Andalucía congela el precio de las matrículas universitarias

El rector de la UCO, Manuel Torralbo, y el consejero de Universidades, José Carlos Gómez-Villamandos

La Consejería de Universidad, Investigación e Innovación vuelve a mantener invariables para el curso 2022/2023 los precios públicos de los servicios académicos y administrativos, lo que implica que las matrículas universitarias no suben para las familias andaluzas.

El Consejo Andaluz de Universidades (CAU) ha aprobado el decreto del Ejecutivo autonómico que regula esta medida e incluye como novedad la equiparación del precio de los másteres habilitantes a los de los estudios de grados, rebajándose en casi un 8%. Tras pasar por este máximo órgano de consulta, planificación y asesoramiento del Gobierno andaluz en materia de universidades, el decreto deberá elevarse a Consejo de Gobierno para su aprobación definitiva.

El consejero José Carlos Gómez Villamandos, que ha presidido la reunión del CAU, ha destacado que las medidas contenidas en el documento “tienen un gran calado social y suponen un apoyo para las familias andaluzas en la actual coyuntura de dificultad económica”. “La prioridad para este Gobierno es que los jóvenes andaluces completen su etapa educativa en la universidad y que no abandonen los estudios por motivos

económicos“, ha añadido. Es por ello por lo que ha recordado que la congelación de los precios públicos se lleva aplicando desde el inicio de la legislatura pasada.

Esta decisión sitúa a Andalucía, un año más, entre las comunidades con las tasas universitarias más bajas del sistema nacional y por debajo de los límites establecidos por la Conferencia General de Política Universitaria.

De acuerdo con esa congelación, el crédito del grado en primera matrícula se establece en 12,62 euros. Con la novedad incorporada al decreto, el precio en primera matrícula de los másteres habilitantes, que son estudios obligatorios para el desempeño de la profesión elegida, se rebaja 1,06 euros, pasando de los 13,68 euros actuales a la misma cuantía de las enseñanzas de grado. Para cubrir esta última medida, los presupuestos de la Consejería para 2023 reflejan una partida de 1,3 millones de euros. Por su parte, en los másteres no obligatorios, los créditos no suben y se mantienen también invariables.

Pago fraccionado en ocho plazos

Junto a esta política de precios públicos bajos, el decreto incluye también otras facilidades que persiguen garantizar el acceso a la enseñanza superior y la igualdad de oportunidades y que se vienen aplicando en los últimos años. Así, el Ejecutivo autonómico da a los estudiantes la oportunidad de abonar el importe de las enseñanzas que cursan de manera fraccionada hasta en ocho plazos.

Asimismo, con carácter excepcional, la Consejería de Universidad autoriza a las instituciones académicas públicas a establecer, de manera individualizada y con el fin de atender las especiales circunstancias que presenten los alumnos, un procedimiento de pago diferente, de manera que la falta de abono no implique el desistimiento automático de la matrícula. En el caso de las familias perceptoras del Ingreso Mínimo Vital, se las exenciona igualmente del pago de tasas.

Por otro lado, y de acuerdo con este texto regulador, también se recoge que las universidades públicas andaluzas no incrementarán tampoco los precios de sus servicios administrativos, tanto de evaluación y pruebas como de expedición de títulos y tasas de secretaría.

Gómez Villamandos ha avanzado al CAU que, a principios de 2023, comenzará a trabajar, junto a los estudiantes, en la reducción del coste de las terceras y cuartas matrículas para aquellas personas que se encuentren en una situación de riesgo de exclusión social o atraviesen por circunstancias excepcionales.

“Los destinatarios de esos apoyos serán personas en una situación complicada y demostrable”, ha aclarado el consejero para añadir que “el objetivo es que nadie deje de estudiar”, ha añadido.

Al margen de esta línea de trabajo, la comunidad aplica otra serie de programas de apoyo al estudio que premian el rendimiento y refuerzan la igualdad de oportunidades. Entre ellas, destaca la bonificación del 99% del coste de los créditos aprobados en primera matrícula, tanto en grados como en másteres, a todos los estudiantes que no sean becarios del Ministerio y a los becados en el porcentaje no cubierto por esa ayuda.

De esa manera, un alumno con buen rendimiento puede realizar sus estudios de grado abonando casi únicamente el primer curso, con un ahorro total de hasta el 75% de los costes, y realizar un máster prácticamente gratis.

Para 2023, los presupuestos autonómicos reservan 45 millones para sufragar esta iniciativa, que desde la legislatura pasada se aplica a los estudiantes de la UNED. Se trata de una ayuda que incentiva el esfuerzo y los buenos resultados académicos y que garantiza la práctica gratuidad de los estudios a quienes aprueben las asignaturas del curso anterior.

Andalucía cuenta, igualmente, con el complemento autonómico del programa Erasmus+, al que se destinará en las cuentas del próximo ejercicio un total de doce millones de euros, incluyendo en dicha partida el aumento del 5% anunciado recientemente y que se aplicará el curso que viene. Esta ayuda, que se concede para reforzar la igualdad de oportunidades de los universitarios andaluces en la movilidad académica europea, puede alcanzar hasta 450 euros al mes durante un máximo de nueve.

A ello se añade la línea de ayudas para el fomento y la acreditación de idiomas de nivel B1 o superior en una lengua extranjera. El Ejecutivo autonómico dotará para 2023 con 350.000 euros a este programa. Los recursos que se otorgan ascienden a un máximo de 300 euros pudiendo tener el estudiante destinatario un máximo de dos ayudas, lo que equivale a la media de los gastos de matrícula y del curso de formación. Están dirigidas al alumnado que cursa sus estudios de grado en las universidades públicas con menor renta familiar o dificultades económicas.

Etiquetas
stats