El Media Distancia, a medio camino del Cercanías

Usuarios en el cercanías Villarrubia - Córdoba | MADERO CUBERO

“Ahora como entramos en elecciones, pues seguro que los políticos se ponen las pilas desde aquí hasta mayo”, señala Pepa, una de las primeras usuarias del mal llamado Cercanías. La conocimos este lunes, en el segundo viaje desde Villarrubia hasta Alcolea. En el primer día de rodaje de un Media Distancia que está aún a medio camino de lo que debe ser, pero que ha arrancado, cuanto menos, invitando al optimismo.

Por la vía intermedia, que dirían algunos. Con un precio que no ha contentado a casi nadie -el billete unitario es más caro que en las vecinas Sevilla y Málaga-; con unas frecuencias que, aún a prueba, despiertan las principales críticas de los usuarios; con un inesperado transbordo en algunos trayectos, que ha aparecido de la nada en la primera jornada; y con un sistema, el de Media Distancia, que sitúa a Córdoba en la web de Renfe lejos de las dos capitales citadas, así como de Cádiz, que cuenta con un servicio de Cercanías que conecta muchos más kilómetros de costa que los 23 que se han unido este lunes en Córdoba.

Los principales usuarios, al menos los más numerosos hasta ahora, del servicio ferroviario en cercanía en Córdoba son sin duda los estudiantes universitarios que a diario se suben al tren para llegar al Campus Universitario de Rabanales, que cuenta con un apeadero que se inauguró en 1992, y que presta servicio a más de 1,5 millones de pasajeros anuales. Este servicio, que por volumen de pasaje ha de ser a la fuerza uno de los trenes más rentables de Andalucía, es al mismo tiempo la línea de Media Distancia más corta de España, pues solo necesita 6 minutos para completar el trayecto.

Es también un servicio muy demandado, en el que las aglomeraciones son la tónica habitual en horas punta -a las 8:07 de camino a Rabanales; y a las 14:16 y a las 17:55 desde el campus hasta la capital-, con lo cual el día 29 de octubre, fecha de inicio del media distancia, lo tenían marcado en el calendario muchos de los alumnos del recinto. Efectivamente, el primer tren con destino al campus ha cumplido el guión y ha marchado atiborrado de universitarios, aunque de manera desigual. En algunos vagones no cabía un alfiler y en otros se iba más cómodo. Éstos eran los vagones extra que había dispuesto Renfe para esta primera jornada, de los que tampoco los estudiantes tenían constancia explícita.

En uno de los vagones más atestados, casi todos los estudiantes pedían lo mismo cuando les preguntaba la prensa: Más vagones. Acostumbrados a compartir el espacio -y el tren de la mañana es lo más parecido a un metro que hay en Córdoba-, los jóvenes y trabajadores del campus de Rabanales coincidían en su deseo de que el Media Distancia sirva como acicate hacia un servicio mejor. Por la tarde, sin embargo, la cosa ha sido igual o más compleja que siempre.

A las 17:55, explica Miguel Ángel, un estudiante del campus, ha caído la sorpresa de que ha estacionado en el apeadero del Campus un único convoy de tres vagones, cuando habitualmente contaba con seis, dada la carga de pasajeros que hay a esas horas en Rabanales. El resultado ha sido un tren absolutamente atestado de gente. “Ahora, lo que ha ocurrido es que cuando el tren va de Alcolea a Villarrubia, lo parten por la mitad y encima dejan menos tiempo para bajarse”, señala Miguel Ángel. Para él y otros estudiantes, este tipo de cosas entran dentro de lo normal para un primer día. “Tampoco es la primera vez que ponen un tren solo en hora punta. Hasta ahora era por avería, y ahora parece ser que por el Cercanías”, especifica el estudiante en medio del bullicio de la estación de Córdoba, cuyos andenes estaban absolutamente masificados pasadas las 18:00.

117 viajeros en Villarrubia, Alcolea y El Higuerón en los primeros cinco trenes

Esta masificación contrasta con el pasaje que ha disfrutado este lunes del Media Distancia en las estaciones de Villarrubia, El Higuerón y Alcolea. Renfe informaba a CORDÓPOLIS de que, entre las 6:40 y las 13:00, en las estaciones nuevas se han subido al tren un total de 117 personas. Concretamente 15 en El Higuerón y en las otras dos, sobre unas 50 personas en cada una. Un pasaje, sin embargo, para el que el viaje era mucho más que un tránsito. Casi una victoria.

Una victoria porque, por encima de los números, el Cercanías ha de cambiar la relación de estas barriadas con la capital. De entrada, además de estos trenes, llega con la creación de una oferta de conexión entre Villarrubia, El Higuerón y Alcolea con Córdoba los sábados, domingos y festivos hasta ahora inexistente. En total, esta línea contará con 39 trenes de lunes a viernes y 13 los fines de semana y festivos. Más de 50 conexiones entre distintas ciudades y, sobre todo, entre las personas.

Por tanto, el anhelo de que el Media Distancia acerque la capital a los vecinos de las localidades de la Vega del Guadalquivir está ahí. Puede que éstos empujen para hacerlo realidad a base de quejas a Renfe; a base de movilizaciones en las calles y los trenes -como la que ha habido en el primer servicio-; o puede que lo hagan achuchando a los políticos, como dice Pepa, aprovechando que estamos en época electoral y que las elecciones siempre son tiempos en los que hay más cercanía entre los políticos y los ciudadanos.

Sea como sea, el viaje de cortesía ya está dado y ahora toca el puro y duro servicio de un tren de Media Distancia que, para la mayoría de los usuarios, está a medio camino del Cercanías.

Etiquetas
stats