Un cordobés parte a la frontera de Ucrania con medicinas y a por refugiados

Un cordobés se desplaza a Ucrania a llevar medicamentos y comida

Conocido en Espiel como José Astur, por orígenes asturianos, lleva 22 años residiendo en este municipio cordobés. Este viernes, arrancó una furgoneta propiedad del Ayuntamiento de la localidad cargada de medicinas y emprendió la marcha hacia la frontera entre Polonia y Ucrania. Allí, José Luis Martínez Rodríguez tiene previsto aprovechar el viaje para recoger refugiados y llevarlos a Varsovia (Polonia). En Varsovia los espera una familia, una madre y sus dos hijos, a los que llevará hasta Córdoba para ponerlos a salvo de la guerra.

La historia de José es una más de las múltiples solidarias que están poblando estos días España y Europa Occidental. Fotógrafo de bodas de profesión, José se puso en contacto con el alcalde de Espiel, José Antonio Fernández, para ofrecer su ayuda y su disposición a llevar él mismo las medicinas que se estaban recogiendo en el pueblo para suministrar al pueblo ucraniano. El regidor le ofreció una furgoneta municipal y el abono de la gasolina y los peajes de los más de 4.000 kilómetros de distancia que tiene que recorrer.

José Luis relata a este periódico desde Besançon, donde ha parado a descansar, un periplo que inició el viernes. A bordo de una furgoneta Dacia con los logos del Ayuntamiento de Espiel y de la Junta de Andalucía, ha dormido este sábado ya en Alemania. Por delante, aún le quedan 1.800 kilómetros hasta llegar a la frontera, donde se coordinará con Cruz Roja para entregar los medicamentos.

El viaje de José Luis está planificado con la organización de Ucranianos en Córdoba que ha surgido tras la invasión rusa al país europeo. De hecho, es con este colectivo con quien ha planeado el regreso con una madre y sus dos hijos que huyen de una de las zonas más peligrosas y calientes del conflicto, y que han podido cruzar ya la frontera junto a los más de dos millones de refugiados que ha provocado la guerra.

El objetivo está en alcanzar la frontera, coordinarse de nuevo con las ONG y llevar a refugiados en la furgoneta hasta Varsovia, la capital de Polonia, donde se está coordinando el reparto de refugiados de la guerra de Ucrania por toda Europa. De allí, otros 4.000 kilómetros más de viaje de regreso hasta Córdoba, donde esta familia podrá ser acogida por este colectivo de ayuda y solidaridad con el pueblo ucraniano.

Etiquetas
stats