La Paz aplaza la coronación pontificia de su titular

Imagen de un besamanos a María Santísima de la Paz | ÁLEX GALLEGOS

En suspenso queda una cita muy esperada por todos los cofrades de la ciudad. Sobre todo, y más especialmente, los que componen la hermandad de la Paz. Así es debido a la decisión adoptada por la corporación, que la hiciera pública la noche del lunes. Se trata del obligado aplazamiento de la coronación pontificia de Nuestra Señora de la Paz y Esperanza con motivo de la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19. La medida en relación a un acto histórico, previsto para el 11 de octubre, es tomada con responsabilidad ante la situación generada por el coronavirus con origen en la ciudad china de Wuhan. La cofradía del Miércoles Santo todavía no tiene fecha para llevar a cabo tan solemne e importante evento en torno a su titular.

La hermandad radicada en la iglesia conventual del Santo Ángel (Capuchinos) dio a conocer su postura a través de un comunicado. En dicho texto expuso que su junta de gobierno "ha decidido el aplazamiento de la coronación pontificia de María Santísima de la Paz y Esperanza, prevista para el próximo 11 de octubre de 2020, y de los actos previos a la misma". "La difícil decisión adoptada es una muestra de la responsabilidad social de la corporación y obedece a este momento de crisis sanitaria que estamos padeciendo por la propagación del Covid-19", prosiguió la cofradía.

Así, la corporación señaló que "en este sentido, y ante el riesgo de posibles rebrotes, la junta de gobierno entiende que la coronación pontificia de María Santísima de la Paz y Esperanza, como hito en la trayectoria histórica y devocional de la hermandad, ha de ser celebrada en un contexto de normalidad que ofrezca las máximas garantías para la salud de las personas". "De forma previa a la difusión de este comunicado, se ha procedido a la consulta con el M. I. Sr. D. Antonio Prieto Lucena, vicario general de la diócesis de Córdoba, quien a su vez ha informado de la decisión al Excmo. y Rvdmo. Mons. Demetrio Fernández, obispo de Córdoba", prosiguió.

"A ambos agradecemos, hoy y siempre, su constante sustento a lo largo de este camino hacia la coronación", continuó la hermandad en relación al obispo y el vicario general de la diócesis. "Asimismo, ante esta complicada situación, la junta de gobierno quiere mostrar su cercanía y apoyo hacia los hermanos y fieles que esperaban la celebración de la coronación de la Reina de la Paz el próximo otoño", quiso añadir la corporación. La coronación pontificia de la Paloma de Capuchinos estaba precedida por un amplio programa de actos que también quedó en suspenso tras la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno. Así va a seguir.

"El recorrido que hemos emprendido hacia la anhelada coronación pontificia será retomado cuando la situación sanitaria lo permita", agregó la hermandad. "Mientras tanto, pedimos a María Santísima de la Paz y Esperanza por las almas de los fallecidos por el Covid-19 e imploramos que cobije bajo su protección a nuestra diócesis para que Córdoba siga siendo Corona de la Paz", concluyó la corporación.

Etiquetas
stats