El Córdoba ya tiene nuevo jefe en el banquillo: Francisco

Francisco Rodríguez, durante su etapa en el Lugo.

La transición en el banquillo del Córdoba tiene un nombre: Francisco Rodríguez. Ha sido el elegido en un proceso de casting que los rectores del club justificaron en la pretensión de “no cometer una equivocación”, pero que en ciertos momentos terminó alterando el pulso a un cordobesismo que contemplaba con cierta inquietud que el banquillo de su equipo era el único que quedaba libre dentro de la Segunda División. En una última reunión entre Jesús León y Luis Oliver se determinó que, efectivamente -y así lo había deslizado especialmente el presidente en sus comparecencias públicas-, Francisco se ajustaba “al modelo” que preparan para abordar el curso 18-19. Marcado por la ambición y con objetivos superiores a los de la pasada temporada.

Al final, ni Pep Martí ni Curro Torres -con los que se mantuvieron conversaciones- alteraron la decisión del Córdoba para elegir a su jefe del vestuario. La opción de Juan Sabas, que cobró peso en la semana en la que el Extremadura afrontó -y resolvió con éxito- su eliminatoria por el ascenso a Segunda, también se quedó en nada tras anunciar el club de Almendralejo la renovación del madrileño. El Córdoba y Francisco tenían el lazo hecho y solo faltaba ponerle el nudo. Este mediodía, la entidad blanquiverde lo certificó a través de un comunicado. El almeriense, de 40 años, ficha por una temporada y será presentado el próximo miércoles 4 de julio en el antepalco de El Arcángel.

La identidad del nuevo jefe se había desvelado en el escenario mediático hace ya bastantes días, justo desde que tras sellar la salvación de categoría se inició el proceso de lo que parecía una renovación de Sandoval por aclamación. El club, sin embargo, tenía otras ideas. El técnico almeriense estaba prácticamente atado por el Granada, que había cerrado un año nefasto con el exblanquiverde Miguel Ángel Portugal como entrenador. A Francisco le quedaba rescindir su vínculo con el Lugo y enrolarse en la entidad de Los Cármenes. Hizo lo primero, pero lo segundo se diluyó. La propuesta del Córdoba le resultó mucho más seductora.

Francisco Javier Rodríguez Vílchez (Almería, 1978) llega desde el Lugo, con el que consiguió 55 puntos -uno menos que la mejor marca histórica de la entidad gallega- después de una campaña marcada por una excelente primera vuelta y un decaimiento progresivo en la segunda, motivado en parte por una plaga de lesiones. Su trayectoria en los banquillos -antes fue jugador, actuando como delantero- la inició en el Almería B, de Tercera División, en 2011. Dos años después accedió al cargo de primer entrenador en el club rojiblanco, en la máxima categoría. Logró la permanencia en Primera División. En el curso siguiente, el 14-15, fue destituido en el mes de diciembre. El equipo descendía finalmente a Segunda -el mismo año que el Córdoba-, división en la que se mantiene desde entonces.

En la categoría de plata, Francisco estuvo al frente del UCAM Murcia, al que llegó en diciembre de 2016 con el desafío de conseguir la continuidad del equipo en Segunda. Pese a sumar 18 puntos en 18 partidos, no lo consiguió y la entidad murciana acabó desplomándose hasta la Segunda B. Su nombre ya había sonado por entonces como futurible para el Córdoba CF. En verano pasado firmó un contrato multianual con el Club Deportivo Lugo. Con él al frente, los gallegos llegaron a ser líderes de la categoría y estuvieron metidos en la zona de play off durante gran parte del campeonato. Los del Anxo Carro protagonizaron la mejor primera vuelta de su historia. Ahora, con el Córdoba, inicia una etapa de exigencia máxima en un club que pretende poner los cimientos de un salto a la Primera División.

Etiquetas
stats