El caso Guardiola, listo para el carpetazo

Sergi Guardiola, en un partido con el Córdoba de la pasada campaña | ÁLEX GALLEGOS

De una semana para la siguiente, todo cambia. O puede hacerlo, pues resta que todo quede definitivamente sellado. El caso Guardiola está listo para el carpetazo, toda vez que tanto el Córdoba como el Valladolid, con el visto bueno del futbolista, ya pactaron su acuerdo de traspaso. El fichaje por parte del conjunto pucelano está atado, si bien “faltan matices”. La situación en este sentido, que lleva directamente a la relación entre la entidad califal y el Getafe, no debe alargarse en exceso. Tanto es así que durante las próximas horas -entre este jueves y el viernes- todo ha de quedar solucionado y el balear ha de ver confirmada su contratación por parte del club pucelano. La operación está cifrada en algo más de cinco millones, una cantidad que supone el tan buscado y deseado alivio económico para el cuadro califal.

Los acontecimientos se suceden velozmente desde la noche del martes, cuando se conoció que las negociaciones entre el Córdoba y el Valladolid habían fructificado. De hecho, diversos medios cordobeses apuntaron que la operación estaba prácticamente cerrada. La cuenta atrás para rubricarla arrancaba entonces, momento en el que se supo además que la cuantía del fichaje estará ligeramente por encima de los cinco millones de euros. Entre esas informaciones hubo que incluir después una de El Día de Córdoba, que publicó la posibilidad de que Álvaro Aguado entrara también en el acuerdo entre blanquiverdes y pucelanos. En ese instante restaban por cerrar los ya tradicionales flecos, en los que entraba -y entra- en escena el Getafe. Porque antes de cerrar la incorporación de Sergi Guardiola al cuadro castellano leonés toca resolver la cesión del delantero al conjunto madrileño.

En este punto surgían esos matices de los que habló el miércoles el director deportivo del Valladolid. El Getafe está dispuesto a consentir la ruptura del préstamo del balear, pero con una contraprestación. Ésta pasaría porque sean perdonados los 250.000 euros que habría de abonar al Córdoba por la cesión y, probablemente, convencer al club califal de que desista de su idea de denunciar que anunció su presidente, Jesús León, tiempo atrás. Esta última advertencia se dio hace algunas semanas, si bien la pasada semana el mandatario blanquiverde admitió que la situación era otra en pos de llevar a buen puerto los deseos de la entidad, del Valladolid y del propio futbolista, que mostró públicamente su aspiración de vestir de blanquivioleta.

Precisamente cuando Sergi Guardiola expresó dicha pretensión también habló de las dificultades que ponía el Getafe. Lo hizo en unas declaraciones al diario La Verdad de Murcia. “El Getafe se niega a dejarme salir”, afirmó entonces. Pero ni él ni en las otras dos partes, el Córdoba y el Valladolid, perdían las esperanzas. Quizá porque desde Pucela habían decidido apostar fuerte por el atacante. En el club del Zorrilla tienen al que fuera pichichi blanquiverde la anterior temporada como una “prioridad”. Pero, es siempre preciso mantener la prudencia. “Si se piensa en el chaval, en su familia y en el Córdoba, se debería solucionar. Ésa es la realidad. Pero si uno piensa en otras cosas… Nosotros estaríamos muy contentos si el chaval viene”, explicó Miguel Ángel Gómez, director deportivo de los blanquivioletas el miércoles.

“Estamos llevando el tema muy bien y tenemos todos claro dónde está el matiz. Hay mucha gente de acuerdo y sólo queda un matiz”, insistió Gómez después. De ahí que quisiera mantener la idea de que “todavía” no hay nada cerrado. No lo está, pero casi. Pues lo único que falta, al menos lo más importante, es precisamente el acuerdo entre el Córdoba y el Getafe, el cual no tendría que tardar en producirse. No al menos si se tiene en cuenta que la entidad madrileña ya se mostró predispuesta a facilitar la salida del jugador si había oferta de compra. Aunque días después su presidente, Ángel Torres, afirmara en Cordobadeporte.com que contaban con el balear y no saldría. Los hechos ahora son muy diferentes, tanto que en principio el fichaje debe ser un hecho en breve tiempo -entre este jueves y el viernes-. Eso sí, y que nadie lo olvide, todo va a depender, al menos en teoría, de que el propio Valladolid cierre el traspaso de Calero o de Rubén Alcaraz para poder acometer la operación con garantías –por eso del límite salarial, que tiene apurado-.

Etiquetas
stats