La Junta y la UCO avanzan en el nuevo modelo de financiación universitaria que prime la excelencia y el rendimiento

El consejero de Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, y el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y rector de la Universidad de Córdoba, José Carlos Gómez Villamandos.

El consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, ha avanzado este viernes en el nuevo modelo de financiación del sistema público universitario con el rector de la Universidad de Córdoba (UCO), José Carlos Gómez Villamandos, quien ha mostrado su respaldo a la propuesta.

Con esta futura medida se pretende "establecer una guía estable para la asignación equitativa de recursos que prime la excelencia y el rendimiento, que garantice la suficiencia financiera y que proporcione a las universidades la dotación adecuada para el desarrollo eficiente de su función social", según destaca el consejero.

Este encuentro inaugura la ronda de contactos que mantendrá Velasco en las próximas semanas con los máximos responsables de las instituciones académicas andaluzas para abordar, además de este asunto, otros de especial interés como son sus proyectos estratégicos o las novedades previstas para el nuevo curso 2021-2022.

Velasco ha confiado en que "en las próximas semanas se vayan resolviendo algunas de las dudas planteadas por los rectores sobre la propuesta", al tiempo que ha asegurado que "la Consejería recibirá en los próximos días información cuantitativa suministrada por todas las universidades para poder realizar los primeros cálculos de los recursos que les correspondería a cada una de ellas".

En cualquier caso, el titular de Transformación Económica ha subrayado que con "el nuevo sistema de financiación se garantiza el funcionamiento operativo del sistema público universitario; es decir, los gastos de personal, los gastos corrientes asociados a la actividad académica y de mantenimiento".

Por su parte, Gómez Villamandos ha apuntado que "la música del modelo de financiación" le gusta, puesto que incorpora "dos variables que son fundamentales para la Universidad de Córdoba, que son la experimentalidad de los grados como criterio de financiación y la financiación asociada a los resultados de investigación, un área en el que la UCO destaca".

Al respecto, ha agradecido al consejero "la valentía de poner un modelo sobre la mesa" y ha confiado en que "en la fase siguiente, en la que se perfilarán los indicadores, la UCO vea reconocido el esfuerzo que viene realizando desde hace tiempo".

El titular de Transformación Económica ha valorado la labor que desarrollan las universidades públicas, asegurando que "son las instituciones más importantes que tienen los países occidentales para que la sociedad en su conjunto progrese", para añadir que "no solo ofrecen formación, sino que también permiten avanzar científica, social y económicamente, al convertirse en ascensores sociales".

Por ello, ha subrayado que "el Gobierno andaluz realiza un gran esfuerzo para fortalecer el sistema público andaluz, dotándolo de una financiación que posibilite la mejora de la calidad y el fomento de la excelencia".

Un gasto medio anual de 1.530 millones

Entre 2019 y 2021, la Consejería de Transformación Económica facilita que las universidades tengan una capacidad de gasto medio anual situado en los 1.530 millones, lo que supone 773 millones más que lo recibido en el período 2016-2018, en el que se destinó un promedio de 1.272 millones al año.

Ese esfuerzo en la gestión ha permitido incrementar en esta legislatura los recursos dirigidos a las retribuciones de la plantilla de las universidades --13% más en 2020 respecto a 2018--. Además, en los últimos dos años se ha aumentado en 1.151 el número de personas que componen la plantilla del sistema universitario y reducir de esa manera la ratio alumno-profesor.

Asimismo, en 2020 el Ejecutivo autonómico autorizó un Plan de Inversiones por valor de 165 millones hasta el ejercicio 2023. Esa cuantía se sumó a los 25 millones ya autorizados en 2019, lo que supone un total de 190 millones para inversiones para dos años, dando así cumplimiento a una de las principales demandas de los rectores.

A esa medida se unen "el abono de la deuda que dejó pendiente el Gobierno anterior: más de 180 millones desde el año 2015 que estaban sin pagar"; y la puesta a disposición de las universidades de 61 millones procedentes del Fondo Covid-19 para compensar los gastos derivados de la pandemia.

En materia de I+D+I, entre 2019 y 2020, la inyección pública de la Junta al sistema andaluz del conocimiento se ha elevado a 251,1 millones de euros y para este 2021 se ha consignado una partida de 140 millones de euros a través de ocho líneas de incentivos.

Por otro lado, Rogelio Velasco ha agradecido "el extraordinario esfuerzo" realizado por los rectores para adaptarse en el último año a la pandemia, "teniendo que adecuar la enseñanza a una metodología online y siempre con el objetivo de restablecer la presencialidad lo antes posible".

Departamento de Agronomía de la UCO

Durante su visita a la Universidad de Córdoba, el consejero de Transformación Económica ha tenido la oportunidad de conocer la actividad que desarrollan los investigadores del Departamento de Agronomía, acreditado como Unidad de Excelencia María de Maeztu.

Este departamento obtuvo en 2019 dicho sello, con el que se distinguen a estructuras organizativas que cuentan con programas de investigación de frontera y altamente competitivos, y que se encuentran entre los mejores del mundo en sus respectivas áreas científicas.

Esta distinción le ha permitido disponer de una financiación de dos millones de euros durante cuatro años, el 80% de la cual está destinada a mejorar el equipamiento e infraestructuras científicas, así como a la contratación de personal científico tanto doctoral como postdoctoral.

Constituye una de las pocas unidades en el ámbito estatal que ha obtenido esta distinción en el campo de la agricultura desde la creación de este programa.

Esta unidad está compuesta por 13 grupos de investigación y las principales líneas de trabajo desarrolladas se agrupan en tres líneas generales que definen la esencia de la producción vegetal sostenible en ecosistemas agrícolas y forestales.

La primera línea incluye el estudio de los recursos básicos como agua, suelo, nutrientes y biodiversidad. La segunda comprende el estudio de los recursos genéticos, medios y técnicas para el manejo de cultivos agrícolas y especies forestales basados en el conocimiento de la fisiología de la planta. Y la tercera línea abarca la protección vegetal, tanto en ecosistemas agrícolas como en forestales.

Etiquetas
Publicado el
15 de mayo de 2021 - 04:13 h