Los nombres propios del Córdoba

Jugadores del Córdoba abrazándose tras un gol

0

Las buenas dinámicas son, sin duda, fruto del trabajo colectivo. Como bien marcan los cánones en los deportes de equipo. Es imposible tener éxito en solitario. El Córdoba está llevando a la máxima expresión esta consigna en una campaña cuyo rendimiento está siendo realmente sobresaliente. Sin duda, el gran impulsor de que toda la maquinaria esté funcionando a la perfección es el propio técnico, un Germán Crespo que ascendió como tapado a la primera plantilla cordobesista y, desde su llegada, ha ido labrando una filosofía con la que se ha ganado la admiración y el respeto, ya no solo de la propia entidad, sino también de toda la afición. Y es que el granadino ha sabido conectar con todos y hacer competitivas todas y cada una de las piezas con las que cuenta el plantel. Eso sí, dentro de todo el peso global, hay determinadas individualidades que destacan por sí mismas.

La primera de ellas, como se ha dicho, es la figura del propio técnico. Desde su aterrizaje en el banquillo blanquiverde, el preparador ha sumado 18 victorias, además de cinco empates y dos derrotas. Sin duda, un bagaje realmente sobresaliente, adornado además con la histórica conquista de la Copa RFEF. Un 2021 que no olvidará el nazarí, que ya ocupa un puesto de privilegio en la historia cordobesista, al ostentar el mejor debut de un entrenador del Córdoba. Un nombre propio que ha ido ganándose la aceptación de todos. Eso sí, el reto para él sigue siendo mayúsculo. Pese a todo lo mencionado, y según se han encargado de insistir desde la dirección del club, la renovación se la ganará en el momento en el que certifique el ascenso de categoría. Por tanto, aún hay trabajo por delante.

Si hay algo en lo que han destacado los blanquiverdes este año es en la cifra de goles a favor. Son 40 los tantos que acumula el equipo en liga, además de otros ocho sumados en Copa Federación. Y ahí, el baluarte ofensivo es Willy Ledesma. El delantero extremeño se ha erigido como el gran referente en la zona de ataque, sumando hasta el momento once tantos en liga y uno más en Copa RFEF. El ariete es, con claridad, el mejor artillero del Grupo IV, seguido precisamente por su compañero De las Cuevas con siete. Sin duda, es la gran baza en ataque de un Córdoba que tiene una media de más de dos goles por partido. A título personal, además, Willy es el que más acciones protagoniza del equipo en ataque, siendo el segundo de todo el grupo en ese apartado.

Pero para poder convertir de cara a puerta, hay que tener compañeros que te ayuden. En muchas casos, cuyas acciones sirven únicamente para culminar, como le ha ocurrido ya en varias ocasiones precisamente al delantero blanquiverde, que sigue destacando también como un excelso rematador. Y es que el Córdoba también sobresale en la estadística de mejores asistentes. En este caso es Javi Flores con cuatro pases de gol en lo que va de competición liguera. Cabe destacar que el mago de Fátima regaló nada menos que tres asistencias en los tres goles que sus compañeros lograron materializar ante el Mérida para conseguir otra victoria en El Arcángel. Un registro que, como ya se apuntó en su día, no se veía en el cuadro califa desde 2013, cuando Germán Pacheco dio tres pases de gol ante el Hércules en un choque donde el mítico Uli Dávila pudo lograr un hat trick.

Eso sí, la cosa está más igualada si cabe en ese aspecto, ya que cuatro asistencias suma también José Ruiz, al tiempo que el citado Willy cuenta con tres. En lo que se refiere al lateral, desde la zaga se ha destapado también como uno de los grandes valores del equipo. En su caso, más que nada, como un imprescindible. En un selecto grupo donde solo seis futbolistas han conseguido hasta la fecha superar los 1.000 minutos de juego, el valenciano tiene el registro más alto con 1.260 distribuidos en catorce encuentros. Mimbres que relucen en todos los frentes de un Córdoba que manda en lo colectivo, y por ende, también en lo individual. 

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats