Muere Antonio Valdenebro, el hombre que calmaba el tráfico en Córdoba

Antonio Valdenebro, en su última rueda de prensa en el Ayuntamiento | RAFAEL MELLADO

Este miércoles, sobre las 14:00, ha fallecido en el hospital Reina Sofía de Córdoba Antonio Valdenebro. La noticia de su muerte ha causado un fuerte impacto y una profunda tristeza en el Ayuntamiento de Córdoba. Antonio Valdenebro era técnico municipal de Movilidad, fue jefe de este departamento y fruto de su trabajo son las últimas peatonalizaciones y mejoras en el tráfico en el casco histórico de la ciudad.

Antonio Valdenebro, nacido en Sevilla, estaba casado y acababa de cumplir 52 años. En otoño coordinó, organizó y disfrutó su última Semana de la Movilidad, el momento del año (tras la Semana Santa) que más le apasionaba. En esos siete días largos, Valdenebro mostraba, sin aspavientos, todo lo que sabía sobre la movilidad. Siempre que se le pedía enseñaba un gráfico: las prioridades de la movilidad en las ciudades. En primer lugar estaban los peatones y ya al final los vehículos a motor. Así quería que fuesen las ciudades. Y así estaba empeñado.

Valdenebro era el responsable del Plan de Movilidad Urbana Sostenible del Ayuntamiento de Córdoba de 2013 y también ha coordinado un libro que se ha convertido en una especie de Biblia para los ayuntamientos cuyos cascos históricos están protegidos: el Libro Blanco sobre la Movilidad en las Ciudades Patrimonio de la Humanidad.

Antes, había trabajado (y se había equivocado, sin temor alguno a reconocerlo) en diferentes procesos de movilidad del casco histórico. Creyó primero en las pilonas que regulaban la entrada de coches al casco histórico. Y fue el primero que después defendió que había que sustituirlas por cámaras de seguridad, al comprobar los problemas que daban. Pero también fue, junto a los arquitectos Pedro Caro y Rosa Lara, el que más luchó por un hito en la movilidad de Córdoba: la peatonalización total de la calle Cruz Conde.

En la primavera de 2011, cuando apenas quedaban unas semanas para estrenar la nueva calle Cruz Conde, Antonio Valdenebro convenció al alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña, de que “semipeatonalizar” Cruz Conde era un error. La nueva calle se llegó a diseñar con un carril central reforzado sobre el que pasarían autobuses y taxis en dirección a Las Tendillas desde Ronda de los Tejares. Sobre el terreno, con los obreros aún trabajando en la reforma de la calle, Valdenebro sacó sus mapas y con su acento sevillano hizo ver lo que hoy ven miles de cordobeses: que Cruz Conde sin coches es una gozada.

Este miércoles, la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha informado del fallecimiento de Valdenebro en su cuenta de Twitter. “Lamento profundamente la prematura muerte de Antonio Valdenebro, un trabajador municipal ejemplar, en la lucha por conseguir una Córdoba más humana y habitable. Mis condolencias a su familia y amigos”. Su cuerpo está en el tanatorio del Reina Sofía, desde donde probablemente será trasladado a Sevilla, para recibir sepultura.

Descanse en paz.

Etiquetas
stats