Cristian Toril, los nuevos ojos de España

.

Hay veces que en el deporte se cruzan caminos inesperados. Oportunidades únicas que jamás uno hubiera pensado que pudiera afrontar. Así podría calificarse la aventura que está viviendo en los últimos meses el cordobés Cristian Toril. Su objetivo desde hace un tiempo -y que se ha acentuado en las últimas semanas- es el de ser los nuevos ojos de España, pues, aunque parezca una exageración, esa es su misión como nuevo guardameta de la selección española de fútbol para ciegos, en este caso denominada como fútbol 5. El portero, actual jugador del Tiflocor FS, el equipo de Once Córdoba, se encuentra concentrado -y debutando- con el combinado nacional de la categoría B1 (ceguera completa), el cual afronta la recta final de su preparación para la disputa del Europeo de septiembre, que tendrá lugar en Roma, y que será la última oportunidad para conseguir una plaza para los próximos Juegos Paralímpicos.

No obstante, de momento ese propósito queda en un segundo plano para Toril, que lo que principalmente busca es "aprender y disfrutar, ya que estás representando a tu país y eso no se debe olvidar, además de trabajar y esforzarme al máximo". De hecho, en su caso, el aprendizaje resulta fundamental, ya que la función del portero, el único dentro del terreno de juego que no tiene ceguera, es también la de servir de guía y apoyo para sus compañeros.

La trayectoria deportiva de Cristian Toril ha estado siempre ligada al fútbol sala, partiendo de la base del Adecor y pasando posteriormente por clubes como el Bobinados o el Aquasierra (donde coincidió con Maca en Tercera División), hasta que el pasado curso decidió cambiar y pasarse a la modalidad de fútbol sala con jugadores con ceguera parcial (categoría B2-B3) de la mano del Tiflocor. "La idea de pasarme al fútbol sala adaptado (donde el portero es el único que no posee ningún tipo de ceguera) me llegó porque conozco al entrenador. Le hacía falta un portero, confió en mí y yo no dudé y me subí al barco, por probar otra forma distinta de mi deporte. La experiencia ha sido brutal, pues ver el esfuerzo y el sacrificio que tienen estos deportistas para jugar es muy gratificante", indica.

Y no le ha ido nada mal, pues ha logrado firmar un tercer puesto, tanto en Primera como en el Campeonato de España, donde fue incluso nombrado mejor portero del torneo. Una condición que le ha valido su convocatoria con España. "Me han hecho ver cómo se compite a alto nivel en mi deporte y que no siempre tiene que ser con el Inter o el Barça, pues también puede ser con el Tiflocor en Primera División", asegura el futbolista.

Cristian Toril no solo ha tenido que seguir rindiendo como guardameta, sino que también se ha visto obligado a aprender a guiar y dirigir en una categoría en la que no puede salir del área. "Los jugadores dependen mucho de que tú vayas hablando para colocarlos bien, para saber dónde está el rival y tienes que estar hablando y pendiente de tu trabajo, que es parar", subraya, haciendo hincapié en que "hoy en día, en el fútbol sala los porteros juegan casi desde el punto de penalti en adelante, por lo que no poder salir del área te hace cambiar y aprender a parar más".

El cordobés se encuentra a las órdenes de Jesús Bargueiras desde el 15 al 26 de julio en la residencia Joaquín Blume, que es el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, donde dos selecciones de jugadores españoles han disputado un torneo junto a Tailandia y Francia. Estos serán los últimos partidos de preparación antes del Europeo, en el que España ha quedado encuadrada en el Grupo A con Italia, Turquía, Bélgica y Rumanía. El combinado nacional, en cuyo palmarés figuran dos bronces paralímpicos o dos platas en mundiales, realizará tres concentraciones más entre agosto y septiembre antes de viajar a Roma. En esas nuevas citas quiere estar Toril, siempre dispuesto a seguir sumando experiencias. Sea donde sea.

Etiquetas
Publicado el
24 de julio de 2019 - 07:21 h
stats