Gunino, Campabadal y el chirriante dilema del lateral

Campabadal, en el Córdoba-Villarreal | MADERO CUBERO
Los dos jugadores, señalados en la lista de presumibles bajas, acabarán disputándose la titularidad en el tramo decisivo | Ante el Almería, ex equipo del uruguayo, podría volver el catalán

Quién hubiera podido pensarlo hace unos meses. Durante todo el verano, mientras el Córdoba construía su plantilla para afrontar 42 años después el reto de la Primera División, sus nombres estuvieron en el disparadero. El cartel de “se busca lateral derecho” se colgó simbólicamente en El Arcángel. Todo el mundo les miraba como si fuera la última vez, pero de uno u otro modo arrancó el campeonato y los dos seguían allí. Adrián Gunino (Montevideo, 1989) y Eduard Campabadal (Tarragona, 1993) permanecieron en la plantilla y desde entonces se han repartido el trabajo en el flanco diestro de la retaguardia. Siempre bajo el foco de las críticas, los dos han protagonizado algunas actuaciones francamente discutibles. Ambos despacharon del mejor modo posible la primera vuelta de la competición hasta que llegó el mercado de invierno. Sus nombres, de nuevo, figuraban subrayados en la agenda de presumibles descartes. Sonaron posibles sustitutos. Se habló del ex bético Miguel Lopes, entre otros. No hubo cambio. Los dos siguen en la plantilla del Córdoba, club con el que tienen contrato en vigor hasta el próximo mes de junio. Salvo que a Djukic le apetezca experimentar con otros jugadores cambiándoles de puesto, los dos laterales derechos natos que tiene el Córdoba son ellos.

Especiamente curioso resulta el caso de Gunino, que se cayó de las alineaciones en noviembre y dejó de contar para Djukic. Incluso se especuló con que no volvería de su país tras las vacaciones navideñas, cuando un problema con el visado le obligó a prolongar el tiempo de ausencia del trabajo. Retornó trece días más tarde. “Será para recoger las pertenencias y marcharse”, llegaron a decir algunos. Los mismos que le vieron ofrecer un más que notable rendimiento como titular ante el Real Madrid, marcando a un tal Cristiano Ronaldo. Gunino, que llegó en el mercado invernal de la pasada temporada cedido desde el Atlético Fénix de su país, tuvo un correcto papel en el año del ascenso. El Córdoba decidió mantenerle en el grupo y Albert Ferrer le hizo debutar como titular en el Santiago Bernabéu. En el primer partido en casa, ante el Celta, pasó un calvario para contener a Orellana y Nolito -calcado al del sábado pasado en Vigo- y desapareció de la convocatoria en Almería. Allí le tocó a Campabadal, pero el tarraconense se lesionó en el minuto 68 y le suplió Pantic. Volvió al puesto Gunino y estuvo cinco partidos seguidos como titular. El Córdoba-Málaga (1-2) significó la destitución de Albert Ferrer y su fulminante salida.

Djukic le utilizó en dos partidos, ante el Deportivo (0-0) y el Elche (2-2), y luego estuvo siete jornadas sin intervenir, seis de ellas sin ni siquiera entrar en la lista de 18. En esos siete partidos ocupó el sitio de nuevo Edu Campabadal, que ofreció raciones de entrega que gustaron a Djukic. El catalán alcanzaba así la meta que perseguía desde que el Córdoba le reclutó desde el Wigan inglés. Con Campa dentro del once llegó la resurrección del Córdoba y una racha de tres partidos sin perder que sacó al grupo de la zona de descenso. En su séptima comparecencia seguida, el lateral fue expulsado ante el Éibar y sancionado con un partido por el Comité de Competición.

Sin ningún refuerzo en la zona durante el mercado invernal y sin ganas de hacer pruebas con Crespo -muy bien como central supliendo al lesionado Íñigo López-, Djukic llamó de nuevo al defenestrado Gunino. El uruguayo jugó todo el partido frente al Madrid y también se mantuvo en el equipo en el último partido frente al Celta, en el que Campabadal permaneció en el banquillo. La pelea por el puesto ha vuelto. Hasta ahora, Gunino acumula 990 minutos en 11 partidos, mientras que Campabadal lleva 798' en 10 citas. El próximo encuentro será el domingo ante el Almería, precisamente el equipo en el que el uruguayo se dio a conocer en España logrando su primer ascenso a Primera. Djukic tiene otras variantes. Crespo podría ir al lateral bajando a Deivid -o a Íñigo López, si se recupera- al centro de la defensa junto a Pantic. También está en la recámara Iago Bouzón, central adaptable. Habrá que ver si el técnico serbio del Córdoba reforma el esquema o, por el contrario, sigue dejando el lateral derecho como escenario de un duelo deportivo entre Gunino y Campabadal, dos supervivientes natos.

Etiquetas
stats