ANÁLISIS

Un estudio sociológico fija la inmigración como clave en la “competición electoral” entre PP y Vox

Mitin de Vox en Córdoba

Ni voto protesta, ni voto de los marginados del capitalismo salvaje, ni voto obrero. Por el momento, la tónica que predomina a la hora de votar por los partidos de derecha radical como Vox es el componente ideológico. Esta es una de las conclusiones del estudio El voto ideológico a los partidos de la derecha radical en Europa, realizado por Pablo Ortiz Barquero, Antonia María Ruiz Jiménez y Manuel Tomás González Fernández.

Los investigadores han presentado los resultados de esta investigación este viernes en el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) de Córdoba, y han añadido algunos apuntes en clave nacional, ya que el estudio se centra en comparar las cuestiones que decantan el voto hacia partidos de derecha radical o hacia las opciones de derecha tradicional. Es decir, qué puede llevar a un votante a escoger entre PP y Vox.

En ambos casos, ha explicado Pablo Ortiz Barquero, el voto es claramente ideológico. Frente a las ideas que sugieren que los partidos de derecha radical (que no extrema derecha, ya que el investigador no sitúa a Vox en este ámbito) crecen por la generación de una bolsa de perdedores de la globalización y a partir del voto protesta, el estudio evidencia que, por el momento, el voto a estas opciones es “ideológico y programático”.

“La idea de que son las crisis socioeconómicas y políticas las que generan el apoyo a este tipo de partidos, han acabado siendo cuestionadas, porque no explican el desigual crecimiento de la derecha radical”, señala el investigador, que, en su estudio, ha analizado de una manera prospectiva (ya que las opciones más extremistas rara vez han sido Gobierno y no admiten análisis retrospectivos) a siete partidos de derecha radical y seis de derecha tradicional de seis países europeos (España, Italia, Francia, Alemania, Austria y Reino Unido), a partir de encuestas hechas por el European Elections Study.

La guerra cultural, el principal campo de batalla ideológico

Así, el equipo establece varios campos de batalla en los que se va a dar la competencia electoral en el flanco derecho: los aspectos socioculturales (la llamada guerra cultural que atañe conceptos como el feminismo, la ecología o la cultura de la cancelación), la inmigración, la perspectiva socioeconómica y el rechazo a la Unión Europea. Estos cuatro son, a grandes rasgos, los frentes en los que la derecha conservadora y la derecha radical van a competir por el electorado. Y sobre estas cuestiones se centran las preguntas y las respuestas de los análisis del estudio, que ofrece unos resultados clarividentes respecto a algunas hipótesis y falacias.

La idea de que son las crisis socioeconómicas y políticas las que generan el apoyo a este tipo de partidos no explican el desigual crecimiento de la derecha radical

Pablo Ortiz Barquero Investigador

La principal es que que el voto a los partidos ultraderechistas no son espontáneos ni improvisados. Olvidémonos de la persona que decide votar a Vox justo cuando llega al colegio electoral. El estudio dice que eso es minoritario. “No hay irracionalidad, ni es producto de la privación económica, sino que el voto a estas opciones está pensado”, ha señalado Ortiz Barquero, que, de hecho, aclara que “el voto ideológico es más importante para los partidos de derecha radical que para los conservadores”.

Por su parte, explica que “los factores socioeconómicos y de protesta desempeñan un papel menor” a la hora de decidir votar por estas opciones. Es decir, hoy por hoy, si partidos como Vox seducen en los barrios populares, es en su mayoría a gente que ideológicamente ya estaba escorada a la derecha.

En este ámbito, el estudio afirma que, “a la luz de nuestros resultados, y en contra de gran parte de la literatura, no hay pruebas empíricas para aceptar” que el apoyo a partidos de derecha radical son “consecuencia directa de la precariedad económica y la alienación política”. “Esto no implica que las condiciones materiales no sean importantes a la hora de apoyar a estos partidos, sino sólo que las preocupaciones ideológicas parecen importar más”, dice textualmente.

Además, es más probable que el voto de protesta se produzca en épocas de emergencia de los partidos, más que cuando éstos ya están establecidos“, añade el autor, que, en la presentación, ha precisado este matiz, apuntando que la derecha radical también crece gracias al apoyo mediático: ”Los apoyos de la derecha radical están sometidos a cálculos pragmáticos. En la medida en la que el partido tenga mas peso, aumenta el apoyo de los votantes“. 

¿Dónde está la batalla? Pues el estudio y sus autores son claros: el factor inmigración va a definir el trasvase de voto entre las opciones de derechas en los próximos años, quizá empezando ahora mismo, en las próximas elecciones andaluzas. “Es sorprendente que el voto ideológico en inmigración es más importante para los votantes de derecha conservadora que para los votantes de derecha radical”, señala Ortiz Barquero.

El voto ideológico en inmigración es más importante para los votantes de derecha conservadora que para los votantes de derecha radical

Pablo Ortiz Baquero Investigador

Es decir, que “la inmigración tiene gran importancia en la competición electoral” entre PP y Vox, de manera que “algunos votantes del PP, los más preocupados por este asunto, acabarán virando hacia Vox”, afirma el investigador, que aclara, en base al estudio, que el voto a Vox es ideológico en las cuestiones socioculturales, en la inmigración y en la esfera socioeconómica, aunque menos en el rechazo a la UE (que en otros partidos de derecha radical es parte importante de su discurso).

No obstante, el autor de la investigación aclara en sus conclusiones la importancia del análisis: “Estos resultados proporcionan una buena visión del panorama competitivo de ambas familias de partidos y, más concretamente, ponen de manifiesto el carácter crucial de la cuestión de la inmigración”.

Esto es, en román paladino, que la derecha radical va a tratar de generar un sentimiento de invasión migratoria sin importarle que no se corresponda con la realidad estadística, buscando pescar en el caladero de voto conservador, mientras que el PP tendrá que definir su posición en este ámbito, si quiere amarrar a los votantes más escorados a la derecha.

Etiquetas
stats