Borja y el Córdoba ponen a prueba la fuerza de su amor

Borja, en su presentación en el Córdoba el pasado verano | MADERO CUBERO
El punta madrileño, tras su año de cesión por parte del Real Madrid Castilla, se perfila como uno de los pilares de futuro del club blanquiverde, que tiene una opción de compra

No hay equipo en el que haya disputado más partidos oficiales (73, por 66 en el Real Madrid Castilla y 30 en el Rayo), ni haya marcado más goles (20, por 11 en el filial blanco y 3 en Vallecas) ni, por supuesto, haya alcanzado un rango de ídolo entre los aficionados que en el Córdoba CF, el club que ha marcado la trayectoria profesional de Borja García. A sus 25 años, el punta de Villaverde se encuentra en una encrucijada. Ha terminado su campaña de cesión en El Arcángel y debe volver a las filas del Real Madrid, donde tiene contrato en vigor hasta 2016. Hasta ahí, todo bien. Pero el porvenir no parece nada claro para el extremo madrileño, ante el que se abren varios caminos sin que en algún caso tenga autonomía plena -de momento- para decidir qué rumbo tomará. El Córdoba dispone de una opción de compra que podría ejecutar en las próximas semanas.

No se plantea, por razones obvias, un porvenir en la primera plantilla del conjunto del Bernabéu. Ni siquiera el cambio de técnico, con la llegada de Rafa Benítez en lugar de Carlo Ancelotti, parece que pueda abrir alguna puerta para Borja. Sí se puede dar la opción de que el club blanco le busque una nueva cesión. Enviarle al filial no resulta procedente, toda vez que el equipo entrenado por Zinedine Zidane no ha conseguido el objetivo de salir de la Segunda B. Para un jugador que ha disputado 28 encuentros de la máxima categoría en la recién concluida temporada, caer a la división de bronce en una formación de chavales no es un desafío muy seductor. Dando por sentado que Borja no seguirá en el Madrid y que le queda una temporada de contrato, la que viene, la opción de continuar en el Córdoba no es descartable por ninguna de las partes. Será, en todo caso, una determinación que tendrá que tomar el nuevo director deportivo, Emilio Vega, en consenso con el entrenador que se haga cargo de la plantilla.

El Córdoba ha sido el equipo que ha dado a Borja la oportunidad de jugar en Primera División y también en el que disputó su temporada más brillante. En la Liga 11-12 fue uno de los jugadores estelares en el conjunto entrenado entonces por Paco Jémez, donde llegó a marcar 17 goles (15 en Liga) actuando como medio por la banda derecha o mediapunta, principalmente. Después de haber debutado en el Rayo Vallecano a las órdenes de Pepe Mel, el habilidoso jugador, una de las perlas de la cantera del club madrileño, salió de la entidad después del ascenso a la élite. Con 20 años y un pasado como internacional en categorías inferiores, el Córdoba le reclutó para el primer proyecto de Carlos González al frente de la entidad. El resultado fue magnífico. Con el cuadro blanquiverde intervino en 44 partidos y su catálogo de virtudes futbolísticas llamó la atención de todo el cordobesismo, que le convirtió de los ídolos de una campaña para el recuerdo.

Su etapa en blanquiverde resultó corta. En verano de 2012, después de que su nombre sonara para varios equipos de Primera y algún extranjero, Borja fue fichado por el Real Madrid para integrarse en su filial por una cantidad que rondó el millón de euros. En Valdebebas, su progresión se detuvo en la temporada 13-14, en la que solo disputó 22 partidos (2 goles) en un filial blanco que terminó descendiendo a Segunda B. En la anterior, bajo las órdenes de Alberto Toril, jugó 41 partidos y marcó 9 goles, aunque su protagonismo decreció al lado de talentos como Jesé o Morata. En el Córdoba, en su estreno en Primera, no tuvo un desempeño deslumbrante. Nadie lo tuvo en el equipo blanquiverde, que terminó descendido con un pésimo balance de 20 puntos y sólo dos obtenidos en la segunda vuelta. Si a Borja le quedó un sentimiento de revancha, podría tener la ocasión de cumplirla en el mismo estadio en el que un día se coreó su nombre.

Etiquetas
stats