El Córdoba decepciona a sus fieles en Domingo de Ramos

Los de Berges pierden por cuatro goles a cero ante el Castilla con dos dobletes de Morata y Jesé

El Castilla salió como un tiro y el Córdoba hizo de chaleco antibalas franqueable. Los hombres de Berges, con Seoane por la izquierda, que sustituyó a Fuentes, con faringitis, y Cristian en la diestra, saltó al Di Stéfano dormido, inconexo y vulnerable. Con Fede Vico de nuevo en la titularidad y con Xisco como único punta, los blanquiverdes (en esta ocasión de negro) acusaron la baja del canterano Fuentes y de Dubarbier por la banda zocata donde López Silva anduvo desaparecido y en la que Seoane, menos acostumbrado a terciar, pasó apuros.

El equipo cordobés hizo gala de su irregularidad ya de inicio. Con una falta de concentración palpable, el conjunto fue asediado por el plantel de Toril en lo que pareció ser un bombardeo de ocasiones ante una defensa débil. En dicha miniguerra, con una zaga inédita Los madrileños aprovecharon las concesiones que les ofrecieron el central Kiko y el lateral Cristian, fuera de cacho en la primera media hora.

Mateos fue el primero en disparar contra la diana blanquiverde después de controlar un pase de Mosquera tras la salida de un córner. En esos primeros instantes, el Córdoba perdió el cuero en el centro del campo provocando una ola blanca en la que Morata supo controlar ante Kiko Olivas y provocar un penalti que materializó Jesé haciendo efectivo el primero de la tarde.

Al borde del cuarto de hora, con un Castilla dominador y un Córdoba sin apenas ligazón, Fabinho inició una contra impetuosa encontrando a Juanfran, que tras una cabalgada asistió a Jesé desde la banda derecha para que este sumara su segundo tanto.

Cabizbajo el equipo cordobés, no supo levantar el ánimo ni el estilo de juego. Morata, el mejor del partido para los blancos, volvió a desprenderse en la banda izquierda de Kiko para chutar con acierto un balón que Alberto, el mejor de los cordobesistas, repelió con el pie.

El Córdoba, que apenas tuvo una ocasión clara de gol en la segunda mitad, llegó por primera vez a las proximidades del arco madrileño con un disparo de Cristian en el minuto diecinueve que salió alto tras una buena acción generada por Xisco.

Sin control, cargado de imprecisiones y flaco en ataque hasta esos minutos, los de Berges comenzaron a tener la posesión del balón por algunos minutos. El Castilla, correoso y mostrando tanto peligro como inmadurez en las líneas, volvió a marcar después de que el ex corrdobesista Borja García dejara a Morata un balón que llegó al fondo de la red. En menos de media hora, el Córdoba ya había recibido tres tantos. Por delante, toda una estación de penitencia.

En el treinta y cinco, Alberto frenó una nueva ocasión de los madrileños tras una ejecución en falta. Pedro fue el único que rondó el área en acciones sin transcendencia que nunca pusieron en apuros a Mejías. A dos del cuarenta y cinco, Morata, en jugada personal, ganó la partida a Alberto Aguilar, que sustituyó a Kiko por aparente lesión. El delantero, el hombre más destacado del encuentro, a punto estuvo de hacer el cuarto.

Fede, de su lado, apareció instantes después enviando una pelota arriba tras una asistencia de Armando. La primera mitad concluyó con un centro-chut de Casado que intentó sorprender a Alberto sin conseguirlo desde la banda.

Joselu sustituyó a López Silva nada más dar comienzo la segunda parte provocando una alternancia en ataque junto a Xisco y dejando caer a la banda a Fede. Dos minutos después del arranque, una falta provocada por Crisitian ocasionó un disparo raso y por bao de Borja García que obligó la estirada de un atento Alberto.

En el cincuenta, Pedro, en una buena jugada por su banda, disparó desde el borde el área un esférico que atajó sin inconvenientes el meta local. Un minuto después, el colegiado anuló con razón y por fuera de juego un gol a Joselu en la que fue el primer disparo entre los tres palos de conjunto andaluz.

El mismo juez erró al pitar una falta al borde del área a Jesé cuando ésta se produjo dentro apenas dos minutos después. La noticia más favorable para el Córdoba llegó en un cambio. Paulino, el único integrante sin pisar campo del plantel de Berges, consiguió debutar tras sustituir a Fede cuando aún restaban veinticinco para el final.

En el sesenta y seis, Alberto volvió a impedir una ocasión de Morata, que siempre buscó el tanto y la combinación. Cinco minutos después, un gran disparo de Lucas salió lamiendo el palo izquierdo blanquiverde. El Castilla, sin romper filas y manteniendo el juego ante un Córdoba apático, flojo y sin ideas, todavía obtendría recompensa.

A quince para el final, de manera incomprensible, Jesé falló delante del portero tras una asistencia de Morata. El guardameta catalán, volvió a emplearse a dos del ochenta frenado primer un cabezado y luego otros dos disparos de Casado tras un córner. Por el momento, el Córdoba no había sumado ninguna ocasión de gol mientras que el Castilla ya sumó once.

Alberto no pudo frenar a un imponente Morata un minuto después de que el delantero se impusiera contundentemente a los dos centrales y autogenerara una ocasión en la que se quedó solo ante el cancerbero batiéndolo para sumar su primer doblete en Liga.

Ya en el ochenta y cuatro, Seoane cabeceó en picado provocando la única acción de gol que no se consumó por obra y gracia del meta blanco. Al borde del noventa, Casemiro la volvió a tener para los madrileños pero su disparó no acabó en gol.

El Córdoba, irregular, desdibujado, inestable, sin ideas y sin casi alternativas volvió a dar un disgusto a sus fieles. La parroquia blanquiverde que se desplazó en masa en la jornada del Domingo de Ramos vivirá una nueva semana penitente. Los hombres de Berges pierden cada vez más puntos en un campeonato que cada vez presenta menos oportunidades. Queda liga, sí. Pero el equipo no parece aferrarse a una regularidad futbolística. De momento, primero, a afianzar la permanencia. Lo del play off requiere demasiada acción de Fe. Aunque todo es posible, claro. Como reza el tópico, "la Fe mueve montañas".

FICHA 4-0

R.M. CASTILLA: Mejías, Fabinho, Iván (Llorente, minuto 43), Mateos, Casado, Mosquera, Casemiro, Juanfran (Lucas, minuto 72), Borja García, Jesé (Cheryshev, minuto 78) y Morata.

CÓRDOBA: Alberto García, Seoane, Armando, Kiko (Alberto Aguilar, minuto 36), Cristian, Pedro, López Garai, Caballero, López Silva (Joselu, minuto 45), Fede (Paulino, minuto 65) y Xisco.

GOLES: 1-0, Jesé (minuto 4, de penalti); 2-0, Jesé (minuto 14); 3-0, Morata (minuto 27); y 4-0, Morata (minuto 81).

ÁRBITRO: Valdés Aller (castellanoleonés). Amonestó a Kiko Olivas, Mosquera, Cristian, Alberto Aguilar, Pedro y Caballero.

INCIDENCIAS: Jornada 31 de Liga. Estadio Alfredo Di Stéfano de Valdebebas. Dos mil espectadores (medio millar, cordobesistas).

Etiquetas
stats