A la carretera por “un sentimiento que no entiende de categorías”

Aficionados del Córdoba en un desplazamiento de la pasada campaña | FRAN PÉREZ

Más de uno y de cien son los que tienen previsto participar del viaje. Así es después de que el martes fueran ya en torno a 200 las entradas reservadas con tal motivo. En la hoja de ruta aparece como primer destino Villarrubia de los Ojos, una localidad de Ciudad Real con poco más de 9.900 habitantes que aguarda la cita con emoción. Es en su campo, de estreno en Segunda B, donde el Córdoba va a debutar esta campaña como visitante. También lo va a hacer su afición. El cuadro califal tiene asegurado el aliento de los suyos en tierras manchegas, un hecho que es muestra irrefutable de una fidelidad que va más allá de divisiones.

Esto sí que es una auténtica caravana de valientes. Lejos queda la historia épica de la salvación en Segunda A de hace dos temporadas. Ahora toca recorrer una Segunda B recóndita tras doce años en el fútbol profesional. La afición del Córdoba está dispuesta a hacerlo sin dudar. Como ejemplo la respuesta que por el momento da para el duelo en Villarrubia de los Ojos, también gracias al gentil esfuerzo del club ciudadrealeño -en superiores competiciones muchos han de aprender-. La entidad manchega pone a disposición de los seguidores blanquiverde un total de 800 entradas, lo que supone hoy por hoy casi la mitad de su aforo. La capacidad de su estadio está en 1.680 tras la colocación de gradas supletorias y la intención es ampliar por encima de los 2.000.

El caso es que la hinchada califal va a responder a su manera y se va a lanzar a la carretera para un trayecto de unos 250 kilómetros. Son algo más de dos horas y media de desplazamiento para un partido de Segunda B. ¿Y qué? "Poco importa la categoría. El Córdoba es un sentimiento que no entiende de categorías. Yo empecé en Segunda B, la de los noventa, así que no me va a asustar ir a campos pequeños", expresa uno de los aficionados con más rodaje hecho. Es Javi Jiménez, quien con su Tiburón -su coche- se planta donde corresponda. Da igual la distancia, como si el destino está en la Conchinchina. El sábado va a ser uno de los cientos de seguidores del conjunto blanquiverde que presencien el partido en Villarrubia de los Ojos (20:00).

Viaja porque siente que ha de hacerlo, como otros muchos, pese a la situación que atraviesa el Córdoba en el plano institucional. "La temporada la encaro con la tristeza de todo lo que está rodeando al club en lo extradeportivo. Lo de este verano está superando todas las expectativas", afirma Javi Jiménez. Pero para él, que pertenece a Cordobamanía por cierto, lo importante es "hablar de fútbol". En ello piensa con una mentalidad muy necesaria en el regreso de la entidad califal a Segunda B. "Hay que ir con humildad. Aunque nos veamos en un campo pequeño y modesto como éste, el Villarrubia está en la misma categoría que nosotros. Como vayamos con aires de grandeza nos pueden dar en el lomo", resalta.

Su pensamiento es el que debiera tener desde hace semanas toda una afición que "está muy quemada por todo lo que está pasando estos años, no sólo este verano" pero que sigue junto al equipo. "Eso por un lado, por otro también está deseando ver buen fútbol y disfrutar con el Córdoba", considera Javi Jiménez. La receta para que la ilusión no se pierda, aun en medio de la tempestad, es la colección de triunfos. "Creo que en cuanto enganchemos dos o tres victorias va a responder (la hinchada) en el campo", apunta quien maneja el volante del famoso Tiburón.

El cuadro califal tiene la opción de encadenar dos en Villarrubia de los Ojos en un choque para el que Javi Jiménez se atreve a vaticinar que "se van a agotar las 800 entradas que dan". Quizá no se alcance tal cifra, pero lo seguro es que "allí estará la afición del Córdoba demostrando que es una de las mejores de España". Lo dicho, sin que importe la categoría ni el destino, el cordobesismo se lanza a la carretera.

Etiquetas
stats