La villa romana de Santa Rosa acaba en el juzgado

Imagen de uno de los mosaicos romanos descubiertos en Santa Rosa
La constructora en la que se localizan los restos arqueológicos reclama 59.400 euros por un convenio firmado en su día por Rosa Aguilar en el que se preveía el pago de un canon por parte del Ayuntamiento | En su día se planteó la muselización y visita de las ruinas romanas

Cuando en el año 2003 los restos de la villa romana de Santa Rosa salieron a la luz en el transcurso de unas obras en la calle El Algarrobo todo fueron proyectos y  elogios a la importancia del pasado romano de Córdoba. Hoy, doce años después, nada se sabe de aquello y los restos arqueológicos son objeto de disputa, no por su propiedad o gestión, sino por una cuestión meramente económica que se cuantifica en algo más de 162.000 euros que la empresa que construyó sobre ellos, Construcciones Tirado, ha reclamado al Ayuntamiento de Córdoba en el juzgado Contencioso-Administrativo.

Las razones que esgrime la constructora para reclamar esa cantidad se remontan al año 2008 cuando, con Rosa Aguilar de alcaldesa, se firmó un convenio en el que se preveía un canon de 32.400 euros, a contar desde marzo de 2013, para la constructora que, supuestamente, cedía el espacio correspondiente a 30 plazas de garaje-los restos ocuparon ese espacio en el inmueble- para la muselización y visitas organizadas de turistas a los restos arqueológicos. Esto es, según las cuentas de la empresa, el Ayuntamiento le debería casi 60.000 euros.

De aquel proyecto nunca más se supo, y es a eso a lo que se agarra la constructora que, apelando al plazo de cinco años y al supuesto silencio administrativo del Consistorio, reclamó en la Gerencia de Urbanismo el cobro de su canon nada más cumplirse el tiempo estipulado en el convenio con Aguilar, que preveía cinco años de cesión gratuita para la puesta en valor (2008 a 2013) y otros cinco abonando el canon por las visitas, en caso de que no se produjese la adquisición del bien por parte del Consistorio lo que sumaría más de 162.00 euros.

Como la reclamación de la empresa no es atendida en Urbanismo, Construcciones Tirado acaba llevando el asunto a los tribunales con una demanda a la que el pasado 17 de mayo el Ayuntamiento, a través de sus servicios juridícos, responde que "no ha lugar" a las pretensiones de la empresa porque que si alguien se ha beneficiado de la aparición de estos restos y del convenio ha sido la constructura.

En concreto, y siempre según la respuesta municipal, la excavación y restauración de los ruinas, entre ellos varios mosaicos, corrió a cargo de fondos públicos (Junta y Ayuntamiento) y tuvo un coste de más de 240.000 euros, cantidad superior al pago que reclama Tirado, que debía haber asumido la constructora como propietaria de los terrenos. Además, la Gerencia de Urbanismo permitió a Tirado modificar su proyecto inicial de obra e incluyó una segunda planta de sótano a la que trasladó las treintena de plazas de aparcamiento que se veían afectadas por la aparición de los restos.

Junto a esto, el Consistorio entiende que al no haberse concretado el proyecto de museo y visitas a las ruinas, que debe hacerse obligatoriamente por las zonas comunes del edificio, no se ha generado obligación alguna con la empresa que justifique el cobro del canon, que se define como "enriquecimiento injusto" por parte de la empresa a la que pide que se condene en costas por haber iniciado esta reclamación judicial.

Etiquetas
stats