Una difícil salida que quiere cerrar con el triunfo definitivo

Un jugador del Córdoba B trata de superar a un rival FOTO: LARREA
El Córdoba B visita al Albacete, ya campeón del Grupo IV, con la ilusión de sellar su permanencia antes de la última jornada, mientras el Lucena espera vencer a un casi descendido Sanluqueño

Dos jornadas restan para que finalice el campeonato. Cada una entraña una dificultad diferente, pero ambas resultan importantes por igual. En la primera de ellas, a disputar este fin de semana, puede quedar resuelta, sin embargo, la temporada para uno de los conjuntos cordobeses que en el Grupo IV de Segunda B militan. Ése es el deseo que existe en el Córdoba B, que se desplaza a Albacete con la intención de dar el paso definitivo hacia la permanencia. Para ello debe olvidar la derrota del anterior encuentro ante La Hoya Lorca y superar a un rival de alto rango. Mientras tanto, la ilusión vuelve a tener razón de ser en el Lucena, que todavía piensa en la sexta plaza, a pesar de que se presenta como un objetivo de elevada complicación. Para seguir con el reto, el cuadro celeste ha de vencer al Sanluqueño y esperar un tropiezo del Linense en su visita al equipo que, precisamente, la pasada semana venció al filial blanquiverde. Son muchas cosas las que se ponen en juego y alguna se puede conseguir este domingo.

No tiene otra cosa en la cabeza el Córdoba B que no sea la victoria. Porque los tres puntos en este caso dan lugar a una celebración que no se quiere aplazar hasta la última jornada liguera. Pero la consecución del triunfo va a ser tarea difícil, pues el conjunto blanquiverde ha de hacer frente al mejor equipo del Grupo IV, un Albacete que ya es campeón. Quizá esa circunstancia provoque que el cuadro manchego ande un tanto más relajado, aunque siempre querrá agradar a su afición en el Carlos Belmonte. Lo que está claro, es que los de José Antonio Romero no desean llegar a la cita final del campeonato con la necesidad de ganar para cerrar una salvación ganada a pulso de esfuerzo y sacrificio. Además de las complicaciones que plantee el rival, el filial contará una vez más con el problema de las bajas. A la ya conocida de Pedro Santos, lesionado de larga duración, se unen las de Bernardo y Juan Guerra, ambos también por molestias físicas, la de Gonzalo Verdú por sanción y la más que posible de Dani Espejo, convocado por Albert Ferrer. El duelo, que se disputará a las 18:00 del domingo, estará dirigido por grancanario Pulido Santana.

Unas horas antes del choque entre el Albacete y el Córdoba B, a las 11:30, recibirá el Lucena al Sanluqueño. Los celestes tienen pocas opciones de alcanzar la sexta plaza, que da derecho a participar en la próxima edición de Copa del Rey, pero las quieren apurar. Todo pasa por vencer a un adversario que tiene en la permanencia un objetivo casi imposible, puesto que se encuentra a cinco puntos, cuando sólo faltan seis por jugar, de escapar del descenso. Al mismo tiempo, tiene que esperar a que el Linense caiga ante La Hoya Lorca. Sea como fuere, el cuadro aracelitano intentará llegar a la última jornada con la posibilidad de lograr un reto que hace siete días parecía inalcanzable. El triunfo en La Línea, precisamente, devuelve la ilusión y otorga un plus de moral al equipo de Falete, que en esta ocasión volverá a contar con las ausencias de Clavero, lesionado de larga duración, e Ismael, también en la enfermería. El juez de la contienda será el madrileño Ortiz Arias.

Etiquetas
stats