Borja y Vallecas, una historia de sueños de fútbol

Borja García, tras marcar un gol con el Córdoba. | MADERO CUBERO
El punta cordobesista se medirá este domingo al equipo en que se formó como futbolista y en el que empezó a brillar | Fue internacional sub 19 cuando militaba en el filial madrileño

Quizá cuando visitó El Arcángel a comienzos de septiembre de 2010 no fueran muchos los que le conocieran. Entonces sólo acumulaba dos apariciones en Segunda A. Aquel día sumó su tercer partido en la categoría de plata y lo hizo de la mejor forma posible: marcó dos goles que abrieron el camino de una remontada que completó en el último suspiro Armenteros. Corría la segunda jornada del campeonato 2010-11 y el Rayo Vallecano se impuso por 2-3 después de superar un desfavorable 2-0. El gran protagonista esa tarde fue un joven que una temporada después se erigió en intérprete principal de una película que todavía se recuerda a orillas del Guadalquivir. Brilló en ese encuentro Borja García y lo volvió a hacer también a lo largo de todo la siguiente campaña con el Córdoba, con el que este domingo se volverá a medir a su ex equipo, el mismo con el que logró dar su primeros pasos en el fútbol profesional. Apenas tenía 18 años cuando jugó por primera vez en tierras califales.

Sólo unos meses antes le ofreció la oportunidad de debutar con el primer conjunto del Rayo Vallecano Pepe Mel. Fue el técnico madrileño quien abrió la puerta de Segunda A para el atacante, que se estrenó en la última jornada de la temporada 2009-10. Jugó 11 minutos en el choque que enfrentó al cuadro vallecano con el Zaragoza, que acabó con empate a dos. El siguiente curso, José Ramón Sandoval no se olvidó de él y al inicio de campeonato fue titular indiscutible. Poco a poco perdió peso en una escuadra que cerró la campaña con el ascenso a Primera. Participó un total de 29 partidos y anotó tres tantos. En Córdoba se fijaron en el joven extremo y lo firmó, quizá sin saber que brillaría de manera especial en el ejercicio de ‘la ilusión ni tocarla’. De aquellos días a estos, Borja García también tuvo un paso por el Real Madrid Castilla, al que llegó procedente de un cuadro califal al que retornó el pasado verano. Este domingo, vestido de blanquiverde se enfrentará al equipo en el que se crió y con el que logró iniciar su camino en el fútbol profesional.

Esta vez el Córdoba y el Rayo se medirán en Primera, categoría en la que debutaba esta temporada un futbolista que ya apuntaba maneras cuando militaba en el segundo equipo vallecano. Entonces, actuó con la selección española en la fase de clasificación para el Europeo sub 19, a disputar en 2008 en la República Checa. De esta forma, antes de dar el salto a Segunda A ya había logrado ser internacional en categorías inferiores. Pero aquello quedó en el recuerdo para un futbolista que ya cuenta con 24 años y que este curso escaló un poco más en su trayectoria al participar en la elite del fútbol nacional. En su segunda etapa con los blanquiverdes no lució de la manera en que lo hiciera en la anterior y llegó a quedar en un claro segundo plano. Aun así, jugó un total de 26 encuentros de Liga -más otro de Copa- y marcó un tanto. El domingo, en la que quizá pueda ser su despedida de El Arcángel, tratará, si es de la partida, de fastidiar al que fuera el conjunto con que por vez primera pisó el verde del coliseo ribereño. Será, por tanto, un duelo especial para Borja García. El jugador está viviendo un año amargo, en el que las expectativas deportivas frustradas se han unido a duros trances en el aspecto personal y familiar. Este fin de semana puede tener noventa minutos para entrar en otro mundo, como cuando era un niño que jugaba en Vallecas.

Etiquetas
stats