El Seprona impide una cacería en Villaviciosa

Agentes del Seprona, patrullando por la Sierra.
Los agentes detectaron una batida en la sierra apoyados por perros que no contaba con los permisos correspondientes, por lo que denunciaron a siete personas

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, el Seprona, ha impedido la celebración de una cacería ilegal en la Sierra de Córdoba. Según ha informado a través de una nota de prensa el instituto armado, se ha denunciado a siete personas por participar en una gancho no autorizado. La actuación se enmarca dentro de los servicios establecidos para la ejecución de la "Operación Sierra", de control de las modalidades de caza mayor.

La actuación de la Guardia Civil tuvo lugar como consecuencia de los servicios que se vienen desarrollando en la provincia de Córdoba durante la temporada cinegética de caza mayor, orientados a la verificación y control de todas las modalidades de este tipo de cacerías.

El servicio concreto se desarrolló en el término municipal de Villaviciosa, cuando los agentes del Seprona de Córdoba realizaban cometidos de vigilancia de los acotados de caza mayor, pudiendo detectar que en uno de ellos se estaba desarrollando un gancho por un grupo de cazadores, batiendo una zona de terreno ayudados por una serie de perros, circundado por un número de 6 puestos fijos ocupados por otros tantos cazadores.

Verificada la relación de monterías autorizadas para ese día, pudo constatarse que en el acotado donde se sucedieron los hechos no había ninguna cacería autorizada por la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Córdoba, requisito este previo para la celebración de monterías, ganchos y batidas.

Como consecuencia de la actuación policial fueron denunciados a la ley 8/2003, de flora y fauna de Andalucía los seis cazadores participantes y la persona que manejaba a los perros, vecinos de Córdoba y Úbeda, por participar en una modalidad de caza mayor sin autorizar por la autoridad administrativa correspondiente.

Además de las denuncias administrativas antes aludidas, dos de los cazadores propuestos para sanción de 34 años y de 38 años, ambos vecinos de Córdoba, han sido imputados por un supuesto delito de tenencia ilícita de armas, ya que uno de ellos estaban utilizando un arma larga rayada (rifle) sin contar con licencia de armas tipo D, la cual es preceptiva para la tenencia y manipulación de un arma de estas características. Al primero de ellos se le han abierto también diligencias por una supuesta falta contra el orden público, ya que realizaba la actividad (cinegética) sin contar con seguro obligatorio de responsabilidad civil.

Como consecuencia de la actuación fueron intervenidas seis armas de caza; tres escopetas y tres rifles, que han sido depositadas en la Intervención de Armas de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba, a disposición de las autoridades competentes, tanto administrativas como penales.

Etiquetas
stats