Vuelven las 'Vacaciones en Paz' en Córdoba para los niños saharauis tras la pandemia

Inmaculada Moscoso con una de las niñas acogidas un verano anterior

En un momento en el que las acogidas de niños y familias ucranianas por el conflicto bélico se acentúa en la provincia, desde la Asociación Cordobesa de Amistad con los Niños y Niñas Saharauis (Acansa), retoman el programa Vacaciones en Paz con el que acogerán a 100 niños saharauis el próximo verano. Tras dos años sin llevarlo a cabo debido a la pandemia, la asociación ha visto el momento de volver a traer a un centenar de menores a Córdoba para pasar un verano diferente.

Esta pasada semana han comenzado las reuniones por la comarca cordobesa para estar en contacto con las familias interesadas en acoger a uno de estos niños -por primera vez o repitiendo-. Y es que, según especifican desde la asociación, la media de continuidad de las familias con estos niños es de 3 a 4 años, repitiendo familia y niño en un 90% de los casos. El programa está enfocado a niños de 8 a 12 años, por lo que hay niños que comienzan y finalizan el programa con la misma familia.

Inmaculada Moscoso, de Rute, y su familia es una de ellas desde hace 20 años y tras el parón de los dos años de pandemia, vuelven a repetir este verano. “Mis hijos estaban pequeños cuando empecé a acoger a niños”, cuenta Inmaculada. Ahora a sus 65 años se ha pensado el no volver a tener más, sin embargo, se ha vuelto una tradición en sus vidas. “Le dije a mi hija de no acoger a más y luego le decía podemos hacerle un vestido, y mi hija me respondía ¿no me estás diciendo que no?”. Algo que, señala, también le pasa a su marido.

Como explican desde la asociación, las familias que repiten lo hacen durante los cuatro años que los niños y niñas saharauis pueden acogerse a este. Esto es lo que lleva haciendo durante estos 20 años Inmaculada que ha acogido a tres niños y dos niñas; este año será también otra chica.

Este verano otros niños y niñas podrán llegar a Córdoba para pasar los meses de julio y agosto con sus familias de acogida realizando con ellos diferentes actividades. En la ciudad descubren cada día nuevas cosas, “les encanta el agua, mi hija los lleva a la piscina”, explica Inmaculada. Y también se acostumbran a los platos cordobeses, “les encanta comer, una de las niñas que acogimos le dijo a mi hija cuando ella estuvo allí que todavía se acuerda de mi comida”.

Y es que tal es la relación y el cariño que nace tras cuatro veranos con la misma familia y el mismo niño, en el caso de estas, que según narra Inmaculada, aun mantienen el contacto con todos, incluso con el primero que tuvieron, que a día de hoy tiene 32 años. Para que estas situaciones puedan volver a repetirse y estos vínculos puedan volver a crearse con las nuevas familias, ello la Asociación ha comenzado a tener el primer contacto con las familias.

Los vínculos que estas familias crean con los niños se mantienen hasta el punto de hacer el viaje a la inversa. La hija de Inmaculada, Loli, viajó en 2019 con los campamentos que realizan desde la Asociación y desde allí se desplazó a Asmara, de donde es una de las niñas que su familia ha acogido. Loli lo define como “el mejor viaje” que ha hecho, tanto que tiene pensado repetir. “Sin tener nada, porque no tienen nada, te lo dan todo cuando estas allí... y te hacen sentir súper feliz”, expone.

Para este año, el plazo de inscripción de familias las de acogidas está abierto hasta el mes de abril, según ha detallado. Los interesados tendrán que ponerse en contacto con la Asociación o con los distintos coordinadores locales de los municipios. Entre los requisitos para poder optar a acoger a uno de estos niños en verano están “no ser mayor de 65 años y no estar incurso en delitos penales o sexuales”, ha detallado Sánchez.

“No podemos olvidar la ayuda a los refugiados saharauis”

Ante el aumento de acogidas para los refugiados ucranianos, Bea no ha querido dejar pasar la oportunidad para recordar la importancia también de acoger a niños saharauis. “No podemos olvidar que están en guerra con marruecos desde hace 46 años y que todas las vidas importan”. Por ello, ha manifestado que “hay que acoger sin ningún tipo de discriminación” ya que ellos también tienen que huir de guerras y persecuciones. “Acoger no es una opción, es una obligación”, concluye.

Etiquetas
stats