El cordobesismo todo lo-cura

Grada Blanquiverde en Mérida

0

Alegría, saltos, agua, gritos y algún que otra lagrima. No es para menos. Tras unos años donde la actualidad ha estado en los Juzgados, el Córdoba CF ha logrado la estabilidad que tanto ansiaba y los resultados, como era de esperar, han terminado llegando por su propio peso, aunque lo que ha sido una sorpresa agradable es el rendimiento que el equipo dirigido por Germán Crespo ha demostrado durante su corta estancia en Segunda RFEF. Sí, muy corta, ya que el Córdoba CF ha conseguido el ascenso a Primera RFEF con total merecimiento, en el descanso y con cerca de 2.000 aficionados a más de dos horas y media de su casa en la fase final de la Semana Santa. Una promoción de película, aunque cantada por los últimos acontecimientos.

Yendo por partes y empezando por el principio, el encuentro que debía disputar el Córdoba CF en el Estadio Romano José Fouto invitaba a todo el cordobesismo a acudir a territorio extremeño, pero las vacaciones de Semana Santa y la distancia desde la provincia cordobesa -cerca de tres horas- hacía que la masa blanquiverde fuese menor que la esperada en un primer momento. Una vez cerradas las taquillas, el dato alzaba a más de mil aficionados los que habían comprado su billete para ver una posible fiesta del ascenso en Mérida, aunque, a la postre, se ha demostrado que no han sido pocos los hinchas que se han sumado en otro momento o que, incluso, se han apuntado desde otras partes del territorio español.

Desde bien temprano, la localidad extremeña de Mérida se iba tintando de blanco y el verde por sus calles -y por más de una cuesta que había, todo hay que decirlo-. La afición del Córdoba CF se agolpaba en los alrededores del Estadio Romano José Fouto en busca de hacer previa para lo que podía suceder horas más tarde. Poco a poco y conforme el tiempo iba pasando, cada vez más cordobesistas llegaban a territorio foráneo y, a pesar de que el pitido inicial era a las 19:00, el partido comenzó con antelación. Casi la totalidad de los hinchas que se desplazaron en un día festivo para animar al equipo de su pasión recibieron al vestuario blanquiverde entre cánticos, mientras que los jugadores coreaban el propio himno del club cordobesista. Gallina de piel como diría aquel.

Por otro lado y sin entrar en especificaciones de lo que fue el partido, el Córdoba CF comenzó ganando el choque gracias a los cerca de 2.000 personas que se acercaron a animar al equipo dirigido por Germán Crespo. Sin embargo y durante la primera mitad, lo que ocurría en el Romano José Fouto era lo de menos. La hinchada cordobesista estaba atenta al móvil para saber lo que ocurría en el encuentro entre Villanovense y un Cacereño que, de no ganar su contienda -la cual comenzó una hora antes- ascendía directamente al conjunto blanquiverde sin importar lo que hiciese en territorio emeritense. Gracias a esto, el activo más valioso del club califal celebró, en primer lugar, el gol que adelantaba al equipo natural de Villanueva de la Serena y finalmente estalló de júbilo cuando este plantel marcó el segundo, cerrando matemáticamente la promoción cordobesa a Primera RFEF.

Lo demás, es historia. Todo lo que ocurrió en la segunda mitad -aunque sea utilizada para engordar los números de la entidad blanquiverde esta temporada- no sirvió para calmar ni alterar la alegría que había en la entidad blanquiverde. De hecho, era tal la emoción que, instantes antes de que los segundos 45 minutos comenzasen, el vestuario cordobesista al completo salió al césped antes de lo previsto para festejar la promoción a Primera RFEF. “A Tendillas, oe. A Tendillas, oe” era lo más cantado por una afición que, tras años donde ha llorado más que reído, donde ha sufrido más que festejado, donde ha visto como el club de sus amores era pisoteado en varias ocasiones, ha resucitado un día antes del Domingo de Resurrección. Quién lo diría, pero el Córdoba CF, ocho años después, ha conseguido un nuevo ascenso.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats