Las Siete Fincas, 26 años contra el fuego

Intervención contra el incendio en Los Morales | MADERO CUBERO
El grupo de pronto auxilio lo forman más de 60 vecinos de la sierra que protegen las áreas periurbanas

Hubo un tiempo en el que cada verano España ardía por los cuatro costados. Los años ochenta fueron negros como el tizón. Y fue a finales de esa década cuando un grupo de 20 jóvenes amigos de la urbanización Las Siete Fincas, en la sierra de Córdoba, empezó a organizarse, casi sin querer. “Cuando había un incendio nos juntábamos e íbamos a ayudar. Íbamos sin nada, con zapatillas y vaqueros”, recuerda Juan Jiménez, vecino y uno de aquellos muchachos. 26 años después, la cuadrilla de voluntarios se ha convertido en un grupo organizado de pronto auxilio formado por más de 60 personas. Ellos son la primera línea de defensa contra el fuego y la semana pasada dieron buena cuenta, una vez más, en el incendio de Los Morales.

Estos grupos se centran en la vigilancia preventiva de incendios, el ataque a fuegos incipientes, tareas auxiliares de extinción y vigilancia en incendios controlados y extinguidos. En la actualidad hay 23 de estos grupos locales de pronto auxilio en la provincia de Córdoba, formados por 363 personas. Y uno de los pioneros y más activos fue el de Las Siete Fincas.

“Nos constituimos como grupo de pronto auxilio cuando la ley cambió e impedía a los vecinos formar cuadrillas organizadas, tal y como lo estábamos haciendo hasta entonces”, explica Jiménez. “De hecho, en un incendio en Trassierra en el que estuvimos trabajando llevando y trayendo cubos de agua, nos impidieron seguir porque no estábamos acreditados. Así que nos constituimos como grupo de pronto auxilio”, prosigue.

Fue entonces cuando los voluntarios de Las Siete Fincas recibieron el primer curso sobre cómo actuar en casos de incendio. “Nos lo dio el Ayuntamiento, pero desde entonces apenas hemos recibido nada del Consistorio. Ni formación ni equipos ni financiación ni nada”, lamenta Jiménez. No es la única crítica que hace a los sucesivos gobiernos locales. “El Ayuntamiento no recepciona ni tramita los planes de prevención y autoprotección a los que están obligadas las urbanizaciones de la sierra. Todas las corporaciones han pasado olímpicamente de esto. Espero que la nueva alcaldesa, Isabel Ambrosio, que conoce y ha apoyado nuestra labor cuando era delegada del Gobierno andaluz en Córdoba, cambie esta dinámica. Me consta que lo va a hacer”, vaticina Jiménez.

Para este portavoz y miembro del grupo de Las Siete Fincas, los planes de autoprotección y la labor de prevención y concienciación de los vecinos al respecto son las tareas más importantes de los voluntarios. “Muchos vecinos no saben realmente dónde están metidos y el peligro al que se enfrentan en caso de incendio. Algunas urbanizaciones son verdaderas ratoneras, con caminos sin salida o muy estrechos y rodeados de foresta que es auténtico combustible si arde”, advierte el voluntario.

Pero la falta de colaboración del Consistorio o la falta de información de algunos vecinos no es el único problema al que se enfrentan. También tienen que lidiar todos los años con una financiación que los propios integrantes del grupo buscan hasta debajo de las piedras. “Las asociaciones de vecinos nos pagan la mayoría de los gastos, también vendemos lotería de Navidad y logramos que, por ejemplo, la Junta nos vaya facilitando material, que no es barato. Por ejemplo, los sistemas de radio que tenemos para comunicarnos entre nosotros cuestan un dinero que tenemos que pagar todos los años”, termina Jiménez.

La semana pasada, la Junta de Andalucía entregó material de protección y de ayuda en la lucha contra el fuego a los grupos de pronto auxilio de Las Siete Fincas, de Córdoba capital, y del municipio cordobés de Villaharta, e hizo entrega también de los certificados de formación impartidos en la campaña pasada en el Centro de Defensa Forestal (Cedefo) de Adamuz (Córdoba) y al grupo de pronto auxilio de Montoro (Córdoba).

Etiquetas
stats