Pájaro y El Niño de Elche se apuntan al Fresco de Pozoblanco

Pájaro.
El festival alcanza su segunda edición con un cartel al que se suma Catenaccio | La cita, el próximo sábado en Pozoblanco

Pájaro, el Niño de Elche y Catenaccio se apuntan al festival Al Fresco de Pozoblanco. La cita será el próximo sábado a partir de las 22:00 en el parque de La Salchi de la localidad vallesana. El festival Al Fresco alcanza con este cartel su segunda edición.

Andrés Herrera, al que le gusta que todo el mundo le llame 'Pájaro', ha crecido entre grandes maestros de la música. Con su guitarra ha acompañado a artistas de la talla de Silvio, Raimundo Amador o Kiko Veneno.

Sus manos han estado continuamente pegadas a la guitarra hasta que en 2012, y superando la cincuentena, decidió volar en solitario y hacer su propia música desde cero. Ahora, inmerso en la promoción de su segundo disco, He matado un ángel, se permite el lujo de tomar distancia y plantear algunas reflexiones.

Sevillano de nacimiento y espíritu creció escuchando las bandas sonoras de las películas que su padre proyectaba. Un bajage musical salpicado por mucho rock, pero también por los tambores y cornetas de la Semana Santa de la capital andaluza.

“Después de cuatro años sin lanzar nuevo material, 2016 se abre en canal con el flamante ”He matado al ángel“ (Happy Place Records). Y es que la espera a la que nos ha sometido Pájaro confirma las mejores expectativas: Andrés Herrera y los suyos han gestado un segundo disco de los que se clavan en la médula. Y no, no es ninguna broma; ha merecido la pena todo este tiempo escondido en el nido, empollando lo que en breve será uno de los mejores trabajos de rock facturados en nuestro país.

Como un halcón, con las plumas relucientes y los espolones afilados como cuchillos, Pájaro vuelve a alzar el vuelo con un puñado de canciones tan rotundas y emocionantes que ya nada volverá a ser lo mismo en este páramo que es la música de acento andaluz.

”He matado al Ángel“ es una cabronada de disco donde el blues se cruza con el tropicalismo, el swing, el surf y la tarantela de navajazo y lupanar. Una obra brillante y atemporal pergeñada con nocturnidad y alevosía, en comunión con un rosario de colaboradores del calibre de Guadalupe Plata, Julián Maeso, El Twanguero, Los Saxos del Averno, Los Quiero y el trompetista Ángel Sánchez. De veras, no estáis vacunados contra esto. Y pronto lo comprobaréis.”

Texto: Emilio R. Cascajosa

NIÑO DE ELCHE

“Las etiquetas muchas veces asfixian más que esclarecen”, comenta Niño de Elche. Experimentación, improvisación, electrónica, rock, danza,…la actividad a lo largo de 2015 ha sido frenética. A mediados del pasado año ya habían visto la luz propuestas como ‘Strates’ junto al guitarrista francés José Sánchez, ‘Calle de Arriba, 73’ una cassette editada por Knockturne Records con improvisación en la casa natal de Miguel Hernández, junto a Seidagasa y el documental ‘Sobre MH’, una de las piezas que daba por finalizado el proyecto sobre el poeta de Orihuela, y que arrancara en 2013 con la publicación de su segundo trabajo discográfico.

‘Voces del Extremo’, aparece en abril con producción de Daniel Alonso (Pony Bravo) en colaboración con Raúl Pérez y Darío del Moral, grabado y mezclado en el estudio La Mina (Sevilla), masterizado por Cem Oral en Jammin Masters (Berlín) y editado por Niño de Elche en colaboración con Telegrama Cultural, para acabar convirtiéndose en mejor disco del año para medios como Rockdelux, Hoy Empieza Todo, El País, Hipersónica, Blisstopic o El Enano Rabioso, por citar algunos. Además de aparecer en las listas de publicaciones como Mondo Sonoro, Indienauta, notodo.com, eldiario.es, C!razyMinds, Alta Fidelidad o El Cultural. Además de hacerse con el Premio Ruido, otorgado por la Asociación de Periodistas Musicales.

‘Raveridal’, otro de los proyectos enmarcados en 2015, en el que comparte escenario y experiencias con Los Voluble, presentado en el marco del Sónar Festival, ha sido señalado como el mejor concierto del pasado año por Rockdelux, mérito compartido con la presentación en directo de ‘Voces del Extremo’ con sold out en la barcelonesa Sala Apolo o la m!adrileña Sala el Sol, dentro de un calendario plagado de fechas.

En el ámbito de las artes escénicas Niño de Elche ha compartido escenarios con Juan Carlos Lérida en la propuesta ‘Al Cante, o con la coreógrafa María Muñoz en ‘Siete Lunas’, sin dejar de lado su paso por el Festival de Avignon con el espectáculo ‘Rave’ junto a Matej Kejzar.

2016 se presenta plagado de oportunidades para ver en directo ‘Voces del Extremo’ ya confirmado en festivales como el Gijón Sound Festival o el Sonorama, pero que también podrá verse en ciudades como Zaragoza, Valencia o Mataró. Niño de Elche compagina los directos centrados en trabajos concretos, veáse ‘Voces del Extremo’ o ‘Raverdial’, con propuestas más experimentales, junto al guitarrista Raúl Cantizano (bulos.net) o a través de sus colaboraciones con otros artistas vinculados a las artes escénicas o literarias. !

En la discografía de Niño de Elche se encuentran trabajos como ‘Mis primeros Llantos’ (NDE-Dienc, 2007), ‘Sí, a Miguel Hernández’ (NDE-El Rancho Editorial, 2013), así como propuestas más cercanas al ámbito de la improvisación junto al grupo Seidagasa en ‘Las malditas órdenes del coronel’ (NDE-Seidagasa, 2013), ‘Strates’ (Natural Artifice, 2015), ‘Calle de Arriba, 73’ (NDE-Knockturne Records, 2015) y ‘Voces del Extremo’ (NDE-Telegrama, 2015). Por el momento.

CATENACCIO

Catenaccio es un grupo formado por Antonio Agredano, David Molina y Antonio Jesús Moreno. Los dos primeros son ex-componentes del grupo cordobés Deneuve, recientemente disuelto, y que publicó 5 discos entre 2002 y 2012 con el sello zaragozano Grabaciones en el Mar. El tercero es baterista del grupo cordobés Algunos Hombres, con quién ha publicado recientemente el primer LP de la banda, bajo el sello “La Mina Producciones”.

Tras la disolución de Deneuve, David comenzó a componer nuevas canciones y tras lograr un puñado de ellas, se unió a Antonio Jesús para producir las primeras y trabajar las bases rítmicas. La idea del grupo fue haciéndose más sólida, y pronto contaron con la presencia de Antonio Agredano al bajo para completar un formato trío que se hacía indispensable para el crecimiento del grupo.

Tras los primeros conciertos, deciden pasar unos días en el estudio sevillano “La Mina”, de Raúl Pérez, para grabar el primer EP con la producción de Nacho García Velasco. Balas Perdidas es el resultado. Una breve colección de canciones, una reveladora muestra de lo que quiere el grupo. Canciones directas en su mayoría, sencillas de digerir y con un punto de vista irónico y costumbrista en las letras. En otras ocasiones el grupo muestra su sensibilidad en canciones de mayor recorrido, tiempos medios y arreglos más sutiles y paisajísticos.

Etiquetas
stats