El Córdoba decide actuar y comienza a poner césped

Obras en el campo de la Ciudad Deportiva.
Se inician esta mañana obras en los terrenos de la instalación del Camino Carbonell para repoblar el campo saboteado | El equipo ha entrenado hoy en El Arcángel

Ya está en marcha el trabajo para reparar, dentro de lo posible, el césped de los terrenos de la Ciudad Deportiva Rafael Gómez. El Córdoba ha tomado cartas en el asunto, forzado por las circunstancias, y ha acometido el inicio de unas obras de acondicionamiento que le permitan abordar las sesiones de preparación con unas mínimas condiciones y sin tener que desplazarse a Sevilla, una opción que el presidente anunció con carácter inmediato pero que finalmente no se llevó a término.

Durante las últimas dos semanas, el equipo ha estado alternando su trabajo entre El Arcángel -también muy castigado por el uso- y la pradera anexa al campo de juego de la ciudad deportiva, un espacio auxiliar sin drenaje en la que juegan "niños que no pesan ni quince kilos", según explicó Carlos González en el momento en que presentó el informe del sabotaje.

Esta misma mañana se ha iniciado la labor para colocar un nuevo césped al recinto, que había sufrido daños por el boicot -que está bajo investigación policial- que lo dejó inservible para el entrenamiento diario. De momento, y a la espera de que prospere el saneamiento del campo -o se agilicen otras actuaciones-, la primera plantilla seguirá alternando la ubicación de sus sesiones diarias. A través de un comunicado en su página web oficial, el Córdoba CF informa que "el sabotaje del césped ha obligado a llevar a cabo, de manera urgente, un tratamiento extraordinario para la fertilización y resiembra del terreno contaminado. Los trabajos sobre el terreno de juego conllevan un proceso laborioso que se distribuye en distintas fases". Según explica el club, el trabajo tiene una duración indeterminada. "En primer lugar, los técnicos llevan a cabo la retirada de la capa superficial contaminada. Posteriormente, se procede a pinchar el terreno con una púa hueca a fin de extraer la materia orgánica contaminada. Así, se pasa a un proceso de lavado del terreno restante contaminado para, seguidamente, llevar a cabo un recebado con arena estéril de sílice. A continuación, los técnicos esparcen la semilla en el terreno tratado y  efectúan un nuevo recebado para cubrir la semilla esparcida. Por último, se procede al tapado del terreno tratado con lonas térmicas".

Los resultados no están garantizados, aunque en el club se confia en poder volver a contar con la instalación. "El tratamiento laborioso del terreno pretende dotar a la plantilla de un campo de fútbol en condiciones óptimas para la práctica del fútbol con la máxima celeridad. No obstante, no se trata de un proceso secuencial y regular, sino que depende de factores como la meteorología y la respuesta del terreno, entre otros", especifica el club en su comunicado oficial.

Etiquetas
stats