La reforma de la Torre de Agrónomos se encalla

Torre de Agrónomos en Córdoba

Estaba llamado a ser uno de los grandes proyectos del futuro en Córdoba: la construcción de un gran campus de formación profesional en la antigua Torre de Agrónomos, donde iban a acudir unos 5.000 alumnos y donde se invertirían unos 21 millones de euros. El proyecto, promovido por la empresa Gestión de Espacios Circulares SL, solo ha cumplido una primera fase, pero no la más importante, la segunda, en un proceso que como el efecto mariposa ha encallado por la cesión de otro edificio público en la avenida María Montessori de Córdoba.

La reforma de la Torre de Agrónomos es un viejo anhelo de la Universidad de Córdoba, que desde que trasladó la escuela en 2008 ha tenido varias propuestas. La única que ha cristalizado, con un proyecto serio, avalado y financiado, ha sido la de Gestión de Espacios Circulares, una empresa participada a su vez por otras empresas que tienen vínculos con la Fundación Albor y con empresarios cordobeses. Una de estas compañías es Proyectos Bouganville 2003 SL, una empresa formado por socios cordobeses. En la constitución de Gestiones de Espacios Circulares, las partes se comprometieron a obligaciones e inversiones conjuntas.

El objetivo pasaba por transformar la Torre de Agrónomos en un campus de formación profesional. En una primera fase, ya culminada, Albor comenzaba a trasladar a la zona parte de sus recursos educativos en la ciudad. En la segunda fase, el objetivo era trasladar todos sus centros de formación en Córdoba, algo que todavía no ha ocurrido. Albor mantiene todos sus ciclos formativos sociosanitarios (los que más demanda generan) en el edificio de María Montessori que construyó Cepes para el fomento de la economía social. Este viernes, el portavoz municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Córdoba, Pedro García, denunció en rueda de prensa que la Gerencia Municipal de Urbanismo ha sacado un procedimiento “exprés” para adjudicar la gestión de este edificio a una empresa de formación profesional “con nombre y apellidos”, en clara alusión a Albor.

Esta situación ha provocado una enorme incomodidad entre los socios de Albor en la Torre de Agrónomos. “Nuestra posición es la que se firmó en el acuerdo conjunto de inversión, que al haber sido incumplido en su segunda fase y más importante, obviamente hemos solicitado su cumplimiento por vía judicial”, han asegurado fuentes de la entidad cordobesa.

Ese acuerdo también preveía una inversión en el edificio de Agrónomos que los inversores locales aseguran que sí que se va a llevar a cabo. Al contrario, Albor ha anunciado otra gran inversión (fuentes consultadas por este periódico señalan que de ocho millones de euros) para un campus de formación profesional en Jerez de la Frontera. En la ciudad gaditana, la entidad se ha asociado con el grupo Ilerna, propiedad a su vez de un fondo de inversión, para la transformación de una antigua bodega en un centro de formación profesional, en el que Albor concentraría todas sus ofertas educativas de la zona.

Un contrato de alquiler de 7,7 millones y de 40 años

La Universidad firmó a finales del año 2020 un contrato con Gestión de Espacios Circulares, que preveía un alquiler por 40 años y un precio de 7,7 millones de euros, impuestos incluidos. El proyecto de Gestión de Espacios Circulares pasa por una remodelación de esta torre y sus instalaciones asociadas de la mano del arquitecto cordobés Rafael Castellón. A finales de 2021, se inauguraron los primeros espacios ya rehabilitados, donde se dan clases. Aunque la oferta principal de Albor está en estos momentos en el edificio de Cepes en María Montessori, tal y como detalla la compañía en su propia página web.

En 2014, la Universidad de Córdoba llevó a concurso público el alquiler de la sede, que fue adjudicado a Prasa, que aseguró tener un proyecto que consistía en la instalación de un hospital privado, que iba dirigido por Balbino Povedeno. Sin embargo, nada se llevó a término ya que Prasa, finalmente, no firmó el contrato, por lo que el concurso quedó desierto.

A este nuevo concurso también se presentó la constructora cordobesa Jícar, que fue excluida del procedimiento, según consta en toda la documentación que ha ido generando el expediente administrativo.

El edificio de la antigua escuela de Agrónomos está vacío desde el año 2008, cuando se culminó el traslado de los alumnos de la escuela hasta el Campus Universitario de Rabanales. Desde entonces, han sido varias las iniciativas interesadas en quedarse con el inmueble, construido en los años 60 por el arquitecto Fernando Moreno Barberá.

Etiquetas
stats