Los restauradores andaluces se asocian para luchar contra el intrusismo profesional

Presentación de la filial cordobesa de ACRE en el Museo Arqueológico | ÁLEX GALLEGOS

La asociación profesional de conservadores-restauradores de España ACRE ha presentado este miércoles en el Museo Arqueológico de Córdoba la filial andaluza, ACRE Andalucía, una  iniciativa que responde a las dificultades que viene constatando este colectivo para el desempeño de su actividad profesional en la Andalucía.

Tal y como han explicado desde la asociación, los profesionales en conservación-restauración ven “con preocupación cómo se dañan de forma reiterada” sus derechos y “se minusvalora” su profesión, “cuyo papel fundamental es la preservación del patrimonio cultural en beneficio de la sociedad”.

La situación de estos profesionales se complica aún más en el sector público donde se enfrentan “a licitaciones y proyectos de ejecución irregulares y a organismos encargados de informar las intervenciones y comisiones provinciales de patrimonio histórico que visan proyectos o propuestas sin tener un conservador-restaurador entre sus componentes”. A todo esto se suman “los graves efectos que para este colectivo tiene la nueva Ley de Contratos del Sector Público”.

La asociación se estructura en ocho programas específicos con cuatro líneas maestras: la defensa de los conservadores-restauradores ante todo tipo de irregularidades que menoscaben o dañen sus intereses profesionales; la defensa y promoción del Patrimonio Cultural de Andalucía y del resto de España, promoviendo su valoración e interponiendo las medidas necesarias para evitar, o en su caso denunciar, los daños a que los que son sometidos; la exigencia de una regulación, unificación y homologación de la profesión; y la divulgación a la sociedad de las competencias, capacitación y facultades, de los conservadores-restauradores, para que se reconozca el trabajo que desarrollan como profesionales altamente cualificados.

Etiquetas
stats