Los peritos de oficio dan credibilidad a los abusos de la Cruz Blanca

Una mujer saluda al hermano Manolo, el lunes, a la salida de los juzgados FOTO: MADERO CUBERO
La defensa de los tres acusados de abusos sexuales y malos tratos a disminuidos psíquicos se aferra a su propio informe pericial que afirma que no se puede deducir que las presuntas víctimas estén diciendo la verdad

Turno de los peritos en el juicios que enjuicia a dos frailes y un seglar por los presuntos abusos sexuales y malos tratos infringidos a personas con importantes minusvalías psíquicas y físicas en la residencia San Francisco de Asís, es la Cruz Blanca. Esta mañana han testificado los dos expertos psicólogos que exploraron a las presuntas víctimas por orden del juzgado de instrucción. Además, se han escuchado las declaraciones de los expertos que han realizado un tercer peritaje, solicitado por la defensa.

Los peritos que exploraron por vez primera a las presuntas víctimas en el juzgado de instrucción se han ratificado en sus informes. “El ministerio fiscal entiende que la prueba ha sido muy ilustrativa y arroja luz para dar por probado lo ocurrido”, han señalado fuentes judiciales.

Por contra, las defensas de los tres acusados se aferran a la resolución de su propio peritaje que ha confirmado que de esa primera exploración ordenada por el juzgado de Instrucción, “de ninguna forma se puede deducir con una mínima rigurosidad que [las presuntas víctimas] estén diciendo la verdad”, ha destacado el letrado Luis Roldán, abogado del trabajador seglar. “Estas personas tienen una capacidad fabulatoria o de mentir importantes. No hay forma de decir que sus manifestaciones son creíbles”, prosigue Roldán.

A ello, insiste el letrado, “se le suman sus cambios constantes de opinión, son capaces una cosa y al momento lo contrario sin que se le pregunte. Esta prueba no puede nunca servir para destruir el principio de presunción de inocencia”.

Por último, Roldán subraya que, además de las presuntas víctimas -que, según el peritaje de la defensa, no pueden ofrecer un testimonio creíble- no hay testigos de los presuntos abusos sexuales. Algunos testigos han hecho referencia a que observaron algunos comportamientos en cuanto a malos tratos, pero las defensas inciden en que está por ver la interpretación que se le ha dado a diferentes comportamientos.

Según el escrito de acusación del fiscal, se han producido más de una decena de casos de violencia y acoso. El fraile Manuel Ortiz, principal acusado al que se le piden 20 años y medio de cárcel,  supuestamente, llegó a introducir en una cámara frigorífica del centro de la Cruz Blanca a una mujer con diagnóstico de deficiencia mental profunda y una discapacidad física del 85%.

En el mismo documento se recogen testimonios que aseguran que Ortiz, al que todos conocen como el hermano Manolo, la emprendió a golpes con una muleta contra un usuario con un retraso mental moderado pero una discapacidad del 62%. Ortiz golpeó la cabeza del primero haciéndole una brecha, lo que obligó a llevarle al botiquín. Los testigos aseguran que los ataques se repitieron en esa estancia.

Guantazos reiterados, golpes con objetos como la muleta o una espumadera de cocina, tirones de pelo para obligar a una mujer a levantarse del suelo y puñetazos. Las tres páginas de escrito de acusación están plagadas de episodios así. También de presuntos abusos sexuales.

El fiscal señala que estos ataques “nunca fueron denunciados a las autoridades sanitarias, dado que nunca los residentes y lesionados fueron llevados a dentro hospitalario alguno, por lo que debemos presumir a efectos de la calificación que cada una de las agresiones descritas no precisaron de tratamiento médico o quirúrgico alguno”.

Etiquetas
stats