Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Piden la dimisión de la decana del Colegio de Procuradores por cuestionar a las víctimas de violencia de género y emitir “bulos” sobre denuncias falsas

Acto de la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres | MADERO CUBERO

Redacción Cordópolis

0

La Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres ha pedido la dimisión de la decana del Colegio de Procuradores de Córdoba, María José Carralero, y ha denunciado sus manifestaciones realizadas en una entrevista al periódico Abc en las que -señalan-, cuestiona a las víctimas de violencia y emite “bulos” sobre denuncias falsas en este ámbito. Asimismo, el sindicato UGT ha calificado estas manifestaciones de “indignas de una representante de un importante cuerpo que desarrolla su labor en el la Administración de Justicia”. El PSOE ha pedido la reprobación de la decana por parte del Consejo General de Procuradores de España e Izquierda Unida (IU) ha solicitado su dimisión.

Desde estas entidades han denunciado que la decana del Colegio de Procuradores de Córdoba realizara “afirmaciones y juicios de valor” señalando que se realiza un “abuso de la Ley de Violencia de Género” y que asevere “que el Instituto Andaluz de la Mujer alienta a las mujeres a poner denuncias cuando ellas no quieren, y que denuncian por motivos económicos; que cuando a las mujeres les insultan, eso no debería de ser un delito; y que está plenamente convencida de que en un total de diez condenas, solo tres son maltratadas realmente”.

En un comunicado en sus redes sociales, la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres afirma que es “una barbaridad que una persona con un cargo de tal calibre y que representa a una institución que tiene contacto con mujeres víctimas, emita juicios de valor carentes de perspectiva de género”. Y añaden que, “está dejando entrever que las condenas son falsas y que los jueces están dictando sentencias condenatorias a hombres sin ser realmente culpables. Esto es una verdadero atentado contra nuestro sistema”.

En ese sentido, critican que la decana señalara que “la falta de medios en la justicia repercute en los derechos del hombre. Esta afirmación es completamente arbitraria, puesto que las mujeres son las principales perjudicadas por la falta de recursos y lentitud de los juzgados de violencia. De hecho, repercute directamente en ellas, que son las que, además de enfrentarse al proceso judicial con la carga psicológica y emocional que ello conlleva después de dar el paso y denunciar, sufren la demora y dilación de los procesos”.

Además, afean que Carralero hablara de “supuestas o presuntas víctimas de violencia de género”, lo cual denota, en opinión de la plataforma “una falta de formación jurídica en el lenguaje”. “La decana del Colegio de Procuradores, que representa a esta institución, debería conocer que esta expresión además de ser incierta es errónea, porque las víctimas no son presuntas o supuestas, los presuntos son los agresores”.

Sobre las denuncias falsas

En cuanto a las manifestaciones sobre la existencia de denuncias falsas de violencia de género, la Plataforma alude a que se trata de “uno de los mayores mitos que nos llevan persiguiendo desde siempre y que la decana con sus afirmaciones vuelve a perpetuar”, señalando “la existencia de denuncias falsas y que la ley de violencia de género ampara estas situaciones. Por favor, basta de emitir bulos”, exigen, porque “lo que hacen es desprestigiar un sistema judicial que, desde todas las instancias, administraciones y asociaciones de mujeres, estamos luchando para que sea lo más accesible para las víctimas”. “Estas afirmaciones no contrastadas con los datos oficiales lo que hacen es perpetuar mitos y estereotipos que deben ser erradicados”.

Asimismo, denuncian que, desde su cargo, señale que se hace un mal uso y abuso de la Ley de Violenciade Género “y se ponga en entredicho los derechos constitucionales reconocidos a las mujeres y amparados por las normas internacionales”. Y aseguran que sus manifestaciones señalan que “desconoce por completo el sistema de protección, acompañamiento y ayuda que desde el IAM y otras entidades realizamos”.

Por todo ello, la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres ha denunciado públicamente las manifestaciones de Carralero, “con el fin de seguir condenando los mensajes negacionistas y los bulos que nos impiden remar hacia la plena y efectiva igualdad y un mundo libre de violencia machista”.

