Los museos de arte contemporáneo de Córdoba resistieron mejor la falta de turistas por la pandemia

Colas en el C3A el pasado otoño para ver 'Alhambra' de Juan Serrano.

¿Los cordobeses viven de espaldas al arte contemporáneo? El debate siempre está abierto en una ciudad tan patrimonial como Córdoba, que aglutina un pasado vivo tan fascinante que a menudo solapa el resto de su oferta cultural y museística.

Sin embargo, el año 2020, sin turistas dispuestos a venir en aquellos viajes relámpago prepandemia, ha resultado que los cordobeses han aprovechado para acercarse a los espacios museísticos de la ciudad que ofertan creaciones y arte contemporáneo, y que éstos, concretamente la Sala Vimcorsa y el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía (C3A), han sido los que mejor han resistido a la pandemia en términos numéricos.

El C3A, dependiente del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), fue el espacio museístico de Córdoba que mejor resistió ante la caída de visitantes motivada por la crisis del coronavirus. Este espacio, que lleva abierto apenas algo más de cuatro años, también ha sufrido los rigores de las restricciones en la movilidad y la falta de turismo, si bien ha resistido algo mejor que el resto.

Concretamente, en el centro, que en 2019 venía de concentrar un total de 35.221 visitantes, en 2020 registró un total de 15.123 entradas, lo que supuso una caída del 57%. Se trata de una caída relevante, aunque mitigada si se tiene en cuenta que el centro ha estado completamente cerrado más de tres meses y si se compara su descenso con el del resto de espacios museísticos de la ciudad.

Además, según aclaran desde el CAAC, ha habido algunos visitantes más, ya que en este cómputo no entran los espectadores a los escasos espectáculos de música o danza experimental (una de las áreas de actividad que más ha trabajado la dirección del centro en los últimos cuatro años) que hubo durante el año pasado, en el que el C3A tampoco pudo celebrar conciertos y actividades en el exterior, así como su cine de verano.

En un año tan complejo, la caída moderada en el número de visitas del C3A lo ha convertido en el centro de titularidad autonómica que mejor ha aguantado la crisis del turismo y en el espacio museístico de Córdoba que menos ha sentido el golpe de la Covid-19. Los datos, de alguna manera, respaldan la gestión del hasta ahora director, Álvaro Rodríguez Fominaya, que terminó su contrato a principios de mes. También ponen difícil justificar el anuncio de que, en 2022, se va a destinar este espacio a organizar una exposición de arte cristiano, lo cual ha generado un importante rechazo en el mundo del arte contemporáneo andaluz.

Vimcorsa sube las visitas, aunque solo mientras estuvo Islas al Mediodía

Por su parte, la Sala Vimcorsa, de titularidad municipal, es el único espacio museístico de Córdoba al que le fue mejor en 2020 que en años anteriores. Concretamente, según los datos facilitados a este periódico por el Ayuntamiento, este espació pasó de 12.500 visitantes en 2019 a 18.000 en 2020, un incremento del 44%.

A pesar de la sorpresa de este aumento, cabe resaltar que este éxito es atribuible a la exposición Islas al mediodía, uno de los hitos del arte contemporáneo en Córdoba y que, sólo entre enero y marzo, antes de la pandemia, contabilizó 14.000 visitas.

En el caso del Museo Pepe Espaliú, vinculado a la Sala Vimcorsa, sus números este año han estado dentro de su línea habitual. Concretamente, ha pasado de 8.000 visitas en 2019 a 3.000 en 2020, un descenso del 62%, que igualmente sigue siendo inferior a la media.

¿Cómo se han comportado el resto de espacios museísticos o patrimoniales de Córdoba durante la pandemia? Veámoslo.

En los espacios titularidad de la Junta de Andalucía, el Museo Arqueológico, con 19.684 visitas, registró una caída del 93%; el Museo de Bellas Artes, con 21.614 visitas, registró una caída del 69%; en Medina Azahara, con 87.750 visitas en 2020, el descenso fue del 69%; mientras que en La Sinagoga fue mayor, del 80%, con 120.461 visitas.

A nivel local, en los espacios titularidad del Ayuntamiento de Cordoba, el comportamiento fue el siguiente: el Alcázar de los Reyes Cristianos, el experimentó un descenso de 73%, con 157.871 visitantes; le sigue el Museo Julio Romero de Torres, que en el año del 90 aniversario del pintor, registró un total de 16.659 visitas y una caída del 68%; Posteriormente se sitúan los Baños del Alcázar Califal, cuyo interés cayó un 82%, contabilizando 13.562 visitas; y cierra el Museo Taurino, una pinacoteca que cayó un 58% hasta registrar 8.662 visitas.

Por último está la Mezquita-Catedral, que gestiona el Cabildo, y donde las visitas descendieron un 77% en 2020.

Etiquetas
Publicado el
18 de abril de 2021 - 06:00 h
stats