¿Puede un pequeño grupo de parcelistas colapsar la ciudad?

Los parcelistas en una protesta en octubre | MADERO CUBERO

¿Puede un pequeño grupo de parcelistas colapsar el centro de la ciudad durante dos horas? La pregunta es clara. La respuesta, complicada. En la mañana de este viernes, los periodistas le han planteado la cuestión al responsable municipal de Seguridad en el Ayuntamiento de Córdoba y también, por tanto, de la Policía Local, Emilio Aumente.

Sobre el papel, la autorización de una manifestación como la de este jueves, en la que una treintena de coches colapsó el centro de Córdoba durante dos horas, es responsabilidad de la Subdelegación del Gobierno. Es allí donde los convocantes de una protesta lo solicitan. Y es allí también donde se piden informes a otras administraciones sobre la conveniencia o no de autorizarlos.

“La interpretación del derecho de manifestación es tan amplia y ha habido tantas sentencias...”, reflexionaba en sala de prensa Aumente, quien insistió en que “nosotros nos limitamos a informar cuando la Subdelegación del Gobierno traslada la solicitud”, pero principalmente sobre la seguridad del tráfico. Una clave para prohibir una protesta es que ésta impida la conexión Norte-Sur de la ciudad.

Si la convocatoria se realiza con tiempo, es casi imposible prohibir una manifestación aunque a la misma acudan treinta coches que sean capaces de cortar una calle como Ronda de los Tejares. Precedentes hay en la ciudad, como las protestas de vecinos de La Guijarrosa, no muy numerosas pero que sí que cortaban las calles del centro.

“No podemos entrar en eso, en si es una manifestación con vehículos o a pie”, señaló Aumente, quien dijo que se trata más bien “de una cuestión interpretativa” que de otra cosa. Mientras, los parcelistas, que llevan ya tres protestas similares con el correspondiente colapso del centro de la ciudad, han anunciado que seguirán protestando hasta que sus demandas no sean atendidas: quieren luz y agua para sus viviendas.

Etiquetas
stats