Siniestralidad laboral
Córdoba contabiliza el mayor número de muertes en el trabajo en 15 años

Una protesta de UGT y CCOO este año contra la siniestralidad laboral

La siniestralidad laboral en la provincia de Córdoba ha alcanzado en este año 2022 que aún no ha terminado la mayor cifra de muertes desde hace quince años. La estadística oficial que hasta la fecha solo contabiliza los fallecidos en el trabajo entre enero y octubre, señala que se han producido un total de 16 muertes en ese periodo. Esa cifra es ya la mayor respecto a fallecidos en el trabajo en los últimos años y hay que remontarse a 2006 para encontrar un número superior.

Entre enero y octubre de 2022 se han registrado en la provincia de Córdoba un total de 8.415 accidentes laborales con baja. De ellos, 8.343 han sido catalogados como leves, 56 graves y 16 mortales. “El balance es muy negativo, porque los accidentes laborales siguen aumentando. Cada año vemos que esta proporción en vez de disminuir va en aumento”, señala a Cordópolis el secretario de Salud Laboral y Acción Sindical de CCOO en Córdoba, Aurelio Martín.

La cifra de accidentes laborales registradas hasta octubre de este año ya supone un 12% más de siniestralidad que en todo el año 2021, cuando se contabilizaron 7.500 accidentes con baja, de los que 7.391 fueron leves, 97 graves y 12 mortales.

Con ello, en 2022, aún por concluir, se ha producido un aumento del 33% en los accidentes laborales con resultado de muerte. La cifra de fallecidos en el trabajo no era tan alta desde 2006, año donde se llegó a las 21 muertes laborales. Desde entonces, el número de accidentes con resultado de fallecido había sido más bajo que las 16 registradas ya este año.

Las muertes en el trabajo, año a año

Así, en 2007 hubo 15 muertes, en 2008 fueron 13, en 2009 se produjeron 7, en 2010 se llegó a 9 muertes, en 2011 fueron 13, en 2012 se registraron 11 fallecimientos, en 2013 la cifra fue de 6, en 2014 llegó a 11 muertes, en 2015 igualmente fueron 11, en 2016 se quedó en 4 muertes por accidente laboral, en 2017 fueron 8, en 2018 sumaron 11, en 2019 se produjeron 12, en 2020 con el estallido de la pandemia se redujeron a 7 y el año pasado fueron 15. En todo esos años, la cifra de muertes laborales quedó por debajo de las 16 que ya suma este año 2022.

“Esto es algo que tenemos que parar, sí o sí”, advierte Martín, poniendo el foco en la Inspección de Trabajo y en la prevención de riesgos laborales de las empresas. “Hace un año se presentó un plan de choque contra la siniestralidad laboral en la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos Laborales, pero hasta ahora no se ha puesto en marcha”, denuncia.

Muertes por ictus o infartos en el trabajo

De esas 16 muertes consideradas accidente laboral, cinco han sido por accidentes no traumáticos, es decir, ictus, infartos, etc. “Achacamos las causas al estrés que genera la carga de trabajo, las condiciones precarias que hay y también la incertidumbre que genera la economía y la situación actual que tenemos, que lleva a muchas personas trabajadoras a estar en riesgo de pobreza, incluso trabajando”, denuncian desde CCOO. Ese “aumento muy significativo de muertes por accidente no traumático va en una proporción igual en el resto del estado: casi un tercio de las muertes que se producen, es por esas causas”.

La estadística del total de accidentes laborales registrados en Córdoba este año muestra también una variación respecto al género. La población trabajadora en Córdoba es de 258.261 personas en octubre -último mes con cifras oficiales de siniestralidad laboral-. De ellas el 56% son hombres y el 44% son mujeres. Sin embargo, el 74% de los accidentes los sufrieron hombres y las mujeres el 26%“.

Accidentes 'in itinere' y Covid

Cuando se pone el foco en los accidentes laborales in itinere, es decir, de camino o vuelta al trabajo, los porcentajes se equilibran entre hombres (51%) y mujeres (49%). “Esto nos indica que muchas mujeres tienen trabajos que les generan muchos más desplazamientos (empleadas de hogar, limpieza de portales y escaleras, ayuda a domicilio, etc.). Tienen más riesgo de sufrir estos accidentes”.

Respecto a los accidentes de trabajo relacionados con el Covid, las bajas por coronavirus no están catalogadas como enfermedad profesional sino como accidente de trabajo. En Córdoba se han registrado 440 bajas laborales por Covid entre enero y octubre de este año, todas catalogadas como leves. De ellas, 95fueron de hombres y 345 de mujeres, el 78%. Ese abultado desequilibrio apunta a que “los trabajos de cuidados están más feminizados” y, en pandemia, eso se ha reflejado en el contagio a trabajadoras de este enfermedad.

Medidas de las empresas y la Inspección de Trabajo

Desde CCOO critican que “venimos denunciando que, tanto para las empresas como para la inspeccion de Trabajo, la Ley de Riesgos Laborales se ha convertido en un requisito de cumplimentar documentación, más que dedicarse a proteger a las personas. Cuando se producen accidentes, la Inspección requiere documentación pero no se hace una auditoría sobre las condiciones reales de trabajo, in situ, sobre el terreno. La inspección de trabajo tiene que estar en el tajo, que es donde se producen los accidentes”, asevera Aurelio Martín.

Además, recuerda que CCOO llevó a la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos Laborales sus dudas sobre la bajada de un 42% de los accidentes laborales considerados graves. “Denunciamos que podía haber una infravaloración por parte de las empresas y las mutuas al catalogar los accidentes graves como leves y solicitamos que investigaran esos accidentes”. De hecho, asegura, Córdoba es la única provincia andaluza donde se produce esa gran bajada de accidentes graves, algo que tampoco concuerda con el ascenso total de accidentes que se han registrado. “ Ojalá fuera correcta esa cifra, pero no concuerda”, destaca, para pedir que la Inspección de Trabajo investigue este asunto, dentro de las medidas para atajar la siniestralidad laboral en la provincia cordobesa.

Etiquetas
stats