Andalucía sólo pide extender el pasaporte Covid hasta final de enero para afrontar la sexta ola

Reunión del comité de expertos el 3 de enero.

La Junta de Andalucía ha acordado este lunes volver a pedir autorización al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) para ampliar hasta el 31 de enero la posibilidad de exigir el certificado Covid de vacunación, de recuperación o de prueba negativa --PCR en 72 horas o test de antígenos en 48 horas realizado por centro autorizado-- tanto para aquellas personas que accedan tanto a establecimientos de hostelería y ocio nocturno como para visitas a hospitales y residencias de mayores.

Esta es la principal medida adoptada por el Comité Regional de Alto Impacto en Salud Pública, más conocido como 'Comité de expertos' en una reunión presidida en Málaga por el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ante el incremento de contagios de coronavirus Covid-19 con el avance de la sexta ola y la expansión de la variante Ómicron, que ha llevado a la comunidad a registrar las mayores cifras de contagios y tasa de incidencia de toda la pandemia.

Según ha informado en rueda de prensa el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, el comité de expertos ha valorado que la actual presión hospitalaria es "alta" pero "normal para la época del año en que estamos" y es similar a la de los años 2018 y 2019 cuando había alta frecuentación por enfermedades respiratorias pero no existía el coronavirus, por lo que no es preciso adoptar "medidas más coercitivas".

De este modo, la principal novedad propuesta por el comité de expertos es la nueva solicitud al TSJA para extender la vigencia del pasaporte Covid para acceder a hostelería y ocio nocturno y visitas a hospitales y residencias de mayores.

Aguirre ha detallado que el comité de expertos también ha decidido mantener hasta el 31 de enero la eliminación de las restricciones de aforos y horarios previstos en los niveles de riesgo 1 y 2. Desde el pasado miércoles el nivel 2 de alerta Covid está vigente en todos los distritos sanitarios de tres provincias, Córdoba, Sevilla y Málaga, mientras que los de las cinco provincias restantes, Almería, Cádiz, Granada, Huelva y Jaén, están en nivel 1 de alerta, aunque ello no implica límites de aforos y horarios en comercios, hostelería, ocio nocturno y otras actividades.

El propio Moreno ya descartó el pasado lunes 27 de diciembre que adoptar restricciones "como las de Generalitat de Cataluña, ni toque de queda ni medidas tan duras como en otras comunidades autónomas" porque el deseo del Gobierno andaluz es que "afecten lo menos posible a la actividad económica y productiva".

La Junta reunió por última vez a su comité de expertos el pasado 9 de diciembre, cuando decidió ampliar la posibilidad de exigir el certificado Covid de vacunación, de recuperación o de prueba negativa --PCR en 72 horas o test de antígenos en 48 horas realizado por centro autorizado-- para aquellas personas que accedan a establecimientos de hostelería y ocio nocturno, medida ya vigente hasta el 15 de enero tras ser ratificada por el TSJA.

Piorizar test y seguimiento de contactos estrechos sólo para casos graves y personas vulnerables

La Junta de Andalucía ha acordado este lunes, a propuesta del Comité regional de alto impacto en Salud Pública, modificar diversas actuaciones en el seguimiento y rastreo de los casos con Covid-19 y sus contactos de acuerdo con la estrategia acordada en la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, de forma que a partir de ahora se priorizará la realización de test para personas vulnerables o con síntomas graves, no se realizará seguimiento telefónico de los contactos estrechos en cuarentena y se descarta la cuarentena de aulas completas.

Estas son algunas de las medidas adoptadas por el Comité Regional de Alto Impacto en Salud Pública, más conocido como 'Comité de expertos' en una reunión presidida en Málaga por el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ante el incremento de contagios de coronavirus Covid-19 con el avance de la sexta ola y la expansión de la variante Ómicron, que ha llevado a la comunidad a registrar las mayores cifras de contagios y tasa de incidencia de toda la pandemia. El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha sido el encargado de informar a los medios de comunicación, en la sede de la Delegación del Gobierno andaluz, sobre las medidas adoptadas.

