El Arcángel agota entradas por cuarta vez

Un joven hincha cordobesista muestra un cartel animando al goleador Sergi Guardiola | ÁLEX GALLEGOS

Lo del Córdoba va de récord. El club ha colgado por cuarto partido consecutivo el cartel de “localidades agotadas”. El equipo está en puesto de descenso y a una considerable distancia de la zona de permanencia, pero se ha creado una atmósfera de positivismo que ha desembocado en el clásico y maravilloso exceso cordobés. El fútbol se sostiene en esta ciudad por cosas como ésta. Los jugadores llevan dos días de descanso después de su triunfo en Alcorcón, vuelven al tajo y se encuentran con que la afición ya ha asegurado el lleno para el domingo. Nadie podrá decir que no existe fe en el milagro. Entre los precios imbatibles -dos entradas a un euro cada una, en promoción exclusiva para abonados- y el par de triunfos de los hombres de Sandoval, el cordobesismo ha encontrado el motivo para componer el próximo domingo, a partir de las seis de la tarde, un escenario magnífico ante el Lugo.

En los tres partidos anteriores se terminó el papel en las taquillas, pero hubo huecos vacíos en la grada. Ante el Barcelona B se registró, por los tornos, una afluencia de 17.547 espectadores. Ha sido la mejor de la presente campaña. En el siguiente duelo, ante el Granada, hubo 16.783 y en el más reciente, contra el Real Valladolid, se ocuparon 14.670 asientos. Ante el filial azulgrana y el cuadro nazarí, el Córdoba sufrió sendos golpes con derrotas en los últimos instantes (1-2). Contra los castellanos, sin embargo, hubo remontada y triunfo por 2-1. Con idéntico marcador y formas, el Córdoba se impuso en Alcorcón. El nivel de ilusión ha experimentado una subida sobresaliente. En plena reacción, en casa, y con un rival directo en el horizonte -la siguiente salida es a Tarragona-, el Córdoba puede conseguir su sueño de llenar el campo. Y esta vez, de verdad.

Etiquetas
stats