Mirando a más de 1.500 millones de turistas potenciales

Flora Sáez, socia fundadora de Nur and Duha Travels, agencia de servicios especializada en el turismo musulmán, en la sede del WIEF en Dubái.
La delegación cordobesa en la cumbre económica de Dubái aborda las necesidades para atraer a los visitantes de confesión musulmana

La principal industria de España, de Andalucía y por ende de Córdoba, es el turismo. En la capital, las cifras han crecido de manera clara en el último año. Agosto cerró con un incremento de casi el 20% en la llegada de turistas. Y el número creció un 9,6% en septiembre. Pero a pesar de que Córdoba recibiese en el primer semestre 61.400 turistas más que en 2011, está olvidándose a un potencial mercado internacional de más de 1.500 millones de personas que en algunos países cuenta con un fuerte poder adquisitivo: los musulmanes. Los visitantes que profesan esta religión demandan unos servicios con características particulares. Es el turismo halal, es decir el que respeta los dictados de la fe islámica en cuanto a lo que es o no beneficioso y está o no permitido. En España solo hay una agencia de servicios turísticos centrada en este sector del mercado. Se llama Nur and Duha y es, además, la única que cuenta con el certificado de garantía que entrega el Instituto Halal, con base en Córdoba.

“Llama la atención el hecho de que España, a pesar de ser el tercer país más visitado del mundo, esté en el puesto sexto en las encuestas de demanda en los países musulmanes, a pesar de nuestro vínculo y el legado de los musulmanes en España. Y creo que una de las explicaciones tiene que ver con la ausencia de unos servicios adecuados”, opina Flora Sáez, directora de comunicación de Nur and Duha Travels y socia fundadora de la empresa. Sáez ha viajado a Dubái con la delegación cordobesa invitada al décimo Foro Económico Islámico Mundial (WIEF en su acrónimo inglés). “En Reino Unido hay mucho menos patrimonio vinculado al mundo musulmán que en España, pero hay muchos más restaurantes halal, por ejemplo. Y lo mismo ocurre en París o en toda Francia. Y los musulmanes saben que cuando viajen allí lo van a tener más fácil y van a tener una estancia más cómoda”, resume.

Los musulmanes que viajan hoy por hoy a España no encuentran muchas facilidades para la estancia. Córdoba ha empezado a abrirse recientemente y acaba de abrir su primer restaurante con certificación del Instituto Halal, el Caravasar de Qurtuba. Pero en general, la oferta orientada a los visitantes islámicos queda lejos de la que existe, por ejemplo, en Granada. “Allí es más fácil encontrar establecimiento con símbolos de halal en la puerta”, cuenta Flora. “Suelen ser restaurantes regentados por dueños musulmanes venidos del Norte de África o de Siria o Líbano. Y se da por hecho que son establecimientos halal aunque no tengan el certificado de garantía oficial, es decir, aunque no se tenga seguridad de dónde compran la carne o cómo la tratan”, cuenta la directora de comunicación de Nur and Duha.

Pero un cliente exigente de cinco estrellas de los que se alojan en establecimientos de lujo y exigente en cuanto a la garantía halal tiene serie dificultades para encontrar establecimientos acordes a su capacidad de inversión. “Sabemos que la gastronomía es un factor muy importante para viajar a España. El simple hecho de hacer la oferta compatible con este mercado específico sería un aliciente muy interesante”, destaca Flora Sáez.

Nur and Duha Travels surgió hace dos años cuando los dos socios fundadores constataron estos hechos. Algo evidente que nadie en la industria turística se había preocupado en cubrir: la gran necesidad y carencia que tenían en España los turistas árabes y musulmanes a la hora de encontrar servicios acordes a sus necesidades. “Está claro que existe una oportunidad muy interesante para desarrollar una iniciativa de turismo enfocada exclusivamente en este mercado”, termina Sáez.

Etiquetas
stats