Crónica

Remontada al calor de Casas

Antonio Casas celebrando uno de sus goles

0

El quinto estaba en marcha. Pese a las altas temperaturas, el trabajo continúa para el Córdoba y ahora tocaba el turno de volver a El Arcángel para un nuevo amistoso. El mejor escenario posible aunque posiblemente en el peor momento posible. En plena ola de calor, tanto que incluso la hora del choque tuvo que retrasada, los de Germán Crespo afrontaban uno de los duelos más complicados que tenían previstos disputar, y este no era otro que el del Rayo Majadahonda, adversario de Primera RFEF. No obstante, como ya se ha dicho, el protagonista absoluto fue la climatología, al menos hasta el pitido inicial, puesto que fue en los prolegómenos del encuentro cuando se bajó por primera vez en todo el día de los 40º.

Pero este aspecto no pareció afectar en nada al choque, que tuvo un inicio eléctrico por parte de ambos, con sendos y rápidos contragolpes que sumaban ya en apenas dos minutos los primeros acercamientos a portería. Eso sí, sin peligro real. La puesta en escena evidenció que era el club madrileño el que estaba más rodado, con más amistosos a sus espaldas y demostrando ser equipo de una categoría superior. De hecho, apenas tardó en dejarlo claro a nivel cuantitativo.

La fluidez en el juego de los de Abel Gómez maniató a los cordobeses, y una gran jugada por banda derecha acabó en un centro con rosca y por bajo dirigido al segundo palo de la meta blanquiverde, donde lo remató a la perfección Raúl Sánchez para hacer el primero. Tocaría remar contra el gol y contra el marcador. Pero no se vino abajo el Córdoba, sino todo lo contrario, pues lo siguió intentando pese a la desventaja.

Se rehizo magníficamente el cuadro califa que, al menos, no se vino abajo tras el gol en contra. Así, la primera clara del partido para los de Germán Crespo llegaría cercana a los diez minutos, en un balón filtrado al área pequeña que controló a la perfección Casas. El rambleño se revolvió protegiendo el balón y la cedió para Javi Flores, aunque el de Fátima no encontró una buena posición de disparo tras hacer un mal control orientado. Con todo, el dominio ahora pasaba a ser claramente local. El propio Antonio Casas probó fortuna desde lejos, y minutos después fue Marín el que se internó por banda izquierda y puso a prueba al meta rayista.

Y entre la insistencia acabaría llegando el empate. Otra vez construyendo desde la banda, a De las Cuevas le cayó un balón que controló a la perfección y golpeó con todo lo que tenía. No obstante, el potente chut lo rechazó Gorka, aunque en segunda jugada fue Casas el que estaba en el sitio adecuado para marcar a placer su primer gol con la elástica cordobesa. Partido brillante del delantero de La Rambla. 

En este sentido, el encuentro ofrecía un escenario curioso, y es que el club que recibía era el que mejor parado salía de cada gol. Fue entonces el Rayo Majadahonda el que se repuso con una jugada a la contra que acabó en una excelente acción individual de Raúl Sánchez, que muy cerca estuvo de hacer el segundo, pero ahora se encontró con el cuerpo de Jaylan. Pero solo había sido un espejismo, ya que el Córdoba estaba mucho mejor sobre el césped de El Arcángel. Así se comprobó a la media hora de juego, de nuevo con Simo como protagonista, el cual habilitó perfectamente en un pase para Casas que al primer toque impactó un golpeo lejano imparable para Gorka. Resucitaban los de Crespo. Otra vez mejoraron los madrileños, que en dos jugadas de estrategia quedaron cerca de poner de nuevo el empate, sobre todo en una que se estrelló en el poste, aunque el primer tiempo murió con la mínima renta cordobesa. 

No fue tan vertiginoso el arranque en el segundo tiempo, ya que los dos conjuntos entraron al partido en un letargo prolongado. Parecía haberse vuelto más pastoso el encuentro, aunque el talento sigue siendo el talento. Y de eso anda sobrado Antonio Casas, que continuaba dando un recital de juego. Con mucha paciencia, el delantero controló ante la meta de Gorka y, cuando todo parecía que la iba a dejar para Luismi, leyó a la perfección la mala salida del portero y se giró para firmar su hat trick particular con absoluto placer.

Con la ventaja de dos goles y la inoperancia constante del Rayo Majadahonda, los minutos avanzaban en el feudo ribereño con completa tranquilidad para el espectador local, únicamente pendiente de mantenerse en todo momento hidratado y de disfrutar de lo que a partir de entonces fue ofreciendo el partido. Los cambios servían para dar refresco a un juego cada vez más espeso, y ya totalmente controlado. De hecho, a Crespo le dio opción incluso para variar a su tercer portero por otro guardameta del filial como era Barea. Entre suspiros, aplausos y movimientos continuos de abanicos finalizó un partido que mantiene el Córdoba en su propia escalada de crecimiento. Aún es pronto para ilusiones pero el camino sí que parece ir por el rumbo correcto. Y eso que el Rayo Majadahonda aprovechó el descuento y su superioridad en la estrategia para recortar distancias, aunque no le dio para el empate. Hoy todo salió al calor de Antonio Casas.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
13 de agosto de 2021 - 23:27 h