Las Marchas de la Dignidad creen que se está forzando a los sanitarios a elegir “a quién salvar”

Cadena de las Marchas por la Dignidad para pedir mejoras en la sanidad pública | TONI BLANCO

Medio centenar de personas ha participado este sábado en una cadena humana que ha ido del Hospital Provincial al Reina Sofía para simbolizar los procesos de debilitamiento y privatización al que consideran que está siendo sometida la sanidad pública en Córdoba y Andalucía.

La protesta la convocaban Las Marchas de la Dignidad, un movimiento ciudadano que simbolizan los corazones verdes, y que ha demandado la derogación de la ley 15/97 sobre habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud. Los portavoces de la concentración, especialmente el que fuera jefe de sección de Cirugía Plástica del hospital, Jesús de Haro, han criticado especialmente la política de cesión de especialidades a los hospitales privados.

“La sanidad privada lo que tiene es un sentido del negocio. Eso explica que se están llevando las especialidades que son rentables”, ha manifestado este médico retirado, que recuerda que los servicios de medicina general o urgencias siguen en manos de una sanidad pública cuyos profesionales cobran una salario tan poco apetecible que hace que emigren hacia otros lugares.

En este ámbito, Jesús de Haro ha recalcado que la sanidad de Castilla-La Mancha o Cataluña está llena de médicos andaluces. Además, ha puesto como ejemplo de la falta de interés en cuidar la sanidad pública el hecho de que se haya tenido que buscar rastreadores en el ejército. “¿Qué sabe el Ejército de rastreo y qué autoridad tiene para indicar a los pacientes qué deben hacer a nivel sanitario?”, se ha preguntado el médico.

A su lado, la otra portavoz, Esther Likona, ha defendido que los sanitarios cordobeses están siendo dirigidos hacia un dilema: “Les están obligando a elegir a quién salvar. Y entre una persona mayor y una persona joven, pues claro, eligen al joven”, ha afirmado la portavoz, que se ha presentado como “una paciente que ha perdido la paciencia”.

Likona ha pedido especialmente que la atención primaria vuelva a ser presencial porque la atención telefónica entraña riesgos para los pacientes. “La atención personalizada tiene que volver y si no hay médicos suficientes, que los contraten”, ha dicho la portavoz.

Los asistentes a la protesta se han concentrado de entrada frente al Hospital Provincial y después se han movilizado hasta el Reina Sofía unidos por cuerdas para simular una cadena humana y guardar distancia de seguridad al mismo tiempo.

Etiquetas
stats