UGT califica de “maquiavélicas” las declaraciones de la decana 

Por su parte, el sindicato UGT ha emitido otro comunicado en el que sale al paso de las declaraciones de la decana del Colegio de Procuradores de Córdoba, en las que señaló que “hay un abuso de la Ley de Violencia sobre la Mujer y se debería revisar”, que “en violencia de género hay mucha denuncia”, o que “yo creo que antes éramos más iguales que ahora”.

En ese sentido, critica que la decana de los procuradores llegó a señalar en una entrevista que veía a los padres desprotegidos o que “muchas denuncias no se quieren poner, pero sí se ponen”. Finalmente, Carralero llega a opinar que “Yo estoy convencida de que de un total de diez condenas por violencia tres sólo son las verdaderamente maltratadas, el resto yo pienso que no”.

La secretaria de Igualdad de UGT Córdoba, Paqui Haro, mostró la indignación del sindicato ante estas declaraciones que calificó de “indignas de una representante de un importante cuerpo que desarrolla su labor en el la Administración de Justicia”, y acusó la decana de “tener desvirtuada su visión de la realidad que viven miles de mujeres, desconexión de la realidad que olvida las muertes que se suceden de continuo, los maltratos físicos y psicológicos que son atendidos por los servicios sanitarios casi a diario y hasta los comentarios que debemos aún soportar en medios de comunicación y redes”.

Haro señaló que, para una mujer, “dar el paso de una denuncia no es fruto del capricho sino consecuencia del miedo que le produce una acción por parte de su pareja ante la que siente una amenaza mucho mayor, ya que, en muchas ocasiones, los fuertes insultos son la antesala de tratos vejatorios y maltratos de mayor calado, mientras que cuando una mujer profiere un insulto lo utiliza, generalmente, como arma de defensa y no como amenaza ante comportamientos en los que ve mermadas su dignidad y su libertad en pareja”.

La secretaria ugetista denunció que “no es aceptable que una decana de los procuradores pueda lanzar aseveraciones al aire como cifrar, en forma de opinión, que de cada diez denuncias sólo tres sean de mujeres maltratadas o sentenciar que porque se archiven denuncias estas sean falsas, ya que, precisamente, la justicia es garantista en los procesos judiciales y no condena si no existen pruebas que ratifiquen una denuncia, pero eso no quiere decir que no se hayan producido los hechos denunciados, y que esos hechos sean muy graves, lo que nos debería de poner en alerta del nivel de desprotección que tienen muchas mujeres ante los abusos de sus parejas, aferradas al silencio de las paredes del domicilio en el que se produce la convivencia”.

En relación a la aseveración de la decana respecto a que antes éramos más iguales que ahora, Haro denunció “esa práctica común de pensar que si las personas más débiles en nuestra sociedad no tienen un nivel mayor de protección exista un mayor nivel de igualdad, cuando lo que realmente se refleja es un importantísimo nivel de protección”.

La responsable de Igualdad de UGT concluyó afirmando que “consideramos un atropello a los derechos de la mujer y a la lucha contra la violencia hacia las mujeres expresar que cualquier denuncia archivada sea una denuncia falsa ya que, en estos casos, la Justicia no archiva una causa porque sea falsa, algo que tampoco queda demostrado, sino por la falta de pruebas que verifiquen los hechos para poder condenar al denunciado” y sentenció que “resulta absolutamente maquiavélico pensar que si las mujeres, como señala en la entrevista, en muchos casos regresan con sus parejas tras la denuncia, exista una intención de provocar un mal hacia aquella persona con la que deciden continuar la convivencia, ya que, generalmente, estas situaciones se producen, bien por la dependencia emocional creada hacia esa persona, que termina victimizándose buscando la compasión y el perdón, o bien por situaciones en las que la mujer carece de recursos para poder despegarse de sus parejas, especialmente en aquellos casos en los que existan menores de los que hacerse cargo”.  

Etiquetas
stats