El Córdoba y la teoría del Círculo

Jesús León, durante su intervención en el Círculo de la Amistad | CONCHI MORALES

Terapia blanquiverde en el Círculo de la Amistad. Después de encajar dos derrotas consecutivas no hay nada mejor que una dosis de positivismo directamente en vena. Con el sello de Jesús León, al que no se le tuerce el gesto para bien ni para mal, y principalmente de Luis Oliver, cuyos análisis descarnados de la realidad y sus chispeantes órdagos son capaces de reactivar la moral al cordobesista más deprimido. Cuando el navarro reiteró que el objetivo es "subir a Primera División para quedarnos", el presidente trató de rebajar el nivel de expectativas. "Lo primero es lo que tenemos delante, a partir del 4 o 5 de junio ya hablamos de otras cosas", dejó dicho el empresario montoreño.

Llevar seis meses en puesto de descenso no es algo para tirar confettis, pero esto es el Córdoba. Salir de este infierno sería algo "que no ha hecho nadie en la historia de esta categoría", resaltó Oliver. El drama puede terminar con aires de fiesta. "Nos la vamos a jugar en el último partido, pero ¿quién no lo hubiera firmado hace unos meses", explicó el director deportivo blanquiverde en una charla coloquio en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba, que entre sus muros centenarios acogió a algunos de los actores principales del actual Córdoba -León, Oliver y el defensa Aythami Artiles- y a un centenar de seguidores del equipo que desgranaron ante el micrófono sus inquietudes. Que son, para qué variar, las de siempre: qué pasará si el equipo se mantiene, qué pasará si el equipo desciende, qué ocurrirá con la Ciudad Deportiva y si Sandoval tiene porvenir en El Arcángel. Y Tebas, claro.

León y Oliver van de la mano en esto. Se compenetran bien, como una pareja de centrales. Uno sale a jugar el balón con valentía y temeridad y el otro le guarda las espaldas. Mezclan con habilidad los tópicos del fútbol con esas bravatas que encienden el ánimo y evitan que el personal se venga abajo. Dan la impresión de saber lo que se traen entre manos, sea lo que que sea que eso signifique. "Estamos muy por encima de lo previsto. Estar a cuatro puntos a cuatro jornadas es como un sueño. No me gustó llegar al punto cero tan pronto porque eso nos dio relajación. El desgaste psicológico ha sido terrible. Todo el mundo derrotista, se querían ir, nos veíamos en Segunda B… Estamos mejor de lo que yo preveía, mucho mejor. Jugárnosla en el último partido era un sueño. Ningún equipo en la historia de la Liga se ha salvado a menos once. Yo estoy muy contento", dijo para empezar Luis Oliver. Antes, León apeló a la unión del cordobesismo y al apoyo incondicional al equipo en estos difíciles momentos. Un clásico.

Aythami miraba con tanta sorpresa a Oliver como a la lujosa techumbre del salón Liceo. "Para mí lo primordial que he vivido ha sido el compromiso. Cuando vas a un sitio y ves a la gente comprometida las cosas pueden salir o no, pero todo es más fácil. El fútbol tiene de todo. Hay gente positiva, gente negativa y gente realista. En el vestuario no hacemos cuentas porque nos volvemos locos. Salimos cada domingo a ganar y confiamos en que vamos conseguir los puntos ante el Rayo. Confiamos en eso y estamos animados. El otro día estuvimos muy bien contra el Huesca y perdimos", dijo el central canario, del que Oliver relató una anécdota. "Cuando perdimos con el Granada nos quedamos en menos trece y el golaverage perdido. Me llamó para hablar conmigo y el mercado de China estaba todavía abierto. Yo pensaba que iba a decirme que se iba, pero me dijo que en Segunda B se quedaba. La gente no sabe el esfuerzo que hemos hecho. Este es el compromiso que hay aquí. Con gente como Aythami da gusto trabajar".

Para León, una de las claves del actual equipo directivo es la "credibilidad en el sector". "Eso se le ve a Luis. Tú tienes que descolgar el teléfono y tiene que ser todo rápido, Si no creen en ti ni en tu proyecto, pues no haces nada. Esa credibilidad hace que la balanza se fuese para el Córdoba. Hay jugadores que tenían opciones de ir a Primera División en otras ligas de Europa y decidieron venir al Córdoba", contó.

