India Martínez habla sobre su videoclip: “Uno de los propósitos era visibilizar Las Palmeras”

Frame del vídeo 'La Gitana' de India Martínez

La cantante India Martínez irrumpía el pasado 24 de mayo con La Gitana, un videoclip que en Córdoba se ha seguido muy de cerca ya que fue el escenario elegido para su grabación. Días después y tras más de un millón de visitas en Youtube, la artista ha confesado que “uno de los propósitos” de La Gitana era visibilizar Las Palmeras ya que es ahí donde se ha rodado buena parte del videoclip y en la que han participado decenas de vecinos.

Así lo ha manifestado a través de su perfil de Twitter e Instagram, donde ha dicho que sólo dándole voz a los residentes de esta zona se puede “acabar con la exclusión social” para que los vecinos “puedan seguir creciendo y luchando por sus derechos”. El videoclip ha sido rodado íntegramente en Córdoba gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Córdoba, al Instituto Municipal de Turismo de Córdoba y a Córdoba Film Office. Con él, la artista potencia el patrimonio histórico, cultural y social de la ciudad, con la aparición de Medina Azahara, el Puente Romano y San Rafael, la fachada de la Mezquita de Córdoba y Las Palmeras.

A través de Twitter, además, Martínez ha felicitado a la Universidad de Córdoba (UCO) por la segunda edición de un proyecto dirigido a mejorar el desarrollo económico de los niños de este barrio de Córdoba, el quinto más pobre de España según un estudio de la Universidad de Loyola.

https://youtu.be/Yw0fRS9wShY

Las Palmeras es uno de los barrios que, año tras año, forma parte de los rankings de pobreza, de absentismo y de fracaso escolar. En la actualidad, y según dicho estudio, viven entre 2.500 y 3.000 familias con menos de 1.000 euros al mes y el 80% de esas familias necesita ayuda para llegar a final de mes ya que sólo una cuarta parte de los vecinos trabaja y la tasa de paro en los jóvenes es del 83% y en los mayores de 55 se alza hasta el 93%.

Otro informe, El barrio con mayor fracaso escolar de Europa: Las Palmeras -del educador social Manuel Ríos y de la maestra de Pedagogía Terapéutica del IES Clara Campoamor Violeta Veredas- señala que  la tasa de absentismo escolar en el distrito Poniente Norte es de un 14,10% y en los CEIP de Las Palmeras de un 26,71%. Sobre el abandono escolar, este informe cifra los datos en más del 99% en los dos colegios del barrio y apunta una cuestión diferenciadora a otros países de la Unión Europea: en Las Palmeras abandonan los estudios más chicas que chicos, algo que puede responder a los embarazos prematuros  -entre los 13 y los 16 años- que se producen en esta zona.

Por otro lado, sigue arraigada la cultura de que las niñas han de quedarse en casa para ayudar en las tareas de cuidados a partir de que tienen una edad que suele coincidir con su entrada en la Educación Secundaria, por lo que presentan más absentismo y abandonan la escuela antes que los chicos“, sostienen en la publicación.

Proyecto de la UCO para Las Palmeras

Las becas del proyecto Las Palmeras de la UCO -que fueron aprobadas el pasado martes-, iniciado el pasado año fruto del convenio suscrito entre la institución académica y la asociación vecinal Unión y Esperanza, buscan mejorar las condiciones de vulnerabilidad social y económica de las familias que habitan en esta barriada cordobesa. En concreto y con el fin de remover los obstáculos que impiden el desarrollo integral y académico de los niños de este barrio, ambas partes han acordado la realización de una labor de tutela y acompañamiento académico y personal para facilitar a estos menores la consecución de estudios universitarios que les permita acceder a un futuro laboral mejor que repercuta en la propia mejora del barrio y la concesión de ayudas para que puedan proseguir sus estudios preuniversitarios con el objetivo de su posterior incorporación a la Universidad de Córdoba.

Las becas, financiadas a cargo del presupuesto del Vicerrectorado de Políticas Inclusivas y Vida Universitaria, consistirán en una dotación presupuestaria para cada familia, otorgándose un máximo de tres ayudas por curso académico. Para poder concurrir a la convocatoria las personas solicitantes deberán ser estudiantes que realicen sus estudios en Bachillerato, Formación Profesional y segundo ciclo de Educación Secundaria Obligatoria, tener su residencia habitual en dicha barriada, haber realizado su escolaridad obligatoria en los centros educativos del barrio y tener superadas, al menos, el 80% de las asignaturas del nivel educativo inmediatamente anterior a la solicitud. En la selección se tendrá en cuenta la titulación del alumnado solicitante, valoración del compromiso del alumnado y de la familia y un informe de la Asociación Vecinal Unión y Esperanza.

Etiquetas
stats