¿Quién dice que no se puede ascender a Primera?

.
El Córdoba empata sin goles ante Las Palmas en un Arcángel majestuoso y se verá forzado a marcar lejos de su hogar

Viajará con la obligación de marcar, pero ese escenario ya lo conoce. Y lo domina. El Córdoba noqueó en la eliminatoria anterior al Real Murcia, que le arrancó una igualada sin goles en la ida para terminar hincando la rodilla en el duelo final en La Condomina. Los de “Chapi” Ferrer pudieron hacer algún tanto frente a Las Palmas. No les faltaron ni las ganas ni las ocasiones. Tampoco a la escuadra de Josico, que dejó detalles de talento y empaque. Fue una gran batalla, que aún no ha terminado. Puede ocurrir cualquier cosa. Con esa sensación se marcharon los veinte mil aficionados que llenaron El Arcángel para una ocasión histórica. En apenas trece semanas, el cordobesismo ha experimentado un progreso de madurez espectacular. En el césped y fuera de él. Se han aparcado rencores y desaires para buscar una felicidad que se niega a la ciudad desde hace más de cuatro décadas. ¿Es posible? Rotundamente, sí. El Córdoba sólo ha perdido un partido lejos de su hogar durante la etapa de Albert Ferrer. Siempre logró marcar al menos un gol y venció en seis de sus ocho salidas. Un balance espectacular y ciertamente intimidante. Este equipo puede hacerlo. En Las Palmas le aguarda una auténtica caldera. Será para verlo.

Los anfitriones, estimulados por el recibimiento en las puertas del estadio y por la electrizante puesta el escena del himno, protagonizaron un arranque fulgurante. Uli Dávila, cuando apenas habían transcurrido unos segundos de partido, pudo llevar al cordobesismo al éxtasis cuando se quedó solo delante de Barbosa en un mano a mano que resolvió de fea manera. Lanzó el balón desviado. Poco después, Luso lanzó un cabezazo al lateral de la red. Por entonces, la gente estaba loca en la grada y el Córdoba atosigaba a los amarillos, preocupados por mantener el orden en una retaguardia temblona. Sin embargo, los canarios se entonaron y pasaron a encadenar una serie de sustos: un trallazo de Aranda, otro de Nauzet y un lanzamiento lejano y con intención de Apoño que se fue a córner tras un rebote.

El Córdoba sintió la marcha de Luso, que se tuvo que ir por lesión entrando en su lugar López Garai. La situación se recompuso y Xisco, de nuevo titular, pudo marcar en un tiro desde la frontal del área que Barbosa despejó con mucho mérito. El meta argentino se ganó el jornal en una primera parte que concluyó con la sensación de que el Córdoba pudo haberse ido a la caseta con algún tanto a favor. A Juanlu y Pedro, incisivos en las contras, les faltó algo de tino para conectar el último pase.

Después del intermedio, ambos equipos trataron de dar un picotazo para llevar la eliminatoria a su favor y condicionar al adversario. Xisco volvió a tener otra oportunidad en un mano a mano ante Barbosa antes de dejar su lugar a Arturo. Ferrer y Josico movieron piezas buscando una sorpresa que no llegó. La retaguardia canaria se fue haciendo fuerte y la del Córdoba estuvo colosal, como viene siendo habitual en los últimos partidos, con un Iago Bouzón eficaz como jefe. El veterano Juan Carlos Valerón -aplaudido con cariño por la grada- salió al campo en la Unión Deportiva, que incluyó también a Chrisantus para realizar una labor de percusión que no dio ningún fruto práctico. El ingreso en la cancha de López Silva, que debutó así en el play off, elevó la temperatura anímica en la grada pero no tuvo efectos en el juego. A medida que transcurrían los minutos, los equipos parecían conformes en firmar un armisticio. Nadie quería descomponerse buscando a toda costa un gol que se resistió. Todo se decidirá en Las Palmas.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF. 0: Juan Carlos, Gunino, Iago Bouzón, Fran Cruz, Pinillos, Luso (López Garai, 37'), Abel, Pedro, Uli Dávila, Juanlu (López Silva, 73') y Xisco (Arturo, 61').

UD LAS PALMAS, 0: Barbosa, Ángel López, Deivid, Aythami Artiles, Xabi Castillo, Javi Castellano, Apoño, Nauzet Alemán (Asdrúbal, 79'), Vicente (Valerón, 62'), Momo y Aranda (Chrisantus, 72').

ÁRBITRO: Vicandi Garrido (Comité Vasco). Amonestó a los locales Xisco y Fran Cruz.

INCIDENCIAS: Partido de ida del play off final por el ascenso a Primera División, disputado en El Arcángel ante unos 20.000 espectadores, unos 200 canarios.

Etiquetas
stats