OPERACIÓN CALIFA
El ‘Rambito’, el cabecilla de los narcos detenidos en Córdoba, en libertad con cargos

Una de las fincas registradas en la Operación 'Califa Trucks'.

El presunto cabecilla cordobés de la red internacional de narcotraficantes desmantelada la semana pasada en Córdoba y Málaga tras incautar 22 toneladas de hachís, está en libertad con cargos.

Siete detenidos en Córdoba en una macrooperación contra el narcotráfico que ha descubierto unas 22 toneladas de hachís

Siete detenidos en Córdoba en una macrooperación contra el narcotráfico que ha descubierto unas 22 toneladas de hachís

Según ha podido saber este periódico por diversas fuentes, el supuesto líder de la banda, al que apodan El Rambito, fue detenido el pasado viernes 13 de enero, cuando la Policía Nacional y la Guardia Civil llevaron a cabo varios registros simultáneos en domicilios y fincas de Córdoba y provincia.

Tras pasar a disposición judicial, El Rambito ha quedado en libertad con cargos, según las fuentes consultadas. En total, se ha detenido a diez personas, de las que ocho han ingresado en prisión. Dos de los detenidos son extranjeros, un búlgaro y un marroquí. Se sospecha que la organización tenía vínculos en Francia, que es el país al que iba dirigida la droga, que podría alcanzar los 44 millones de euros en el mercado negro.

Todos los detenidos operaban, según la Policía y la Guardia Civil, bajo el liderazgo de El Rambito, el presunto cabecilla, que residía en la capital cordobesa, a caballo entre la urbanización La Colina y el barrio de Cañero, y donde gozaba de una fachada de legalidad que dificultaba su seguimiento y detención.

Un círculo de confianza

En la capital cordobesa, se valía de un círculo de confianza con el que conformaba los distintos niveles de la red criminal. Contaba con un escalón inmediatamente inferior que se encargaba de dirigir la logística necesaria para el funcionamiento de la organización. Además, tendría a su cargo a otro vecino de la capital a cargo del transporte de las sustancias estupefacientes, así como a otro colaborador que se encargaba de la seguridad y custodia que le encomendaba la dirección de la red criminal. 

Asimismo, la organización se servía de varias personas que, unas de forma más estable y otras de manera esporádica, realizarían las labores de mayor riesgo, como son la custodia, la seguridad y la carga y descarga del estupefaciente.

El avance de la investigación permitió averiguar que la organización criminal presentaba una compleja estructura, rica en recursos humanos, técnicos y materiales y con una fuerte capacidad económica. Esto, unido a una amplia logística, oculta tras una aparente legalidad empresarial, dificultaba en gran medida el trabajo operativo y de análisis realizado sobre las distintas entidades que la conforman. 

Para ello utilizaban personas de “paja”, testaferros sin otra responsabilidad que figurar como responsables de las empresas utilizadas para el alquiler y/o adquisición de vehículos, inmuebles, etcétera. La Guardia Civil y la Policía han detenido a miembros de todas las capas de la organización, responsable del segundo mayor alijo de hachís de la historia de Córdoba.

En este sentido, el Juzgado de Instrucción número 6, que estaba en funciones de guardia el pasado viernes, se ha inhibido en favor del Juzgado de Instrucción número 8 de Córdoba, que era el que había recibido las primeras diligencias de investigación del caso.

Etiquetas
stats