel ante el Sporting de Gijón, valga el empate.

20:50 | No se mueve nada, sólo los pulsos... hasta que llega Álex

La afición cordobesista se deja la garganta en la grada de Reus. A los veinte minutos de partido, su equipo sigue en descenso. Ninguno de los equipos implicados en la pelea por la permanencia ha conseguido marcar un solo gol. La tónica la rompe el equipo de Sandoval en el minuto 24. Lo hace Álex Quintanilla, remachando un centro de Aythami Artiles. Asistencia y definición en el área contraria de dos centrales. De este palo va el Córdoba, que en ese momento asciende posiciones de forma estratosférica. Se coloca en el puesto décimo quinto y deja ¡a siete equipos por detrás! Su mejor posición desde el mes de agosto del año pasado y la salida de los puestos de descenso tras ocuparlos desde octubre. La gente se vuelve loca en el Estadio Municipal de Reus. Como para no estarlo.

21:15 | El intermedio: fuera del descenso y décimo quinto

Se van todos al descanso con el Córdoba fuera de descenso... pero llegan noticias desde el Reyno de León. Penalti a favor de la Cultural en el último suspiro de la primera parte ante el Oviedo. Marca Señé el 1-0. ¿Y eso que significa? Pues que los de León salen del descenso y entra el Nástic de Tarragona. En medio partido, la última plaza fatídica la han ocupado sucesivamente Córdoba, Cultural y Nástic. Los de Sandoval llegan al intermedio en el puesto 15, uno por encima del descenso, que marcan con 47 puntos el Nástic -con el que tiene el golaverage perdido- y el Almería, con el que sale favorecido en caso de igualada a puntos final.

21:50 | Un mazazo y los minutos más duros

El Córdoba encaja gol. Marcha Pichu Atienza, un cordobés, y todo se torna oscuro. Los seguidores siguen animando, pero con el corazón encogido. La Leonesa resuelve su partido ante el Real Oviedo y se marcha hasta los 48. El Nástic anota en El Alcoraz ante un Huesca resacoso por su reciente ascenso a Primera. Los tarraconenses alcanzan los 49. Los de Sandoval, con 46, regresan a posiciones de descenso para abordar unos últimos minutos de intensidad total. El Reus tiene ocasiones, Pawel se luce... pero los blanquiverdes no se rinden.

22:15 | Séquense las lágrimas (de placer o dolor)... y hasta la semana que viene

A falta de un minuto, Aythami desató la locura en el Estadio Municipal de Reus y en los miles de hogares y bares de Córdoba en los que se seguía el partido. El 1-2 pone al Córdoba con 48 puntos en la clasificación. Leonesa y Nástic, los adversarios que tenía más cerca, también resolvieron sus partidos por 2-0 ante el Oviedo y 0-1 en Huesca, respectivamente. Tienen también 48, como el Albacete. El Barcelona B, que empató en Albacete, consuma su descenso a Segunda B acompañando a Lorca y Sevilla Atlético. El Córdoba salió, siete meses después, de las posiciones de descenso. Su puesto lo ocupa ahora el Almería. Lo mejor que puede decir que depende de sí mismo en una última jornada en la que habrá seis implicados en la lucha por eludir una última plaza de descenso. Estos son los partidos que vienen calientes en la jornada 42: Tenerife-Albacete, Córdoba-Sporting, Alcorcón-Reus, Lugo-Almería, Nástic-Rayo y Numancia-Leonesa. Prepárense para otra jornada de transistores.

Etiquetas
stats