Respecto a los pasos a seguir ante posibles contagios, se ha establecido que en casos de sospecha sin test de autodiagnóstico se deberá guardar aislamiento y avisar a los contactos estrechos, y en estos casos se priorizará la realización de pruebas diagnósticas (PDIA) para confirmación de casos sospechosos en aquellos con sintomatología más grave, personas con mayor vulnerabilidad. En los casos de sospecha con test de autodiagnóstico, la persona deberá comunicarlo al Servicio Sanitario Público, preferiblemente a través de la aplicación Salud Responde, además de iniciar medidas de aislamiento y control. Se realizará PDIA en aquellos casos seleccionados en los que se precise.

Sobre las actuaciones en casos confirmado, en los casos asintomáticos o sintomáticos leves y sin factores de riesgo, se indicará aislamiento domiciliario y no se realizará seguimiento clínico activo. Mientras que en casos sintomáticos o de personas vulnerables se indicará aislamiento domiciliario y se realizará un seguimiento clínico activo.

Se establece un periodo mínimo de 7 días para el aislamiento de los casos confirmados, si en el momento de finalización de este periodo la persona está asintomática y han transcurrido al menos tres días tras la resolución de los síntomas. Para aquellas personas con enfermedad grave o inmunosupresión se mantiene el periodo de aislamiento mínimo de 21 días. Para el personal que trabaja en centros sanitarios o sociosanitarios se realizará un test de antígeno el día 7 antes de su reincorporación a su puesto de trabajo.

En cuanto al estudio de los contactos estrechos, se priorizará en aquellos ámbitos en los que la exposición se considere de alto riesgo, dando preferencia a la petición de prueba PDIA en aquellos contactos estrechos con mayor riesgo de infección o de presentar cuadros graves y especialmente en personas vulnerables y personas que les atienden, y personal sanitario y sociosanitario.

Del mismo modo, no se realizará seguimiento telefónico de los contactos estrechos que están en cuarentena, pero sí se les dará las indicaciones pertinentes en caso de aparición de síntomas, salvo en aquellos ámbitos en los que se identifique una mayor vulnerabilidad. Tampoco se realizará seguimiento de contactos estrechos ocurridos en ningún medio de transporte colectivo, salvo que se tenga constancia de un brote.

De forma general, en el ámbito educativo (especialmente de Infantil y Primaria) y universitario no será necesario hacer cuarentenas de aulas completas. Ante la aparición de un brote, los profesionales de Epidemiología de Atención Primaria determinarán las actuaciones pertinentes en función de la situación concreta, en coordinación con la enfermera referente escolar o con la persona referente del ámbito universitario, en su caso.

El Comité de Alertas ha aprobado también una serie de recomendaciones para los contactos estrechos según su estado de inmunización. De este modo, a los contactos estrechos con pauta de vacunación completa se indicará que realicen únicamente actividades esenciales y reduzcan todo lo posible sus interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla quirúrgica durante los 10 días posteriores a la última exposición. Deben vigilar la aparición de síntomas. Los contactos estrechos no vacunados o con pauta de vacunación incompleta se someterán a cuarentena de 7 días de duración posteriores al último contacto con un caso confirmado. Extremarán las precauciones hasta los 10 días, reduciendo todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla.

A todos los contactos estrechos de un caso confirmado de Covid-19, con independencia de su estado de inmunización, se les recomienda la utilización de mascarilla quirúrgica, vigilar su estado de salud y ante la aparición de cualquier síntoma avisar al sistema sanitario, realizar lavado de manos frecuente, evitar la toma de antitérmicos durante el periodo de vigilancia y ventilar adecuadamente los espacios cerrados o de uso frecuente.

Además, se insta a los casos confirmados a informar a sus contactos estrechos de que son contactos, por lo que durante los 10 días posteriores al último contacto se deben extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla. Especialmente se debe evitar el contacto con personas vulnerables y seguir siendo cuidadosos en los días posteriores. Además, deberán ponerse en contacto con la administración sanitaria en caso de aparición de síntomas.

Etiquetas
stats