La operación Lezo deja en punto muerto la reforma del Pósito de la Corredera

Interior del antiguo Pósito de la plaza de la Corredera | MADERO CUBERO

Desde que a mediados de abril la Guardia Civil detuviera a Pablo González, director de inversiones de Mercasa, los proyectos de esta empresa pública en Córdoba están en punto muerto. La próxima semana, Mercacórdoba (de la que Mercasa tiene un 49% del capital) celebrará un consejo de administración en el que se pretende aclarar qué es lo que va a pasar con la reforma del Pósito o el mercado de Levante, entre otras iniciativas. Pablo González, el hermano de Ignacio González y cabecilla de la trama, era el interlocutor del Ayuntamiento. Los hermanos González están en la cárcel desde abril por orden del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.

La intención del Ayuntamiento era seguir adelante con un proyecto, el de la reforma del Pósito de la Corredera, que presentó poco antes de las elecciones municipales el exalcalde del PP José Antonio Nieto. El cogobierno (Mercacórdoba está presidida por el concejal del PSOE David Luque) sostuvo que le quería dar una pensada a un proyecto del que siempre dijo no había más que una propuesta escasamente desarrollada. El cogobierno optó porque el futuro mercado del Pósito, orientado al público gourmet, tuviera también una parte cultural.

De hecho, Pablo González estuvo en Córdoba en marzo, apenas un mes antes de que la Guardia Civil le detuviera por dos casos diferentes, la operación Lezo y las irregularidades detectadas precisamente en Mercasa. González estuvo en el Ayuntamiento para tratar de consensuar un proyecto definitivo para la reforma del Pósito. De hecho, el Gobierno incluyó en los Presupuestos Generales del Estado de 2016 (prorrogados en 2017) dinero para esta iniciativa, que de momento sigue siendo eso, una iniciativa.

Fuentes de Mercacórdoba confirman que están tratando de saber quién de Mercasa está ahora al frente de los proyectos de expansión de esta empresa estatal y de los acuerdos que estaba alcanzando con ayuntamientos para la reforma de distintos mercados. De momento, el proyecto no es que esté en el aire, ya que sigue habiendo dinero reservado para ejecutarlo, pero sí que no hay nadie al otro lado de la línea telefónica. Hasta que finalmente la estructura de Mercasa se recomponga.

¿Qué se prevé hacer en el Pósito? Según las fuentes consultadas, se aspira a un proyecto que contenga una zona de mercado dedicada a la promoción de la gastronomía local y muy vinculado y complementario a la actividad del Sánchez Peña. En este mercado se promocionarían el valor y la calidad de los productos cordobeses y de las diferentes denominaciones de origen de la provincia para potenciar el turismo gastronómico.

El nuevo proyecto mira también hacia el patrimonio de la ciudad y la promoción de la cultura, ya que diseña la implantación de otra zona en la que se prevé la creación de un centro de interpretación. Su función sería destacar el valor histórico del Pósito, cuya construcción data del siglo XVI y es todavía un gran desconocido para la ciudadanía al estar cerrado desde los años ochenta.

Junto al mercado y al Centro de Interpretación, la apuesta del equipo de gobierno pasa por la puesta en marcha de una tercera zona en el inmueble en la que se proyecta la creación un gran espacio expositivo que sirva para la promoción de la cultura en un entorno singular.

En este estado de definición del proyecto no se descarta la opción de una cuarta zona que abriría al público un espacio insólito: la parte superior del Pósito en la que se contempla la opción de una zona de restauración. Esta posibilidad depende tanto de cuestiones técnicas, como de la inversión que sería necesaria para una importante reforma. La zona ya de por sí está cargada de condicionantes. Desde el primer momento, se prevé compleja porque se trata de un Bien de Interés Cultural (BIC). Sea como fuere, se prevén años de obra y a lo que se aspira es a dejar encarrilado el proyecto en este mandato.

El Gobierno, a través de los Presupuestos Generales del Estado, mantiene una inversión de anual para esta iniciativa. El objetivo es que la inversión en el Pósito de la Corredera siga apareciendo en los presupuestos de anualidades venideras. Sin embargo, los cálculos pasan porque el grueso de la obra no arranque, al menos, hasta el 2018.

Etiquetas
stats