Y de Tebas, ¿qué? "Estoy tranquilo porque hemos hecho las cosas bien. Todo lo que está ocurriendo es normal, Los resultados, cómo nos han ido las cosas… Nos hubiera gustado tener un poquito más de margen. Hay equipos que se han metido en el problema y no por nosotros, sino por ellos mismos, y eso genera presión en todos los sentidos. Cada uno tiene sus formas y sus modos de hacer las cosas. Yo he hablado en varias ocasiones con Javier (Tebas) y estoy tranquilo", dijo Jesús León. Oliver no se calentó con el asunto, pero disparó alto al recordar la idea con la que llegaron este mes de enero al Córdoba.

"El objetivo es subir a Primera, pero tenemos que pensar en estar en Segunda tranquilos. El reto es subir a Primera en cinco años y para quedarnos. No podemos hacer un equipo para que luego en un soplo se venga abajo", dijo, aunque de inmediato recibió el capotazo de León. "Luis y yo somos los primeros que tenemos que trasladar el mensaje positivo. Yo digo que nos vamos a salvar porque matemáticamente es posible. Luego en junio hablaremos. Resulta incómodo teniendo la salvación ahí hablar de ascenso. Primero es lo primero. El 4 o 5 de junio ya nos pondremos el objetivo, que será ambicioso. Tanto Luis como yo somos de marcarnos retos ambiciosos y trabajar bajo presión. Nosotros vamos a luchar todo lo que esté en nuestra mano", apuntó el presidente.

Las cuentas se rehacen semana a semana. Las combinaciones son múltiples y las circunstancias de los equipos van cambiando. ¿En cuánto se valora la permanencia? "Tenemos un Excel con todas las combinaciones. Con las matemáticas en la mano, es un cien por cien con tres victorias y un cincuenta por ciento con dos victorias y un empate. Depende mucho del calendario. Dependemos de cómo esté el Sporting, si viene ya ascendido o no. Intensos serán el del Rayo y el Almería", dibujó Oliver. "Quedaos con eso: si ganamos tres, estamos salvados", apostilló León. Quedan cuatro: Rayo y Reus, fuera; Almería y Sporting, en El Arcángel.

Si las cosas se tuercen, habrá plan B. Pero será a su momento. Un aficionado preguntó a Leon qué haría en caso de descenso. "Sinceramente, ni me lo he planteado. El 4 o 5 de junio veremos si hay que reprogramar o no. Ahora mismo estamos esperanzados en retomar la dinámica con la que empezamos. Si tuvimos cuatro victorias consecutivas… Podemos tener tres y estaremos salvados. No me gusta dedicarle ni un segundo a hablar de Segunda B porque no estamos en eso. Si eso ocurre, la idea sería subir al año siguiente porque eso es un pozo. Sabemos lo difícil que es, pero vamos a pensar en positivo", argumentó. Tampoco le pasa por la cabeza un descenso a Aythami, que admitíó que el equipo "no tiene ningún margen de maniobra" y que "la derrota ante la Cultural nos hizo mucho daño por ser rival directo", aunque se mostró convencido en que "nos vamos a salvar". "Después de jugar contra el Huesca confío más todavía, porque hicimos un gran partido y hubo muchísimas ocasiones. Si jugamos así no vamos a tener problema", explicó.

Después de que León recalcara que "el Córdoba no es taurino ni antitaurino, ni de izquierdas ni de derechas, ni católico ni anticatólico, está por encima de todo", Oliver dejó caer algo sobre Sandoval. ¿Dónde se sitúa su futuro? Todo dependerá del desenlace. "Seguirá si él quiere, claro. En Segunda B, no. Yo quiero que se queden Aythami, el presi y yo. Yo sé que el tiene ofertas y si nos quedamos en Segunda A, el 99’9 se va a quedar. Tiene familia en Los Pedroches y por dinero no es, porque gana muy poco. Él está feliz y en el fútbol no es todo el dinero. Yo creo que se quedará", dijo. Luego hubo aplausos de la concurrencia, reparto de abrazos y una batalla de flores verbales deseándose lo mejor. El domingo, a Vallecas. A resolver la teoría del Círculo.

Etiquetas
stats