Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Gerardo Olivares vuela alto en la premier de 'Hermanos del viento'

Gerardo Olviares en la premier de su película | TONI BLANCO

Manuel J. Albert

0

Esta tarde, Gerado Olivares estaba en familia. Entre amigos. En su casa. El director cordobés ha presentado al público por primera vez su última película, Hermanos del viento. Lo ha hecho en una de las salas de los cines de El Tablero rodeado de familiares y amigos, aunque sin los protagonistas internacionales de esta cinta que de nuevo vuelve a contar con la naturaleza, su fauna y su flora como grandes vehículos de la historia. “Manuel es que está estudiando en Vancouver”, ha excusado el realizador a los suyos. Manuel no es otro que Manuel Camacho, el niño cordobés al que Gerardo está viendo crecer desde que le eligiese para protagonizar la etapa infantil del principal personaje de Entrelobos.

“Al resto de los actores también les conocéis. Uno es el francés Jean Renó que ni se llama así -es Juan Moreno, hijo de andaluces- ni nació en Francia, sino en Marruecos; y el otro es Tobías Moretti, un actor austriaco al que todos habéis visto porque era el protagonista de la serie Rex, un policía diferente, sobre un agente y su perro”, ha contado Olivares delante del público.

Antes, ha explicado cómo es la experiencia de rodar en las cuatro estaciones del año en plenos Alpes y tratar de coordinar a 17 águilas y varios polluelos -que se les solían quedar dormidos bajo los focos del set de rodaje- para contar una historia que forma parte, con Entrelobos, de una trilogía sobre la relación del ser humano con los animales.

“No ha sido nada fácil, cada águila tiene su propia personalidad: las hay que son más tranquilas, otras más nerviosas; las hay que les gusta volar alto; otras bajo. Nunca sabes bien cómo va a salir”, reconoce. La mayoría de las aves pertenecían a un centro de recuperación de los Alpes pero Olivares se las ingenió para rodar también con animales silvestres. “Algo de los que os daréis cuenta en seguida”, destaca al público.

Para volar junto a las águilas con una cámara que puede grabar en alta resolución, el equipo tuvo que encontrar nuevos métodos de fotografía aérea. “La idea era mostrar al pájaro volando por encima de los picos de los Alpes y en los cañones de los Dolomitas”, relata en un comunicado Gerald Salmina, productor de naturaleza de la película. “Tomar imágenes de esta ave mágica en zonas que normalmente están reservadas al Rey de los Alpes”.

Conseguir que el águila se quedara cerca del helicóptero (equipado con un sistema de cámaras Cineflex) costó un gran esfuerzo en materia de investigación, paciencia y entrenamiento. Se entrenaron a las águilas para que se acostumbraran a otros objetos voladores, utilizando un avión ultraligero pendular. El piloto del helicóptero tuvo que ensayar volando cerca del ave y Salmina y su equipo de cámaras inventaron nuevas técnicas para permitirles encuadrar y enfocar un objeto impredecible, como es un pájaro que vuela. Todos estos elementos individuales, además de condiciones climáticas ideales, tenían que encajar perfectamente para lograr el impresionante material aéreo de Hermanos del Viento.

Rodada en 2014 en el Valle de Defereggen, en el Tirol oriental austriaco, la película llega a las panatallas españolas con las vacaciones escolares de verano para proyectar una mezcla de drama humano y de rodaje en plena naturaleza. Una historia épica sobre la libertad y la amistad, sobre la armonía entre el hombre y la naturaleza con la que el cordobés ¿cierra una trilogía? Veremos.

Etiquetas
stats