Un año de contrastes: el baloncesto cordobés, ejemplos para crecer

Imagen de un partido del Milar Córdoba

La temporada 2021-22 ha tenido más sombras que luces para el baloncesto cordobés. No son muchos los equipos que han logrado alcanzar sus objetivos marcados a comienzos de campaña, aunque hay un foco que guía a todos los demás y que ha conseguido asentar las bases de un futuro más que esperanzador. Cada día se ve más cerca que una división profesional vuelva a disfrutarse en la ciudad, reto que se ha marcado lograr el Milar Córdoba, que en su segundo año de vida ya se codeó con equipos de mucho nivel en el terreno estatal. Un paso ascendente que se ha contrapuesto con el rendimiento de los equipos masculinos, los cuales no han podido cosechar sobre la cancha los desafíos que se habían propuesto.

El Milar Córdoba, una realidad cada vez más potente

Hace poco menos de dos años nacía el Córdoba Baloncesto Femenino tras la unión de los equipos senior del Maristas y el Adeba, y muchas fueron las voces que opinaron al respecto. Había quien se alegraba realmente del paso adelante de ambos clubes y comenzaba a vislumbrar un nuevo futuro de alto nivel en Córdoba, al tiempo que otros auguraban que la fórmula no iba a funcionar. Con todo, hasta la fecha, el tiempo ha dado la razón a los primeros, ya que el cuadro califa sigue cumpliendo metas. Después de alcanzar el ascenso el pasado año desde la N1, la reestructuración de la FEB le hizo competir este año en LF2, tercera categoría nacional, y las de Antonio Quintero se marcaron como desafío principal la permanencia. Un hito que alcanzaron con solvencia, por lo que se podía, incluso, soñar con algo más.

La pelea por el play off de ascenso se peleó hasta el último momento, aunque finalmente no se pudo obrar ante equipos de altísimo nivel como Costa de Almería, Unicaja, Tenerife, Arxil o Melilla, firmes aspirantes a la promoción. De este modo, el balance para las cordobesas las dejó en una más que meritoria séptima posición con 39 puntos, a solo cinco del cuarto clasificado y con un optimismo máximo para seguir creciendo. El Colegio Cervantes sigue soñando en grande con su equipo, el gran referente del baloncesto en la provincia y que está cada vez más cerca de volver a traer canastas profesionales a Córdoba.

El Peñarroya se deshace en la EBA

No pudo mantener el tipo. Ya la primera temporada -de regreso tras varios años- del Climanavas Agrometal Peñarroya en la Liga EBA fue complicada, con un rendimiento irregular, aunque con una notable recta final en la que consiguió la permanencia. Y la segunda ha acabado por confirmar los malos presagios. La salida de varios jugadores importantes afectó mucho al plantel minero, que no encontró sensaciones positivas prácticamente en ningún momento. De hecho, el equipo ocupó la última plaza del Grupo D-A de la cuarta categoría nacional durante la mayor parte de la campaña, lo que propició, incluso, un relevo en el banquillo. Lo cierto es que mejoró el equipo, pero ni así se pudo lograr el objetivo de la salvación. Al final, el Peñarroya hincó la rodilla en lo más profundo de la tabla clasificatoria tras un pobre balance de solo 5 victorias y 17 derrotas. Sea como sea, lo cierto es que la intención del club pasa por volver a competir en EBA, y en esas andan negociando después de perder los derechos deportivos.

Ambición e irregularidad en la N1

Se esperan muchos cambios para la siguiente campaña en el cajón de sastre en la N1. Eso sí, en la categoría masculina, que va a sufrir una verdadera remodelación. Uno de los saltos más destacados ha sido el del UCB, que con Rafa Gomáriz a los mandos ha pasado de ser el peor cordobés en dicha división, al mejor. Y aún así, los colegiales no han podido lograr el reto de clasificarse para el play off de ascenso, tras acabar terceros (pero no siendo el mejor entre los otros grupos) del Grupo A con 38 puntos y 16 victorias y 6 derrotas. Positivo bagaje que afianza la intención de la entidad de dar el salto de categoría. De hecho, además del Peñarroya, otros dos planteles quieren competir el año que viene en EBA. Uno es el propio UCB, quien estaría cercar de adquirir los derechos del Estepona. Por su parte, el tercero en cuestión sería un club nuevo y que va a salir del acuerdo alcanzado por el Coto Ciudad de Córdoba y el Colegio Virgen del Carmen. En lo que respecta a los primeros, su rendimientos fue de menos a más tras la incorporación del norteamericano Xavier Tirrel Newson, aunque solo les dio para acabar sextos con 32 puntos y un balance de 10-12. Pero la idea pasa por seguir creciendo y lo harán de la mano del cuadro colegial, que en su caso finalizó octavo con 31 puntos y 9-13. Un poco más abajo, en décimo lugar, cierra el Maristas con 30 puntos y 8-14.

En lo que a la categoría femenina se refiere, el UCB consiguió una meritoria quinta posición en su primera andadura en la N1. 20 puntos obtuvieron las de Inma Maestre con 6 triunfos y 8 caídas, una estadística idéntica a la del Adeba, que en su casó cayó hasta la sexa plaza debido a la diferencia de puntos entre ambas escuadras.

Etiquetas
stats