Los pantanos de la provincia comienzan 2017 al 50%

Vista aérea del embalse de La Breña II.

El año 2017 comienza con los pantanos de la provincia a la mitad, exactamente al 50,49%. Se trata del tercer peor dato de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, por delante de Jaén (46,75%) y de Granada (44,33%). Los pantanos, además, se encuentran diez puntos por debajo de la misma semana del año pasado, cuando los niveles se situaban al 60.72%. El porcentaje es también inferior a la media de los últimos diez años para estos días, que se sitúa en el 59.57%.

Los embalses de la provincia no terminan de recuperarse y el otoño, habitualmente una estación para abastecerse no han terminado de llenar las reservas. De esta forma, sigue la preocupante tendencia que ya se registró este verano cuando, por primera vez en siete años los pantanos bajaron por debajo del 50% de su capacidad.

En 2009 hubo un cambio de ciclo, tras varios años de sequía, y abundaron las lluvias en otoño, invierno y primavera. En 2016, tras un pasado año hidrológico donde llovió poco en otoño y algo más de la media en primavera, los embalses comenzaron a bajar rápidamente, aunque lejos aún de las temidas restricciones.

El suministro de agua potable a las ciudades está garantizado al menos para los próximos tres años. No obstante, comienza a preocupar el suministro para el regadío agrícola. En verano fueron precisamente los desembalses para los cultivos los que en las últimas semanas de julio han provocado este gran descenso en la reserva hídrica de la provincia de Córdoba.

En Córdoba hay una decena de embalses que tienen una capacidad para retener 3.411 hectómetros cúbicos (la más importante de toda Andalucía). Ahora, en total los pantanos retienen 1.722,721 hectómetros cúbicos. El agua que contienen los embalses de la provincia de Córdoba ahora mismo es superior a toda la que tendrían las provincias de Huelva y Sevilla juntas con sus embalses al 100%, lo que da idea de la enorme capacidad de la cuenca del Guadalquivir en Córdoba.

La situación de alarma en los embalses no se ha llegado a activaría porque al principio del año hidrológico (1 de octubre) la reserva no se situó por debajo del 30%. De momento, el único embalse cordobés en niveles muy bajos es Vadomojón (en Baena), que está al 35,22%. Iznájar, el más importante de la cuenca, está al 45,37%; mientras que San Rafael de Navallana (el que surte a la ciudad de Córdoba) está al 45,66%.

Etiquetas
stats