La UCO trata de lograr que varios profesores ucranianos vinculados con Córdoba puedan cruzar la frontera

Edificio UCOCultura  iluminado con los colores de la bandera de Ucrania.

La Universidad de Córdoba (UCO) está haciendo gestiones para ayudar a que varios profesores y catedráticos ucranianos que tienen vínculos con Córdoba puedan cruzar la frontera en su huída del conflicto iniciado por la invasión rusa. Según ha indicado a este periódico el profesor José Manuel Recio, del Aula de la Naturaleza Nikolai Masyuk, las gestiones afectan a varias personas, incluido el profesor Dima Mirosmichenko, quien además tiene tarjeta de residencia en España.

El problema, según explica Recio a este periódico, es que la guerra le ha pillado sin haber recogido la renovación de su tarjeta de residencia, que además es personal e intransferible (técnicamente sólo puede recogerla él), lo que está complicando aún más su salida y la de su familia del país. El profesor Mirosmichenko, de 54 años y asociado a la Universidad Agraria de Dnipro, tiene fuertes vínculos con Córdoba y con la Universidad. La UCO lleva 30 años cultivando relaciones académicas y de cooperación internacional con instituciones académicas ucranianas.

Fruto de esas relaciones, que se iniciaron en 1992 gracias a los programas Tempus, se puso en marcha en córdoba el Aula de la Naturaleza Nikolai Masyuk (en nombre del primer rector de la Universidad de Dnipro) y la Fundación Universitaria de Proyectos Internacionales de España y Ucrania. José Manuel Recio está involucrado en ambos órganos y lleva 30 años trabajando en proyectos de investigación en el país eslavo.

De este modo, con el estallido del conflicto, Recio se interesó por la situación de algunos de sus colegas y, mientras una parte le trasladó su intención de permanecer en Ucrania, al menos cuatro le informaron de que estaban intentando cruzar la frontera hacia Europa. Además de Mirosmichenko, en la misma situación están los profesores Vadim Gorban, Alexander Kotovich y Alexander Masyuk, de la Universidad Nacional Oles Honchar de Ucrania

Sin embargo, el caso de Mirosmichenko es particular, dado que tiene la tarjeta de residencia. Así, Recio y la Universidad de Córdoba se han puesto en contacto en las últimas horas tanto con la Policía Nacional como con el Consulado Ucraniano para gestionar la posibilidad de que el profesor cruce la frontera y pueda llegar a España, donde tiene vínculos personales y laborales.

Treinta años de relaciones

Recio, a su vez, es Profesor Honorario de la Universidad Agraria de Dnipro, Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Ucrania y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania. Conoce bien el país, al que ha viajado más de una treintena de veces en todos estos años (la última, en 2019). El profesor ha lamentado que el actual conflicto haya puesto en suspenso una colaboración de más de 30 años.

El origen de la misma está en los programas Tempus de principios de los noventa, que conectaron a la Universidad de Córdoba (UCO) con instituciones educativas superiores de Ucrania, y generaron una corriente de colaboración entre ambas zonas geográficas. Producto de numerosos intercambios nacieron, por un lado, el Aula de la Naturaleza Nicolay Masyuk, una estructura de proyección social y cultural universitaria que desarrolla actividades de formación y sensibilización social sobre el Medio Ambiente a nivel tanto nacional como internacional de forma conjunta con las universidades ucranianas de Dniepropetrovsk, así como otras del entorno geográfico más cercano como las de Marruecos; y por otro lado a la algo más inactiva Fundación Universitaria de Proyectos Internacionales de España y Ucrania.

Etiquetas
stats