Insólito: sin fortín se hace fuerte en feudo ajeno

Los jugadores del Córdoba celebran un gol en Tamaraceite

Siempre que se habla del Estadio El Arcángel siempre se habla de fortaleza. De un feudo raramente expugnable; cuando se hace, suele costar Dios y ayuda para hacerlo. La afición del Córdoba aprieta y no deja que el equipo visitante juegue con tranquilidad. Sin embargo, esta temporada no ha sido así. Los puntos se escapaban con demasiada facilidad en un estadio muchas veces sin público o con restricciones de aforo. Claro está, ha sido un factor determinante en que sea la peor temporada en casa en relación a los puntos conseguidos como visitante. Pero no el único.

La confirmación de que el Córdoba siempre ha sido un conjunto que ha confiado sus posibilidades más a los partidos en el coliseo ribereño que fuera está más que constatada y así lo prueba la estadística. Según el compañero Álvaro Vega, @laligaennumeros en Twitter, este ha sido el tercer peor balance de puntos conseguidos en casa y fuera en los 66 años de historia blanquiverde. Una planificación mediocre, las restricciones por el coronavirus, la volatilidad del banquillo cordobesista y la inestabilidad deportiva han contribuido a que sea la mayor diferencia entre unidades ganadas como local y como visitante. Los 16 puntos sumados en El Arcángel más los 21 a domicilio así lo prueban; de hecho, han certificado el descenso a la cuarta categoría 35 años después.

Para ir a la última con balance negativo de puntos en casa y fuera no hay que irse demasiado lejos. Hasta siete años, donde, eso sí, el conjunto de los puntos fue inferior que al del resto de sus temporadas competidoras. Fue la nefasta campaña 2014-15 en Primera División, en la que se consiguieron nueve puntos en el feudo blanquiverde y 11 fuera. De hecho, el dato es aún más demoledor cuando se observa que sólo se vio una victoria en El Arcángel: el día previo al día de Reyes contra el Granada, donde valieron los goles de Nabil Ghilas y Florin Andone para sumar los tres puntos que, en aquella jornada 17, le ponían a un punto de la salvación. Quién le ha visto y quién le ve. En la segunda vuelta, se consiguió uno de los peores registros en la máxima categoría, con sólo dos puntos en toda la segunda vuelta. Ninguno fue en su estadio, ya que lo hizo con dos empates en Coruña (1-1) y Villarreal (0-0).

La anterior corresponde, al igual que la 2020-21, a Segunda División B. Fue aún con la resaca del descenso doloroso en casa ante el Valladolid en la última jornada de la campaña anterior. La 2005-06 inició con Quique Hernández en el banquillo cordobesista, aunque sólo duró 9 partidos en el cargo: el mal inicio, con ningún triunfo en casa, trajo consigo a Pepe Escalante, su sustituto. La primera suma de tres en El Arcángel aquel año no llegó hasta noviembre, para luego no conseguir retornar de rebote inmediato a Segunda División tras el empate en Almansa. Causa de ello fue, a tenor de su gris comienzo como local, el balance negativo de sus puntos. En fase regular ganó 26 puntos, mientras que hizo 29 a domicilio. De hecho, este registro pudo estar igualado de no ser por la derrota en la última fecha contra el Écija (2-4).

Si uno quiere ir a anteriores registros...no hay. Estas son las únicas tres temporadas en las que el Córdoba ha conseguido menos puntos en casa que a domicilio en liga regular. Así, la fortaleza del Arcángel no ha sido una leyenda urbana nunca, si bien las tres temporadas en las que se alcanzaron estas cotas se consideraron y consideran como fracaso -todas con sus particulares condicionantes-. Ahora en Segunda RFEF podría tener el factor casa a favor dada la diferencia de campos que tendrán sus rivales en la cuarta categoría. Eso sí, se supone que el Córdoba tiene una lección aprendida: no se gana por su nombre ni por el de su estadio.

Etiquetas
Publicado el
3 de junio de 2021 - 05:45 h