“Cuando las cosas salen bien se compensa el sacrificio”

Recibimiento a Alfonso Cabello en Córdoba | MADERO CUBERO
El ciclista rambleño Alfonso Cabello, doble medallista en los Paralímpicos de Río de Janeiro, recibe un caluroso recibimiento | Martínez Tajuelo, del Fidias, y el técnico Domingo García, en la fiesta

Entre vítores y cánticos de “campeón, campeón” ha sido recibido el doble medallista olímpico en Río 2016, Alfonso Cabello Llamas (La Rambla, 1993), en la estación de trenes de Córdoba. Decenas de familiares, amigos y seguidores han querido rendir un primer homenaje a un ciclista que ha vuelto a subirse al podio (consiguió el oro en Londres 2012) en la cita deportiva más importante del planeta. El cordobés ha tenido muestras de agradecimiento para todos los presentes y, aunque trató de reprimirlas, no pudo evitar que se le escapara alguna que otra lágrima.

Cabello ha resaltado que “han sido cuatro años muy largos y muy duros que se resumen en apenas unos minutos, es muy complicado verte allí en Río con esa presión de saber que tienes que hacerlo bien. Y bueno, cuando las cosas salen bien compensa todo el sacrificio que has hecho durante este tiempo”. Además, sobre la polémica con el bronce, el cordobés ha matizado que “las reglas son injustas para todos, pero conmigo se han cebado. Hay un inglés, que es mi máximo rival, que es miembro de la Unión Ciclista Internacional, y han mezclado dos especialidades aplicando una ventaja de dos segundos a la de máxima discapacidad. Pero no hay mayor discapacidad, puesto que tienen un sistema biomecánico en la pierna que le permite tener más potencia con la prótesis que con la pierna que no tiene prótesis”.

Respecto al futuro, el ciclista rambleño ha afirmado que “antes de Tokio 2020 hay muchos peldaños de una escalera que tienes que superarlos para volver a la cita olímpica”.

El cordobés representa la cultura del esfuerzo por antonomasia. Hasta en tres ocasiones se ha colgado la medalla de oro en los Campeonatos del Mundo de Ciclismo (México 2014, Holanda 2015 e Italia 2016) en el kilómetro contrarreloj MC5, su prueba predilecta, y tres son ya las medallas olímpicas que cuelgan en su historial (un oro en Londres 2012 y dos bronces en Río 2016). El tres, hasta el momento, es su número. Aunque su ambición es máxima.

“Soy un currante que está cumpliendo sus sueños”, decía el ciclista rambleño en una entrevista en CORDÓPOLIS. Y lo cierto es que lleva el significado del término a su enésima potencia. Pocas ayudas ha tenido a lo largo de su carrera, puesto que poco a poco ha ido labrándose él mismo (con la ayuda de su familia) la condición de ser el mejor del mundo en su especialidad (conserva el récord mundial logrado en la localidad mexicana de Aguascalientes con un tiempo de 1:01.683). Un campeón hecho a sí mismo que, a falta de velódromos, se vio obligado entrenar en polígonos. O entre los cristales que dejaban la huella del botellón de la noche anterior en el único circuito que posee la provincia, el velódromo de Posadas.

Y además, a pesar de los innumerables éxitos, compite con la Federación de Murcia, puesto que la andaluza llevaba cinco años sin contar con él para el Campeonato de España. De hecho, según cuenta el propio Cabello, tras ser campeón del mundo lo llamaron para preguntar por qué no había renovado su licencia federativa.

Su andadura deportiva comenzó entre la piscina y la bicicleta, aunque al poco se vio obligado a decantarse por una de las dos. Eligió ir sobre ruedas, y hoy día nadie duda que acertó. Este triple medallista olímpico ya está de vuelta en su tierra, de la que únicamente espera que algún día sus éxitos se valoren en las dimensiones que merece. Mientras tanto, a sus pedales aún le quedan muchos kilómetros que recorrer.

Tajuelo, aclamado en Córdoba

A los pocos minutos llegaba también a Córdoba el nadador del Fidias Miguel Ángel Martínez Tajuelo (Andújar, 1984). De nuevo, y al igual que a Cabello, se detectó un cariño especial para otro atleta que se ha superado a sí mismo. En un abrazo entre ambos nada más verse culminó un recibimiento masivo para dos deportistas que siguen escribiendo su historia a pasos agigantados.

“Estoy muy satisfecho de haberme logrado clasificar para las tres finales de las tres pruebas en las que participaba en Río, y además, en dos de ellas batir el récord de España”, ha afirmado Tajuelo. El objetivo de cara al futuro más cercano no es otro que descansar, aunque con la mira y la ambición puestas en seguir mejorando cada día.

El nadador jiennense, aunque perteneciente al Club de Natación Fidias de Córdoba, se marchó de Río con la alegría de haber batido el récord de España con un crono de 50″90 en los 50 libres, y bajando a los 3'45“19 en los 200 libres. Tajuelo, uno de los máximos referentes del Fidias, finalizó sus terceros Juegos Paralímpicos con tres diplomas.

En la misma expedición llegó Domingo García, otro cordobés que estuvo en Río participando como entrenador de halterofilia y que ya acumula un palmarés paralímpico de su etapa como deportista en la especialidad de powerlifting.

Etiquetas
stats